Es probable que a estas alturas el mantra “los niños son los dueños del mando” haya quedado obsoleto frente al crecimiento exponencial de pantallas en nuestro entorno. Habrá que ver si en breve no ascienden a soberanos de las pantallas, sin necesidad de mando alguno, por pura imposición. Tras compartir algunas impresiones sobre los niños como espectadores y como actores, veamos qué producen los pequeños.

Los verdaderos innovadores audiovisuales están ya en la red. Es más que probable que los ganadores de Oscars a la mejor interpretación de dentro de 15 años ya estén colgando compulsivamente por las redes sociales sus primeras producciones. Por ejemplo en Musical.ly, una evolución del espejo del cuarto de baño o del pasillo frente al que bailábamos y cantábamos algunos de pequeños. Ahora ese espejo, les catapulta a la red y a las pantallas.

maxresdefaulthttps://www.youtube.com/watch?v=7CkCLC1FjrY

Pero no todos se dedican a grabarse compulsivamente haciendo muecas y poniendo morritos horas y horas.

En unos días se celebrará  en Villafranca de los Barros el Tercer Festival de cortometrajes VIA DE LA PLATA . Allí se podrá ver una estupenda muestra  de cortometrajes hechos por niños en el ámbito educativo o fuera. En el palmarés de ediciones anteriores nos encontramos con cortometrajes de ficción o documentales tan variados como “La tienda de chuches” (que ya ha superado el millón de vistas en Youtube)   o “Estocolmo”.

CINEDFEST, es una gran iniciativa de dos cineastas canarios con el apoyo del Cabildo, que en su tercera edición contó con la participación de 228 Centros Educativos que presentaron 352 cortometrajes.

En Plasencia, un tercer Festival, Plasencia en corto, acoge las producciones de pequeños y jóvenes cineastas nacionales e internacionales.

Solo son tres ejemplos de unas convocatorias cada vez más extendidas porque, a pesar de la falta de recursos destinados a la formación de docentes y a la falta de medios para filmar, los niños de este milenio son todos creadores y productores audiovisuales en potencia, aunque solo sea porque viven inmersos en la cultura audiovisual.

Son solo tres jóvenes festivales entre tantos que están proliferando por todo el mundo. Desde el MIce de Valencia hasta el  CIFF en Dubai pasando por La Matatena en México, todos ellos con su gran poder de convocatoria y con sus elementos diferenciales.

Es sorprendente la cantidad de obras que se presentan pero también, la variedad de temáticas, de géneros, de técnicas y de influencias que se reflejan en estas producciones. Abundan, por supuesto los zombis y los thrillers, pero más allá de las modas, en todos se respira frescura, ligereza y libertad (Para ser honesta, en casi todos. También es fácil detectar el intrusismo de los adultos en alguna ocasión..) En la mayoría, los niños deciden qué quieren contar y cómo quieren hacerlo. La idea, el guión, el rodaje, la interpretación y la edición…todo está en sus manos. 

Quizá la falta de formación reglada en materia audiovisual en las primeras etapas de la educación tenga como consecuencia, ¿quién sabe?, un boom de cineastas libres de corsés académicos que puedan desarrollar su creatividad sin más barreras que el poco tiempo de que disponen entre colegio y extraescolares para dedicarse a lo que les apetezca.

Unicef, en algunos países ha sabido aprovechar esta capacidad de producción emergente para dirigir sus esfuerzos a dar voz a los niños y ha creado una linea de producción de reportajes firmados por niños: Unicef child reporter.

En la India, por ejemplo, cerca de 1500 niños reporteros procedentes de 297 pueblos del distrito de  Andhra Pradesh se reunieron para intercambiar sus experiencias y visionar sus producciones realizadas a lo largo de los 6 meses anteriores.  La iniciativa iba dirigida a la aplicación de los artículos 12 y 13 de la DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DEL NIÑO que declara que todos los niños tienen derecho a expresarse libremente.

Artículo 12 1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio, el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, ….

Parece que los responsables de VIMEO no se han quedado sentados a esperar los resultados de este boom y han diseñado una estrategia para evangelizar a los cachorros audiovisuales. Propone unos campamentos donde creadores profesionales y niños colaboran en la producción distintos formatos.omg-everywhere

Y por supuesto está Youtube, esa red infinita donde encontramos réplicas infantiles de los youtubers primigenios, jugadores de videojuegos, cocineras o estrellas del DIY.

Cualquier niño de hoy sabe donde grabar, cómo editar, como manejar los tiempos y en qué red divulgarlo. Quizá deberíamos prestarles algo más de atención.

Cabe preguntarse si la infancia, una potencia internacional productora de obras audiovisuales, no merecería canales adecuados de distribución y exhibición. O volviendo a las reflexiones sobre el niño actor y el niño espectador… Quizá sus propias producciones, sean las más adecuadas para representarse. Quizá esto pueda explicar la deserción del público entre 7 y 17 años de los canales tradicionales. Es posible que ante la falta de productos convencionales de calidad, a la altura de este público capaz de crear y producir, con criterios propios y voracidad audiovisual, se nos estén escapando los pequeños y adolescentes. Reflexionemos si no deberíamos darles más oportunidades  como creadores y más visibilidad en los canales convencionales.