claqueta 1

Escribo mi tercer artículo en el blog y sigo con la pretensión de ir abarcando en cada uno de ellos los temas que más me apasionan del panorama audiovisual. Si en mi debut hablé de audiencias y para el segundo post abordé el branded content, hoy ha llegado el turno de las webseries.

Vaya por delante que no me considero en absoluto un experto ni una autoridad en la materia; voy a hablar, más bien, desde la experiencia propia adquirida con la webserie que creé y produje hace algo más de un año y que fue recientemente seleccionada como una de las 10 finalistas I Concurso de Jóvenes Creadores organizado por Atresmedia y la Academia de TV.

Mis consejos son, sobre todo, para aquellos que se lanzan a hacer una webserie de forma independiente, y son el fruto de mis errores y aciertos en estas lides. Algunas de las cosas que cuento las hice bien, otras fatal… más allá de intentar crear dogmas, se trata de una serie de consejos y opiniones personales que pueden seguirse tanto como rebatirse, contradecirse o pasarse por los webs (series) tranquilamente… Sólo espero que a algunos os resulten interesantes y, sobre todo, os sirvan a la hora de encarar un reto profesional tan bonito.

So… ¡Let´s rock!

 1. Piensa siempre en la emisión:

Escribe, produce, graba y edita con la cabeza puesta en cómo y dónde se va a ver tu serie. Con el video web hay que tener muy en cuenta esto, porque muchas de las veces se consumirán en pantallas de móviles y tablets que disminuyen la posibilidad de prestar atención a pequeños detalles y a sutilezas. Esto puede ser bueno también, ya que permite “esconder” un poco los fallos o aquello que no ha quedado tan logrado como esperabas.

Además, debes contar con un bajo nivel de atención en el espectador, que en muchas ocasiones ve tu video mientras le carga otro, o lo visualiza en una página llena de estímulos rivales (sean vídeos, anuncios, fotos o textos) que distraen su ojo. El grado de paciencia tampoco juega a tu favor; ponte en lo peor y considera que los internautas sólo te van a dar unos pocos segundos antes de decidir si quitan el video o lo siguen viendo…

Mi consejo es comenzar poniendo toda la carne en el asador y captar la atención del público rápidamente (con violencia, sexo, una escena de acción impactante, un susto brutal o un gran gag), no abusar de diálogos densos o explicaciones farragosas y crear una estética sencilla, limpia y que entre por el ojo de primeras.

 2. ¡El sonido importa tanto como la imagen!

La eterna perogrullada que tanto cuesta entender. En serio, de nada sirve todo lo que te curres la localización, el encuadre imposible del plano o las horas encerrado en la sala de edición si al final cuando hablan no se entiende una mierda… Me remito al punto anterior: si el espectador está viendo el video mientras espera el bus (con todo el ruido y los estímulos del mundo real), o poco atento y loco por mirar el Facebook y tú le ofreces un sonido sucio y chapucero, te va a durar menos que una novia a Paquirrín… Invierte un poco en un buen técnico de sonido y dale un equipo decente, échale tiempo a la mezcla de audios y a la banda sonora y verás cómo crece tu serie y es mucho mejor recibida.

 3. Que a todo tu equipo le merezca la pena el curro:

Uno de los grandes problemas de las webseries independientes es que suelen morir pronto. Supone un enorme esfuerzo sacarlas adelante, arrancar, y eso quema mucho a los que están implicados en ella. Sé que suele producirse ultra low cost, pero como responsable debes hacer que a todo el equipo le merezca la pena participar (sobre todo si no hay pelas). ¡Ojo! Que la primera opción debe ser siempre pagar; aunque sea poco… hay que compensar a tu gente; es trabajo y somos profesionales (o queremos serlo). Da igual que seáis jóvenes o estudiantes, que tengáis toda la ilusión del mundo o que lo hagáis como apuesta para haceros un nombre… los bocadillos de apuesta no quitan el hambre.

