Por Paula Hergar

Desde hace casi cuatro años estoy trabajando en Vertele, un portal de información televisiva de referencia tanto para el sector profesional como para los apasionados de la pequeña pantalla.

En dicha plataforma, mi labor es redactar noticias de actualidad, audiencias, críticas, análisis, entrevistar a los protagonistas de la tv, cubrir ruedas de prensa, rodajes, making of… vamos, un periodismo tan entretenido como enriquecedor

Desde hace unos meses, Vertele fue comprada por eldiario.es, por lo que nos mudamos a su redacción en el Palacio de la Prensa, y pasamos de ser unos 8 periodistas a más de 60.

eldiario-vertele_1830426942_1783069_660x371

Medios y profesiones que traspasan nuestro techo de cristal

Y reflexionando sobre todo ello, llegué a la conclusión que esta innovación audiovisual en la que estamos sumergidos ha superado todas mis expectativas.

Cuando estudiaba la carrera nunca imaginé que podía acabar trabajando donde estoy ahora. Nunca soñé con un trabajo así, porque no existía: un portal web dedicado únicamente a la televisión, en el que te dedicas a viajar para entrevistar a los creadores de Netflix (por ejemplo), y todo ello enmarcado en un diario digital independiente que se niega a vender su libertad editorial y aún así sobrevive en el mercado…

¡Nada de esto existía mientras yo estaba en las aulas y estudiaba la pirámide invertida!

Mi deseo de ser periodista se cumplió, pero superando cualquier sueño, ¿imagináis la de profesiones y oportunidades que nacen cada día?, ¿alguien podía imaginar estas nuevas profesiones que han y están surgiendo? ¿Alguien percibe las que están por llegar?

Sí, visionarios como Fernando Santiago.

artevia_ted14

Cuando alguien lucha por lo que quiere sin saber si existe

Y después de esta introducción, llega mi segunda entrevista a otro de los autores de este blog (la primera fue a Pepelu Viñas).

Fernando Santiago es diseñador gráfico, periodista musical (cofundador de la edición de Mondo Sonoro del Pais Vasco), promotor de festivales y conciertos (Festival EL Día de la Bestia, Extremoduro, Molotov,…), profesor (diseño gráfico, realización y montaje audiovisual, guion, storytelling,…) y director del departamento de producción y creación en Artevía.

¡Ahí es ná!

Y es de estos pioneros que apostaron por las nuevas profesiones, casi antes de que existieran. De hecho, ellas y él se ‘crearon’ casi de forma paralela.

En su época universitaria, Fernando ya era consciente de que quería dedicarse a algo por lo que poca gente apostaba entonces: “Yo realmente quería estudiar audiovisuales pero ni siquiera existía en el País Vasco. Te hablo de los 90. Por lo que estudié periodismo y más tarde me formé en academias de comunicación multimedia y diseño gráfico”.

“Así, cuando empecé aposté por el diseño gráfico que era lo que más entendía la gente”. Por aquellos entonces, “lo más que se llegaba a hacer eran DVD’s interactivos que muchas empresas dejaban en el cajón”.

punto4-1024x576

Cuando lo imposible solo tarda un poco más…

Fue en esa época cuando empecé a trabajar en Internet”, cuenta. “Se empezaban a hacer páginas web. Pero les tenía que explicar qué era eso y para lo que le iba a servir a su empresa”.

Fernando, incluso recuerda anécdotas sobre el recelo que causaba lo digital: “Lo veían como para los chavales. Era un lío para ellos. Me decían que no querían correo electrónico porque después tenían que estar pendiente de él”, ríe.

Yo les decía que era el futuro, que todo el mundo lo iba a tener, pero muchos me respondían que preferían esperar a ver”.

Preguntado por cómo sabía que eso iba a funcionar, este visionario vasco me responde que “yo no ponía la mano en el fuego por Internet, pero aparentaba que iba a seguir adelante, y ya que me había metido en ello, quería creerlo”.

No conforme con el diseño multimedia, Santiago aprendió animación flash: “Siempre me llamaba la atención lo nuevo que surgía”.

Así se convirtió en profesor de un lenguaje que se desarrollaba a la vez que él: “En Bilbao fui de los primeros en formarme en Flash y en las páginas web, y me llamaban de las empresas, para dar clase. Pero todos estábamos aprendiendo a la vez y evolucionamos con la red”.

artevia_desayuno_post

Con todos estos conocimientos en el bolsillo, que se fueron sumando a cualquier novedad que surgía. Fernando apunta a que el hilo conductor de todos ellos era el guión.

Nuevas necesidades crean nuevas profesiones ¿o es al revés?

Apasionado por las historias, se metió en la publicidad, y allí descubrió que podía unir todos los elementos aprendidos con “las nuevas necesidades de las marcas. Apostando por algo más que hacer solo un vídeo. Quería entender todo el proceso y el mercado”.

Así, montaron su empresa de Artevía en la que dejan a un lado “la publicidad convencional, para apostar por los contenidos y las experiencias. La publicidad convencional hace que te olvides de las potencialidades que tienes. Hay clientes que tienen historias muy bonitas que trasladar a los demás pero no son conscientes de ello, y están mirando a otro sitio”.

Para poner ejemplos de sus creaciones, Fernando explica que trabajan “mucho en el entorno de la música, en festivales. Eso te da muchas posibilidades de hacer contenido audiovisual. Con público, bandas… todo ello para alimentar sus canales de comunicación y acercarse a la gente”.

bilbaobbklive_equipo_20142-700x394

Y por todo ello, ha ganado concursos de diseño gráfico, literarios, audiovisuales y de guion de largometraje (aunque él esto no lo cuenta).

Fernando Santiago ejemplifica a cualquier emprendedor que apuesta por las nuevas profesiones y que nunca sabrá si él había nacido para trabajar en ellas, o ellas nacieron por trabajadores como él.

Salidas profesionales con las que nunca soñamos porque ni existían, y  eso es lo maravilloso de esta innovación audiovisual: nunca sabemos hasta dónde nos llevará.

“La tabla periódica y el manifiesto de las emociones”

Como le ocurrió a él y su ‘tabla periódica y el manifiesto de las emociones’, uno de los trabajos “de los que más orgulloso me siento”.

emociones_tabla1

Se trata de “un documento que publicamos en nuestra web, con  12 puntos importantes sobre el guión y la publicidad. Y al poco tiempo empezó a viralizarse con miles de descargas. ¡Hasta nos llamaron para incorporarlo en libros de secundaria! Nos enorgullecimos porque vimos que era algo necesario y nos salió sin querer”.

Por si fuera poco, ahora Santiago está compartiendo su último libro por Internet: Comunicacción. 37 pequeñas dudas.