4619252258_6f4291c7b4_o

La mujer… La mujer es sin duda el gran icono inspirador que ha traído de calle a publicistas a lo largo de la historia.

Servil, protectora, dedicación absoluta y ayuda. Tacones, pintalabios rojo, seducción y belleza. Trabajo, autosuficiencia, poder y sensualidad. El papel femenino en la publicidad ha variado a la vez que ha ido evolucionando la sociedad. La mujer ha dado un golpe sobre la mesa y dice que ella está aquí, sin renunciar a sus derechos ni obligaciones pero sin olvidar su feminidad.

Y es que, por dos motivos, la mujer se ha convertido en el objetivo indiscutible de los profesionales del marketing. La razón prioritaria es que siempre ha sido entendida como la gran consumidora del hogar y, por lo tanto, la destinataria de cualquier estrategia de marketing. El segundo motivo es que se ha convertido en el personaje favorito de los anuncios, ya que a través de su figura se han distribuido infinidad de mensajes que han sido mucho más fáciles de calar en la sociedad.

Si nos ponemos a pensar en anuncios, viñetas o imágenes publicitarias anteriores, pueden venirnos a la mente spots artificiales donde se observa a felices amas de casa que consiguen que las camisas de sus maridos luzcan más blancas que las de sus vecinos. Podría ser el caso de este anuncio de “Top, el Detergente” de 1978.

En contraste con este spot encontramos una de las ilustraciones más populares y relevantes a lo largo de la historia que data de 1942 y tiene como protagonista a Rosie la Remachadora (o más conocida en inglés como Rosie the Riveter). Recientemente SModa publicó un artículo recordando el verdadero significado de este icono: en la II Guerra Mundial los hombres tuvieron que marcharse a luchar al frente y las mujeres debían ocupar su puesto en las fábricas. El Gobierno de Estados Unidos llevó realizó una eficaz campaña para llevarlo a cabo y para ello apelaron al patriotismo, al “orgullo de esposa” y al glamour que posee la mujer trabajadora, entre otros.

A pesar de que la figura de Rosie the Riveter no nació con el significado de empoderamiento de la mujer y feminismo al que actualmente se identifica, Internet se ha inundado de mujeres rememorando la famosa imagen. Entre ellas, infinidad de celebrities se han unido y hemos podido ver a Pink, Kelly Rowland, Christina Aguilera, Alexis Bledel o, la última y más sonada, Beyoncé (con más de 1,29 millones de ‘likes’ en su Instagram) representando la escena.

Sin perder el punto seductor de la mujer trabajadora con labios rojos, algunas marcas muestran el poder y lo multi-tarea que son las mujeres, todo ello sin olvidarnos del toque de sensualidad absoluta que desprenden. Un ejemplo claro es el spot de Chanel sobre su fragancia Coco Mademoiselle, protagornizado por Keira Knightley y Alberto Ammann en 2011.

Éste es el momento todoterreno de la mujer y de romper con los tópicos típicos que siempre las han perseguido, incluso por parte de ellas mismas. Un ejemplo que rápidamente se hizo viral es el vídeo #Likeagirl que realizó Always, donde denuncian los clichés y dejan claro el objetivo de la campaña: “Rewrite the rules”.  

Sin duda la publicidad se ha ido adaptando a las necesidades de la sociedad y ha evolucionado con ella. La influencia de la mujer en la vida económica, política y social, además de la publicitaria, marca el ritmo al que las empresas se están sumando aceleradamente.

Siempre que despunta una corriente surgen debates y el empoderamiento de la mujer nos rodea constantemente. ¿Crees que las marcas se unen a este mensaje para llegar al público con estos ideales o realmente están luchando para ser parte del cambio de la sociedad?

Imagen de Emanuele

@brochela