Lo ideal es poder pagar algo y, si no puedes, al menos hazles saber lo importantes que son, dales las gracias por sus esfuerzos, invítalos a cañas, etc. Maneja tus limitados recursos sabiendo que el equipo humano es uno de los activos más importantes (si no el que más) de tu producción e invierte en ellos de forma consecuente.

 4. Busca un nicho de mercado:

La competencia entre los contenidos de video en la red es brutal. Luchas a nivel mundial con cientos de miles de otras series, películas, programas y webseries, con virales profesionales, con videoclips, con videos de primera sobre gatos o caídas, con montajes y fanfictions, con video reporterismo amateur, etc.

Para sacar la cabeza entre esa inmensa corriente de productos y lograr que te vea alguien más allá de colegas y familiares es muy importante concebir un producto con un target muy específico. A la hora de pensar vuestra historia hay que buscar la exclusividad, porque eso ayudará tanto o más que la propia calidad del producto a que sea reconocible, memorable y recomendable (tres atributos imprescindibles para triunfar en la red). Estoy hablando de ir más allá de tener claro un genero o temática; ya no vale con decir “vamos a hacer una de zombis”, porque existen decenas, hay que llegar hasta “vamos a hacer una de zombis gays” porque sólo así puede que lleguéis a ser distintos al resto.

5. No te metas en charcos:

Si la producción es low cost, no seas tu peor enemigo. No te compliques las cosas tú mismo creando algo que quiere parecerse a “Juego de Tronos”. Mira que bien les fue a los de “Que vida más triste” simplificar las cosas… Evita las altas miras de vestuario, de maquillaje y peluquería, de atrezzo, de FX… ¡Ojo! No digo que no haya nada de esto o no sea currado, pero es mejor tener un lujito un día que obligarte a ello en cada episodio, porque cómo hablaba antes comenzamos muy fuerte y con mucho esfuerzo y luego acabas quemado al 4º capítulo. Optimiza tus recursos y estarás demostrando ser un gran productor, lo que es más valioso a los ojos de la industria que controlar de after effects.

 6. Si estamos en la web, estamos en la web:

Aquí no se trata de hacer las cosas como si estuvieran en la tele o el cine; Internet tiene un lenguaje propio y una forma de hacer las cosas, así que mientras más te adaptes a ello mejor se moverá la serie. Por ejemplo, no vayas de artista y lo cuelgues sólo en Vimeo… sé que está muy bonito y que es el hábitat natural de los creadores de video; pero no del público, el público está en Youtube. Renunciar a Youtube es al video web como decir que no a Disney o Universal en cine.

Además, debes usar las redes sociales para que te conozcan; y aunque parezca una perogrullada no lo es. No hablo de abrir un perfil de Facebook y de Twitter en los que bombardear con promoción de tus capítulos… de lo que se trata es de ofrecer contenido también desde estos canales. Entramos aquí en una concepción más transmediática de tu historia: expándela por estos canales de forma natural y verás cómo se multiplican los seguidores y los visionados. Y lo mismo para blogs especializados, foros y comunidades de fans… acude allí donde estén tus seguidores y dales a probar un poquito de tu producto, verás como muchos repiten.

 7. Elige con cuidado el tono y el género:

No quiero ser tan tajante como para decirte qué funciona y qué no, cuanto deben durar tus capítulos, etc. Internet es tan grande y alberga a públicos tan heterogéneos que al final hay casos de éxito de todo tipo. Aunque si es verdad que existen tendencias que merece la pena considerar cuando estás en la fase de creación. Por ejemplo, se dice siempre que en video web funciona la comedia y lo contenidos más ligeros. También lo visualmente llamativo o lo transgresor. Del otro lado, se supone que el drama puro y duro y los contenidos densos son más difíciles de seguir.

Echando un vistazo a las webseries independientes se ve mucha fantasía épica y ciencia ficción, pero da la impresión de que pocas enganchan entre la audiencia. Creo que a veces hay que hacer de tripas corazón y, teniendo en cuenta alguno de los puntos anteriores, saber escoger un tema con más posibilidades de triunfar o de lucimiento de sus responsables. El terror también es un género muy popular, con muchas producciones online, pero si tiras por ahí hay que tener muy en cuenta los puntos 1 y 5, porque a lo mejor la atmósfera que te has currado luego no se aprecia nada.

