Cabecera-01

Esta madrugada se celebrará la 88ª Edición de los premios #Oscars entregados por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos. Lejos queda ya aquella primavera de 1929  y aquella primera ceremonia en un  hotel con menos de 300 invitados.

Hoy en día la ceremonia de entrega de los galardones es mucho más que un evento de cine, ya que supone la mejor plataforma de promoción de la industria de Hollywood y es una de las retransmisiones televisivas más seguidas en todo el mundo, pero no solo de TV vive el espectador. Apuestas online,  videostreaming en directo, videojuegos multiplataforma, experiencias complementarias en las llamadas “second screens” con canales exclusivos para los fanáticos de la gala, concursos, sorteos, juegos para beber durante la gala, gráficos interactivos, tablas e infografías y un sinfín de contenidos adicionales aseguran un entretenimiento completo mucho antes de que se inicie la ceremonia.

betsoddchecker-01

Fuente: OddsChecker.com

 

Y aún más, no se conforman con los millones de espectadores que seguirán la gala a través de la TV o en streaming a través de portales como Yomvi o ABC.com, quieren generar el mayor ruido social posible. En la era en la que nos encontramos y siendo un evento de éstas características -como no podía ser menos-  se encuentra, paradójicamente, un aliado y un enemigo al mismo tiempo en las redes sociales .

Las grandes marcas tienen claro el hecho de que la alfombra roja, desde hace ya unos cuantos años, no es otra cosa que puro negocio, un evento de márketing a escala global del que se nutre la industria de la moda, los canales de televisión y, cómo no, las propias estrellas que tienen la suerte de estar ahí. Bolsas regalo con contenidos que alcanzan los 200 mil dólares, incluido un viaje a Israel, entre otras extravagancias. Actrices ilustres que llegan a recibir alrededor de un cuarto de millón de dólares por llevar un determinado vestido a la gala y que firman contratos de exclusividad que pueden durar un año. #Askhermore es el hashtag empleado y fomentado por algunas actrices como Cate Blanchett y Reese Witherspoon  para evitar que las conviertan en una especie de maniquíes de piel y hueso. Algunos diseñadores, como Nicolás Ferizola, renuncian a pagar a una celebrity por llevar sus diseños, al considerar que su obra perdería relevancia al diluirse en la comercialización.

La ausencia -por segundo año consecutivo- sobre todo de intérpretes y directores de raza negra ha vuelto a levantar protestas y boicots. #Oscarsowhite es el hashtag bajo el cual se están agrupando el mayor número de críticas dirigidas a la organización y que ponen de manifiesto las opiniones del público social  a ese respecto.

2ndscreen-01

Los #Oscars 2016, más #sociales y multipantalla que nunca.

Por primera vez en una gala de los Óscar, y siguiendo la iniciativa ya tomada en los Globos de Oro, Los Grammy’s o la SuperBowl, Instagram ofrecerá un canal de video dedicado exclusivamente a la gala. En él se irán añadiendo los detalles más relevantes de las celebridades que acudirán a la cita.  El canal comenzará su emisión al inicio de la alfombra roja, una hora y media antes de la ceremonia (aproximadamente a la una de la madrugada en España) e irá sacando a la luz lo más destacado de las publicaciones que hagan los actores, estilistas, fotógrafos y otras personalidades. También en esta red social, pero esta vez desde el perfil oficial de la academia, se subirán fotos exclusivas de la llegada de los invitados. Será también la primera vez que la academia reserva este momento exclusivamente para Instagram,

Twitter también se viste de gala para la ceremonia. Nuevo emoji con forma de estatuilla y, en Periscope, el hashtag también hará aparecer un icono especial con forma de cubo de palomitas y corazones. No olvidemos que hace un par de años se consiguieron a través de esta misma red social 2 millones de retuits de una sola fotografía, en una sola hora. Son las cifras del selfie más compartido de la historia.

Su propia “quiniela” online desde su web y a través de Facebook, con sorteo de entradas y viajes a Hollywood, acompaña parcialmente a la estrategia que la Academia llevará a cabo en esta red social, a través de la cual ya han prometido ir publicando vídeos en riguroso directo.

Samsung presenta de nuevo este año una experiencia dedicada al second screen  “The Oscars Backstage” que permitirá a los fans escoger entre cuatro canales que se nutrirán de las señales de más de 20 cámaras en directo situadas estratégicamente tanto en la alfombra roja como en el backstage del Dolby Theatre.

 

graficoscar-01

Guía Visual Interactiva desarrollada por 20minutos.es

Y las redes sociales, ¿son indicadores fiables?

De entre todas las favoritas, destacar el largometraje el ‘El renacido’, de Alejandro González Iñárritu, merced de las 12 nominaciones con las que llega a la ceremonia, entre las que se encuentran las de mejor dirección, mejor película y mejor actor protagonista, con un Leonardo Di Caprio al que se le resiste la ansiada estatuilla. Entre el resto de favoritas se encuentran ‘Mad Max: Furia en la carretera’ (10 nominaciones), ‘Marte’ (7) y ‘El puente de los espías’, ‘Spotlight’ y ‘Carol’ (6).

Hacer apuestas en función de lo que monitorizamos en las redes puede ser arriesgado, si tenemos en cuenta que Twitter e Instagram suelen ser frecuentados por un público generalmente más joven que los académicos que finalmente realizarán la votación, pero el año pasado la compañía  Amobee ya predijo de manera efectiva varios de los premios analizando los datos recogidos en las redes sociales desde la primera semana después de las nominaciones y comparándolas con la actividad en social media que obtuvo cada película en su lanzamiento. Y aunque para los grandes estudios esta información no sea relevante para influir en las votaciones, recopilar toda esa información relacionada con los premios sí puede ofrecernos los insights necesarios para escoger de manera precisa el momento en el que situar actividades promocionales que ayuden a incrementar el ruido social de una película y sus ingresos potenciales.

De esta forma, podemos pensar que no habrá grandes sorpresas esta noche, a juzgar por los datos que se han publicado hasta la fecha, ya sea desde el propio Twitter o desde medios especializados. Pero siempre quedará el factor sorpresa, el factor humano, que puede convertir un momento a priori poco relevante, en el momento más especial de la noche, como sucedió el año pasado con la actuación de Lady Gaga (577.143 tweets) o cuando la actriz Patricia Arquette pronunció su discurso de agradecimiento al recoger el premio (168.930 tweets en tiempo real).

Así pues, esta noche no apaguéis los teléfonos móviles, si no todo lo contrario, tenedlos bien a mano para poder disfrutar de la 88ª Edición de los Óscar,  que promete tenernos expectantes hasta bien entrada la madrugada.

 

@jc_deandres