En 2048 la gente vivirá en casas flotantes,  en 2032 existirán viajes turísticos en submarino para visitar Holanda, en 2050 la gente se volverá loca con las “Rain Parties”, en 2059  existirán los ” Glacier land resorts”  para poder ver como era la tierra antes de que los glaciares se deshicieran. No, no soy adivino ni tengo una bola de cristal. Estos son, simplemente,  algunos de los futuros posibles que han creado los usuarios que participaron en “Futurecoast“, un interactivo juego de realidad alternativa que empezó en febrero y terminó en mayo de 2014; y ahora, continua.

La principal historia de este juego, que mezcla realidad y ficción, es simple: objetos misteriosos, conocidos como “chronofacts“, han empezado a aparecer por el mundo. Una vez encontrados y descodificados, resultan ser mensajes grabados (voicemail leaks)  desde diferentes futuros que llegan a nuestro presente para alertarnos de  los problemas y situaciones provocadas por el clima. ¿No os parece una increíble y divertida manera de concienciar a la gente sobre el cambio climático?

En febrero del 2014, empezaba esta propuesta liderada por su creador Ken Eklund, un especialista en narraciones ficticias y un diseñador de experiencias interactivas que ya intentó salvar al mundo en su anterior proyecto transmedia interactivo,  World Without Oil (un mundo sin petroleo). Proyecto que os recomiendo a todos. En éste, el objetivo era concienciar a la gente para utilizar otro tipo de energías y demostrar que sí es posible vivir sin petroleo. Pero, para aquellos que no sepan de qué hablo, os dejo a continuación el Case que resume perfectamente la experiencia.

Volviendo a  Futurecoast, Ken Eklund se unió al Departamento de Ciencias de la Universidad de Barnard para crear un nuevo juego, pero esta vez poniendo foco en la humanidad detrás del cambio climático. Y junto con la productora Sara Thatcher, especialista en ARGs del Jejune Insitute de San Francisco, se pusieron manos a la obra para crear esta narrativa ficticia. Una colección de “y si…” cuyo objetivo real es intentar solucionar y persuadir a través del storytelling.

 LAS “CHRONOFALLS”-punto de partida

Un problema informático ha provocado que voces del futuro lleguen a nuestro tiempo a través de unos objetos, los Chronofacts.  Cada uno de ellos, esconde un mensaje de voz  que hay que descifrar.  Mensajes que abarcan un  futuro entre 2024 y 2065. Un futuro incierto y con poca esperanza de vida.

Entre febrero y mayo del 2014, se produjo una lluvia de meteoritos, una lluvia de mensajes de voz ( Chronofalls )provenientes del futuro avisando de los problemas causados por el cambio climático. Estos artefactos (chronofacts)  caían del cielo y aquél que los encontrara, tendría que decodificarlo para poder escuchar el mensaje grabado.

Apasionante y totalmente inspirador. Sobre todo, para aquellos que estén pensando en hacer experiencias con un grado alto de interactividad.

DESCIFRAR o ENVIAR MENSAJE

Para participar se abrían dos posibles caminos: grabar el mensaje o encontrar el artefacto. Cada uno debía elegir qué personaje quería ser. Para ello, se abrieron dos webs, una para cada función. Así Futurevoices.net  era para dejar mensajes y Futurecoast.org  para encontrar los objetos. En esta última web,  el diario de las Chronofalls, recogía los avistamientos de artefactos y proporcionaba las coordenadas exactas del impacto, que también se comunicaban vía redes sociales.

screenshot-twitter.com 2015-01-18 19-29-49

Los mensajes o voicemails se pueden escuchar en este link. Cientos de storytellers dieron su visión sobre los diferentes problemas.

Una pena que no se pudiera participar en esta experiencia, porque los mensajes sólo se podían dejar si estabas en Inglaterra, Francia y Alaska, a través de un número de teléfono.  Por lo tanto, sólo pude observar este increíble juego de ficción colaborativa, cuyo objetivo era compartir las diferentes visiones sobre el futuro y ver cómo la gente se adaptaba al posible cambio. Una maravillosa forma de concienciar al mundo sobre este problema.

Pero lo más curioso y fascinante de todo esto, es que esta experiencia, en verdad, es la lección de un temario, es decir, una clase. Un proyecto de educación transmedia que mezcla realidad y ficción.  Una experiencia de 5 días que fue lanzada  y enfocada a estudiantes, con el fin de que aprendieran primero,  la tecnología GPS a través de actividades participativas, a buscar en mapas,  aprender a leer coordenadas, digital data, a geolocalizar lugares y objetos, y a utilizar todas las fuentes online correspondientes a esta tecnología. Y segundo, a generar grupos de discusión y debatir sobre los diferentes cambios climáticos a nivel global como a nivel local y deducir posibles soluciones. ¿Existe una mejor manera de aprender? No lo creo.

Ahora, meses más tarde de haber terminado la experiencia, se cierra el círculo de Futurecoast, con una exposición que recogerá  todos esos mensajes del “futuro”.

Un proyecto que ha pasado, en cierta manera, desapercibido;  pero estoy seguro, que los estudiantes que participaron en ella nunca lo olvidarán y menos aún, todo lo que aprendieron.

(Para aquellos que se dediquen a la docencia os dejo a continuación dos PDFs que sirvieron de guía  para los profesores que participaron en esta experiencia)

fc-gps-chronochache-app-2014   FC-GPS-Lesson-Plan-2014

@jguillengarcia

@socialtves

Fotos: Futurecoast.org / Futurevoices.net