Variado de juguetes

Variado de juguetes

Un nuevo día y seguro que una vez más has tenido ganas de destrozar tu móvil-despertador, wearable o tu despertador a secas para todos los que aún sigáis siendo un poco analógicos. Yo lo soy, ayer envíe un sms y os garantizo que fue toda una experiencia, un auténtico revival de mis años mozos y no he tenido narices de mandar un MMS porque me pareció que era venirme muy arriba.

He de reconocer que las pocas veces que me puedo alejar de todo tipo de tecnología es una experiencia realmente maravillosa, no estar localizado, no recibir alarmitas, no estar tentado a checkear el móvil aunque no haya escuchado nada… seguro que este sentimiento viene por contraposición de mi día a día o porque pertenezco a esa generación conocida como “bisagra”.

La verdad, es que soy un tecnoadicto, un explorador de novedades y tendencias, aunque de vez en cuando necesite oxigenarme, ya que como bien dice Jorge Guillén García, hablando de los IBEACONS en un post anterior La integración de estos sensores en nuestras vidas es casi inminente. y “a todos nos gusta sentirnos como magos”.  Ya no hay marcha atrás, las puertas abiertas por Julio Gabriel Verne, H.G. Wells, Asimov y tantos otros que han seguido sus pasos han llegado para quedarse, obviarlo es un error; pero creo que queda mucho para que todo sea operativo y adaptado a las necesidades reales, hoy vivimos una burbuja de startups, inventos y gadgets que, si bien nos permitirán inspirarnos para mejorar y crear otros, muchos de ellos serán purgados por el mercado o la competencia.

Una de las mayores barreras que encontramos en estos dispositivos y sistemas que nos permiten actuar con el entorno es que todo parte de un móvil o wearable y se conecta por IBEACONS, Bluetooth, radiofrecuencia u otro sistema y todos presentan un problema, la duración de las baterias. Se están haciendo un sin fin pruebas en este campo, caballo de batalla de la mayor parte de las compañías, aumentado el amperaje, con células fotovoltaicas, con baterias con mircroorganimos o virus, cargas con la energía que generan nuestros músculos al masticar o respirar, cargas por inducción… Ya se plantean cargas inalámbricas en garajes para coches eléctricos a unos 10 KW o con carriles especialmente habilitados para que estos “carros” eléctricos puedan ir recargándose a medida que recorren su trayecto. Incluso en China, han desarrollado en un puente un carril para que la gente pueda caminar mientras juega con su dispositivo móvil. Aquí viene el problema, todo esfuerzo por aumentar la vida de un dispositivo es a día de hoy una pared difícil de tumbar para la viabilidad y autonomía de la mayor parte de lo que se está planteando con más pantallas, más resoluciones, grabaciones a 4K, más apps que se conectarán activa o pasivamente con nosotros; pero que exigira que nuestros dispositivos hagan ping cada cierto intervalo de tiempo para poder conectarse con aplicaciones que quieren beber de nuestra información y perfiles para proporcionarnos una mayor comodidad y mejor experiencia de usuario.

Ayer dejamos atrás la revolución industrial y creo que poco le queda a la era de la información, ya que cada vez nos dirigimos más a la era del conocimiento.

Todos los que tengamos un trabajo que pueda hacer una máquina o un software deberíamos comenzar a reinventarnos. Hace no mucho leí una frase de Warren G. Bennis asesor de algunos presidentes de los EEUU que me dejo gélido por la proyección de un futuro muy incierto  “La fábrica del futuro tendrá sólo dos empleados: un hombre y un perro. El cometido del hombre será darle de comer al perro. El cometido del perro será cuidar que el hombre no toque el equipo”.  Esto que podemos ver lejano, ya está afectando a los modeladores y animadores 3D, con los MOCAP, scanneo de superficies que se convierten en geometría y muchos procesos similares.

Todo esta cambiando a un ritmo tan rápido que debemos convertirnos en auténticas esponjas porque como dice Eric Hoffer “Los que están aprendiendo heredarán la tierra, mientras que los que ya saben estarán perfectamente equipados para vivir en el mundo que ya no existe”.

Seguro que los que me conocen esperan que hable de creatividad, de diamantes de innovación, de diseño,  motion graphics, de 3D o de VFX y sistemas de estereoscopía o anaglifo, mapping y temas relacionados, que es a lo que le dedico 18/7/365; pero es que llevo ya dos intervenciones en las que no me apetece, así que disculpadme. En algún momento reharé las paces comigo mismo.

Como decía un poco más arriba, soy un amante de la ciencia ficción no sólo supone una válvula de escape o una herramienta muy poderosa para plantear ciertos temas como la guerra mundial, la guerra fría, la delincuencia o la idiosincrasia humana o de determinadas regiones. Los humanos tenemos la capacidad de imaginar y a día de hoy la imaginación/talento, la innovación, la tecnología y el conocimiento es lo que nos hacen avanzar, es la materia prima que origina todo lo que estamos viviendo.

Lo que parecía lejano o imposible hoy es comienza a ser muy posible. Hoy los militares y mañana toda la población podrán ser superhéroes. Sí, habéis escuchado bien, ya está más cerca el convertirnos en ese personaje de 1939 creado por Bob Kane y Bill Finger, BATMAN de DC COMICS o IRON MAN de Marvell, creado en 1963 por Stan Lee, justo después del fin de la Guerra Fría.

