[getty src=”98193239?et=o3JYI7CDQHBGgljBZOJDnw&sig=JRTCim1P-kcjC7GFcF9vA27ADCcKhzv0UgbfrrrIAfk=” width=”440″ height=”388″]

Pocos eslóganes han conseguido perdurar en el tiempo como éste de Tenn y todo porque está basado en una sencilla premisa: las cosas brillan más o menos en función de la mierda que se deposita sobre ellas. Pues esto es lo que está pasando con el BC. Da igual el volumen de acciones catalogadas como tal porque ésta no acaba de brillar con la fuerza que debería. Durante una temporada me dediqué a buscarlas y contarlas hasta el día en que Atresmedia catalogó como BC el vuelo de un coche por el estudio de El Hormiguero, ese día lo dejé.

Por increíble que parezca la cosa ha ido a peor y ahora cualquier cosa que diga una marca es BC. Y no se hable más. Como estrategia ha funcionado para algunos que han conseguido vender como novedad algo que había existido desde siempre pero esta imparable confusión acerca de qué es y qué no es BC ha terminado empañando un camino que puede aportar mucho valor a una marca. Y no estoy hablando de valor en impactos, sino de valor en euros. Esta es la verdadera innovación que trae el BC, la de que el marketing y la publicidad pasen del concepto gasto al concepto ingreso.

En este momento tan acuciante en el que las empresas buscan desesperadamente ideas que generen ingresos tiene mucho sentido que cualquier departamento de una compañía aporte. Pero cada vez que lo digo obtengo el consabido “es imposible” y me quedo pasmado cuando pienso en lo capacitados que están los departamentso de marketing y la poca visión que puede llegar a tener. Nadie en una empresa conoce mejor los valores de una marca marca y hasta dónde puede llegar. Conocen al dedillo el producto o servicio que ofrece dicha marca. Mantienen conversaciones con los consumidores incluso mantienen conversaciones con los que no son consumidores y cuentan con un sector entregado que está deseoso de progresar. Y yo me pregunto, ¿a qué están esperando para capitalizar ese conocimiento?

Hacer BC de verdad si que supondría un gran cambio y no que un coche vuele por un plató de televisión. Para empezar recuperarían la credibilidad de sus jefes y para seguir renovarían la relación con sus partners dotándola de una nueva dimensión.

De todos es sabido que en periodos de crisis los sectores han de cambiar pero el nuestro se resiste a hacerlo. El BC no es el único camino pero ¿no creéis que tiene todo el sentido averiguarlo?

 

@jileonycastillo