 8. Piensa, desde la creación de la historia, en lograr aliados:

Al igual que en el cine los productores miran muy mucho las posibilidades de coproducción de un guión, de sus ventas internacionales  o que se pueda incluir una trama o escenario que facilite una determinada subvención, en tu webserie debes tratar de diseñar aspectos susceptibles de posibilitar la entrada al proyecto de partners, anunciantes, patrocinadores o coproductores. Si haces este trabajo desde el principio podrás ir a buscar a esos socios desde el principio, en la fase de preproducción, y por tanto hay más opciones de que tu webserie arranque con un presupuesto más decente. De todas formas esto es complicado, así que lo habitual es arrancar tú la producción y con la serie ya en marcha acudir a estos posibles compañeros de viaje para convencerles de que tu proyecto puede ser también el suyo.

Por poner algunos ejemplos concretos de a que me refiero: usar un escenario real recurrente que sirva para vender una localidad o territorio puede ayudar a que las instituciones del lugar subvencionen la serie; crear tu historia pensando en una marca que comparta público o valores con ella te da más opciones de que dicha empresa considere entrar a coproducir contigo para generar un contenido de marca propio; reflejar en tu historia a un colectivo que salga bien parado puede llamar la atención de anunciantes con interés en ese target concreto, etc.

 9. Busca siempre una ventana de exhibición más potente:

Que Internet permita ir por libre no quiere decir que lo mejor sea ir por libre. Lo normal para una webserie es alojar sus capítulos en un canal propio de Youtube y ofrecerlos al público desde una página web creada para la ocasión. Pero esto, que está muy bien, no es ni de lejos el mejor escaparate posible para que la gente te vea. Hay cientos de sitios ya consolidados y con prestigio que pueden ser susceptibles de alojar tu webserie y aunque es difícil negociar con ellos algo beneficioso, puede hacerse. Se trata de una simbiosis, de lograr el provecho mutuo sin que ninguno pierda por el camino.

Hablo de publicaciones digitales, de portales de ocio, de blogs de referencia en sus sectores, de páginas corporativas incluso… en general, de cualquier sitio web que ya cuente con una comunidad de usuarios y que tenga muchas más visitas diarias de las que conseguirá tu página arrancando de cero (por mucha promo que hagas en las rrss). Los términos de la negociación son infinitos pero lo lógico es que tú te beneficies del enorme tráfico de esa página y a cambio les cedas tu contenido de forma gratuita para que se distingan de su competencia e innoven (si encima consigues venderle el producto eres un crack; si encima quieren cobrarte por la emisión… cuidado). El asunto de la libertad creativa también es importante, si no pagan no pueden censurar, pero tampoco pretendas que alojen contenidos contrarios a su línea editorial, su ética o sus valores.

Un par de ejemplos: una webserie sobre cocineros bien podría alojarse en un blog culinario de referencia nacional; una webserie sobre las accidentadas vacaciones de una familia quedaría estupenda en la página de un buscador de vuelos baratos.

10. La más difícil de todas ¡Sé creativo!:

Paradójicamente, que no te de palo saltarte las reglas. Trata de innovar, de inventar o abrir tu propio camino; estás en un formato nuevo y en el que no se han sentado aun todas las bases así que trata de aprovecharlo para intentar cosas diferentes, que no haya hecho nadie antes… esa suele ser una característica común de muchas de las ficciones que triunfan en internet.

Hasta aquí mi decálogo, espero que os haya gustado. Como siempre, comentarios más que bienvenidos.

Imagen: CrisK

Photo Credit: “http://www.flickr.com/photos/25593025@N00/13010177684/”>ckfis</a> via http://compfight.com”>Compfight</a> and https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/”>cc</a>

[twitter-follow screen_name=”javijaureguitv” show_count=”yes”]

[twitter-follow screen_name=”InnovacionAv” show_count=”yes”]