Estos dos superhéroes comparten una cosa, los dos son superhéroes por una motivicación personal o circunstancial, nínguno de los dos ha estado expuesto a una radiación, explosión de un laboratorio, picadura de un insecto, mutaciones ni nada similar; y ambos comparten otra cosa más… su super poder, ya que los dos son super ricos.

Hoy podemos ver inventos quizá menos conocidos hasta hace poco como los exoesqueltos, que han cobrado mucha relevancia debido a la polémica sobre el saque de honor en el Mundial de Brasil de un parapléjico, que lo haría con un invento del neurocientífico Miguel Nicolelis.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo que este neurocientífico proponía era hacer 16 implantes cerebrales en niños. Estos implantes codificarían las señales cerebrales en ordenes para el exoesqueleto. Después de múltiples críticas por frivolizar y tratar como show un avance de esas características, la falta de permisos para poder realizar esas operaciones, el escaso tiempo y errores por falta de testeo, hizo que se retractase y volviese a una postura conservadora. Al final la espectativa quedo reducida a un saque de honor que copo un tiempo de pantalla de dos segundos.

También parece que están muy de moda los Jet Packs que nos permitirían correr más rápido. Ha día de hoy aunque son conceptos separados terminarán integrándose. La combinación de ambas tecnologías nos permitirá levantar pesos sin cansarnos, correr con mucho peso al ritmo de un atleta profesional o incluso volar. Si bien es cierto, que mucha de la tecnología disponible a día de hoy ha sido probada antes por la industria militar, esta vez no va a ser una excepción, aunque hay diversas compañías privadas en la carrera por ser los primeros. En la actualidad la marina de los EEUU ha conseguido aumentar la productividad de sus soldados con FORTIS, asegurando que ha llegado a aumentar la productividad hasta 27 veces más. Otros como ReWalk están enfocados a la ayuda de los parapléjicos; sin embargo, el concepto de exoesqueleto más avanzado y del que haya conocimiento hasta la fecha, lo está desarrollado DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de los EEUU) con el Wyss Institute for biologically Inspired Engineering de la universidad de Harvard.

La mayor parte de los exoesqueletos conocidos son aparatosos; pero lo que aquí plantean es uno que se adhiera a la ropa y que se pueda usar sin ser percibida su presencia. Esta miniaturización creará uniformes que le permitirán al que los porte convertirse en un robot, en un superhéroe. Los militares podrán portar todo el material que llevan en misiones especiales, que puede suponer unos 30Kg por encima de su peso, de una forma liviana y natural. Su aplicación es múltiple y aplicable a profesiones de riesgo o que requieran altas dosis de esfuerzo y resistencia, como obreros, rescatadores, cuerpos de seguridad… pero qué pasará cuando el uso esté generalizado? Como solución es increíble por sí misma y vinculado a un jet pack es más que sorprendente. A la super fuerza, al pesado blindaje corporal antibalas  y que obliga a movimientos lentos le vamos a sumar una mochila jet pack que gracias a los exoesqueletos ni nos daremos cuenta que la llevamos y que nos permitirá volar o llegar a correr una milla terrestre completamente cargados en unos 4 minutos. Sumemos a esto los estudios y conceptos de tejidos inteligentes que permitan modificar el color de nuestra ropa, convertir una capa en un ala delta y monitorizar toda nuestra actividad física. Ahora sí, somos BATMAN o IRON MAN, aunque yo soy más de Spiderman, para muestra un fotón:

 

SPIDERVELO_SEPTIEMBRE_pq

IRON MAN, un personaje más modernizado que el vigilante nocturno, incorpora dispositivos de información y Realidad Aumentada, que lo hacen todavía más increíble. Los pilotos de combate ya poseen cascos que proyectan imágenes, información y lecturas de la base o el propio avión, incluso la infantería esta desarollando cascos con visores que les permite obtener información táctica desde un dispositivo nodriza que está conectado de manera permanente al mini ordenador que porta cada soldado. Aquí, entran en juego dispositivos como las Oculus Rift o dispositivos de realidad aumentada cada vez más implantados en la industria militar e de ingeniería. Colocar, proyecciones de piezas pesadas con un simple movimiento, desmontar un coche, una moto, un avión con un giro de mano y recolocar las piezas, con sistemas de proyección de realidad aumentada y holográfica, y conectados a grandes motores de cálculo que evalúen su funcionamiento o detecte incompatibilidades, errores o anomalías. Esto es la leche.

Cuánto tiempo podremos usarlos sin agotar las baterías? Supongo que en un futuro bastante cercano esto se resolverá cueste lo que cueste y a costa de lo que sea; pero lo que realmente da vértigo es hasta que punto nos convertimos en esclavos de nuestras propias creaciones.

La ingeniería, desde luego, es una profesión con futuro, los generadores de contenido lo son, los diseñadores, los modeladores, animadores, los UX… todos son necesarios para hacer fácil, atractivo e intuitivo todo esto; pero la profesión a la que más futuro le veo es a los ingenieros, informáticos y hackers, esos que podrán decidir si hacer el bien o el mal, esos que podrán infectar y dirigir todo el armamento militar de un estado, sus aviones comerciales, sus industrias… o robar y comerciar con datos privados, médicos, bancarios… siempre creí que todo esto iba a traer consigo cambios de identidad para huir de la nuestra propia digital; pero tengo que darle la razón a los que afirman que en el futuro,  la privacidad será un servicio premium muy díficil de conseguir.

Los palos y piedras siguen siendo una opción; pero ni aún así escaparemos al control.

Qué listo eras G. Orwell!
Imagen| Astrágalo Studio y Daniel Lobo

@Veloriam