Coincide la publicaciòn de este post con mi regreso de las Jornadas RadioDays, el evento de Radio más importante que se celebra en Europa y que acaban de concluir en Viena, por lo que es una buena oportunidad para hacer referencias a los principales titulares sobre las novedades, los principales movimientos, cambios y tendencias que hemos podido conocer y compartir en estas Jornadas. Una gran oportunidad para tener una visión sobre el estado de la industria de la Radio en Europa y en buena parte del mundo ya que en RadioDays participan profesionales de más de 60 países.

El titular de este post, como puede suponer el lector, es un forzado juego de palabras para integrar los términos Radio – Audio, tan próximos fonéticamente y a veces distanciados. Una de las conclusiones que me llevo de estas jornadas es que la industria de la Radio camina hacia una fusión de lo que hasta ahora se ha considerado de alguna forma como territorios separados. La Radio era/es una cosa, el audio otra, esto es una realidad, si bien ambos tienen mucho que ganar caminando juntos y lo que son simples funciones a través de la Voz, usos de Audio, abren nuevos caminos para el lenguaje radiofónico, ofreciendo un gran abanico de posibilidades desde los que proyectar los paisajes sonoros, las emociones que la radio despierta, donde la Radio manifiesta su poder, la esencia de su misión en la comunicación del siglo XXI.

Esa radio que se reinventa cada día, que deja su huella en el aire de quien escucha, hoy tiene una gran oportunidad en la integración de dispositivos de audio y de contenidos que hasta el momento han estado trabajando ajenos a la realidad de la radio. Quiero recordar aquí el post que publiqué en este mismo espacio hace algún tiempo con algunas reflexiones acerca de esto.

Integración es una de las palabras claves del momento, como consecuencia del papel cada vez más importante que ejerce la tecnología sobre los medios, donde la Radio ha sido pionera en abordar su transformación digital y lleva inmersa más de dos décadas en este proceso, impulsado por la llegada de internet a mediados de los 90. La Radio y el Audio tienen un potente futuro como industria si continúan adaptándose como lo han hecho hasta ahora.

Ayer mismo asistía a las Jornadas sobre Innovación Radiofónica organizadas por la Fundación Cope junto a la Facultad de Humanidades y CC de Comunicación del CEU con la ayuda de nuestro socio en Innovación Audiosual Luis Miguel Pedrero (felicitaciones por el excelente nivel del programa) y tuve ocasión en animada charla con Gorka Zumeta de recordar que la Radio española, en concreto Onda Cero, fué la primera emisora de habla hispana en lanzar su programación a la red. La radio española tiene una larga experiencia como pionera.

Esta puede ser una buena ocasión para repasar los cambios más importantes que ha ido incorporando la Radio en estas décadas vinculados a la tecnología, con impacto en los contenidos como los dos grandes ejes:

Web-Internet, email marketing, SMS, radio a la carta, Redes Sociales, Apps emisoras, Smartphones, web como soporte a la personalidad de los locutores, streaming, Video, DAB, DAb+, HD Radio, radio híbrida, Podcasting, radio online nativa, video en directo, Players de emisión, audios compartidos, plataformas digitales, comunidades sociales, videos instantáneos (snapchat), audio enriquecido, pantallas con historias en redes sociales, big data, neurociencia, mejora de contenidos con herramientas digitales, nuevas redes y canales de distribución, altavoces inteligentes… todo ello sin hacer ruido, como caracteriza a la radio, el medio que más claramente se adapta a los cambios, a la innovación, a la tecnología.

En RadioDays se habló intensamente de Podcast y de altavoces inteligentes como los retos inmediatos. En nuestro país parece que 2018 será el año del Podcast (con un año de retraso respecto a los avanzados de la clase), para los altavoces inteligentes tendremos que esperar al menos hasta el 2019 siempre que los fabricantes principales Apple, Google, Amazon, se decidan a lanzar las versiones de sus productos en idioma español. En todo caso el reto para los productores de contenidos, radios, marcas, está lanzado.

En relación al Podcast la radio española en su conjunto tiene que acelerar el paso, hasta el momento solo contamos con la excepción de Podium Podcast, iniciativa de Prisa Radio que está obteniendo gran reconocimiento y excelentes resultados que la puedan convertir en una de las plataformas de referencia en el futuro. La Radio tiene que lanzar su apuesta decidida por un formato completamente afín a este medio, desde la capacidad profesional y de creación que forma parte de su adn. Es una opción ganadora. Este medio tiene mucho que aprender también de los profesionales que están trabajando el podcast, en cuanto a su creatividad, sus ganas de hacer cosas diferentes, de aportar otras miradas, inventar y equivocarse, un movimiento apasionado y con fuerza que puede enriquecer mucho a la radio. Y por supuesto por las ventanas comerciales que ofrece a partir de nuevas formas de contar historias que impliquen a las marcas. La radio tiene millones de razones para incrementar su actividad en los Podcast, tantas como oyentes se han convertido en consumidores de estos contenidos.

El podcast puede ser para la radio, (de hecho lo está siendo ya en muchos países) la forma de acercarse y captar a los oyentes jóvenes, Generación Y, Millenials, que muestran menos interés por el medio y desde aquí, como nuevo canal de consumo de contenidos, se puede convertir en una vía de entrada a la radio como en el siglo pasado lo fueron las cadenas musicales para los oyentes más jóvenes.

En cuanto al siguiente reto de altavoces inteligentes y dispositivos de control por voz, tienen que venir muchos nuevos fabricantes, de fondo se está librando una batalla por el dominio del acceso al usuario entre las empresas de tecnología y las telecos que hoy cuentan con esta posición. El ejercicio de acercamiento hoy es como un juego, parecen infinitas las posibilidades de interacción y consumo de productos de audio de todo tipo de contenidos que ofrecen estos dispositivos.

Por último se habló mucho de DAB, el sistema de emisión digital que siguen implantado casi todos los países de Europa. Esto fue motivo de intensos debates, pudimos ver desde los interesantes resultados presentados por los representantes de Noruega donde han sustituido las emisiones de FM por DAB, a los gurus que hablaron de que llegada del 5G puede acabar con la DAB.

España se ha descolgado de esta carrera y las frecuencias en DAB se mantienen en emisión más por compromiso legal que por interés del mercado y tampoco de la audiencia hasta el momento, es verdad que tampoco la oferta ha sido una motivación suficiente para que los oyentes se interesan por el “valor diferencial” del DAB. Actualmente la apuesta en nuestro mercado está explorando el potencial de la Radio Híbrida como vía de seguir ofreciendo un servicio de calidad neutro para el oyente, es decir sin que tenga que preocuparse por donde recibe lo que esté escuchando, manteniendo la ventaja de que en el salto de la fuente FM a la fuente internet, buscará propiciar el que no haya coste por consumo de datos (o sea mínimo) para el usuario, por tanto que la radio pueda seguir explotando el valor de su gratuidad.

En los próximos años iremos viendo como se decide esta batalla tan apasionante, cuales son los sistemas que consiguen éxito y una implantación relevante y sus efectos sobre los modelos de negocio. Yo por el momento sigo pensando que la radio debe tener y defender su propio canal de emisión, independiente de que se pueda integrar o no con otros y construir un modelo total de emisión. A la radio le ayuda a mantener su posición disponer de un sistema de distribución exclusivo, bien sea en FM, en DAB, DAB+, HD, o la suma de varios.

Me despido con una canción para celebrar la Primavera.

@knowmedialab

@innovacionAv