Notoriedad y engagement inclinan la balanza del consumo

Notoriedad y engagement inclinan la balanza del consumo

Siempre que hablamos de objetivos del branded content hay dos términos que no faltan en la mente del anunciante y de todos los actores que nos dedicamos al desarrollo de esta estrategia de marketing de contenidos: notoriedad y engagement.

La notoriedad es uno de los objetivos que persigue cualquier estrategia de marketing, sea del tipo que sea, y lo que se obtiene a cambio de ella es que los usuarios conozcan y reconozcan tu marca o tu producto.

Este objetivo se puede alcanzar de muchas maneras, desde utilizando una valla publicitaria hasta insertando banners en cualquier publicación digital, pasando por producir una cuña de radio, un spot, patrocinar un evento, producir un programa de televisión o una webserie. En todos estos casos conseguimos notoriedad pero, no en todos estos casos conseguimos engagement.

La notoriedad es imprescindible y lo que busca es darnos a conocer, si la gente no nos conoce, la gente no nos consume. La notoriedad es decisiva en nuestra balanza a la hora de elegir un producto u otro.

Pero claro, hoy en día son miles los productos que directamente son competencia del nuestro, y hay una guerra sin tregua desde hace muchos años por ganar notoriedad y que se tradujo en la frase que tantas veces hemos oído de que “vemos publicidad hasta en la sopa”, y es que la publicidad lleva ya tiempo siendo bastante invasiva, agresiva y sobre todo molesta.  Anuncios y mensajes publicitarios repetidos infinidad de veces y en diferentes soportes que tienen como finalidad el recuerdo, el recuerdo en tu mente para que a la hora de elegir un producto en el súper te decantes por uno más que por otro. El problema es que, al llegar al lineal deseado, nos encontramos una amplia gama del mismo producto pero ofrecido por diferentes marcas, nos encontramos con productos mejor posicionados o mejor situados que otros y, en general, nos encontramos con una serie de circunstancias que, muchas veces hacen que esos impactos que ha intentado hacernos la marca a través de su campaña publicitaria gastándose una pasta, queden neutralizados. El recorrido mensaje al consumidor-consumo queda incompleto, y la venta no se realiza.

Hace unos días, el blog dedicado al marketing de influencers branmanic.com publicaba una entrevista que me hicieron y donde resaltaron algunos editoriales a raíz de mis palabras, editoriales como este que encabezaba toda la entrevista: “Las marcas empiezan a entender que el branded content no es para vender, es para crear fans”.  Pues bien, a raíz de estas palabras, se crearon una serie de debates en diferentes plataformas donde  había gente que no estaba de acuerdo o que no entendía lo que quería decir.

Retomando el post de hoy, habíamos llegado al momento de consumo donde, y como pasa en muchísimas ocasiones, el usuario no recordaba ninguna marca preferida de un producto en concreto y a la hora de comprarlo, le era totalmente indiferente su elección.

El branded content crea fans.

El branded content crea fans.

Una estrategia de branded content, aparte de crear notoriedad, que en muchos casos no llega al nivel de notoriedad de una campaña publicitaria tradicional, crea también engagement, transformando, en muchas ocasiones, a los usuarios en fans, creando así un nivel de recuerdo de la marca mucho más elevado.

Estos fans, en muchas ocasiones, compran este producto de la marca X a la que siguen, y en otras ocasiones no lo compran, pero no por ello no les deja de interesar a la marca ya que utilizan sus propios canales para compartir el contenido que les ofrece la marca por parecerles interesante o útil, convirtiéndose en prescriptores de la marca a través de su contenido. De ahí sale mi segunda afirmación en la entrevista antes mencionada, donde digo que “el branded content sirve para crear fans”, algunos de ellos comprarán, otros compartirán el contenido, y los que no hagan ni una cosa ni otra, simplemente, no serán fans.

@jaimelopezamor

@WeLoveBrandedC

 

Foto balanza: Maria Molinero

Foto fans: Anthony DELANOIX