“Tarde para la ira”. Bea Bodegas y el storytelling detrás de la película

Hace poco más de 48 horas que una película de presupuesto discreto se alzó como la favorita de los Premios Forqué que concede EGEDA (Entidad de Gestión de los Productores Audiovisuales), para muchos el premio más importante de nuestra industria. Pasó por delante de grandes obras, en el otro extremo de los dineros y las taquillas. Competía nada menos que con ‘Un monstruo viene a verme’, ‘El hombre de las mil caras’, ‘Que Dios nos perdone’, ‘Julieta’ y ‘1998. Los últimos de Filipinas’. El premio se lo llevó Bea Bodegas con su productora La Canica Films. Ah, ¿Qué no os lo había contado? Ella es la mujer detrás del título, la productora, la impulsora de un storytelling implacable que ha convertido una opera prima en un fenómeno que, según los augures, se consagrará en los Goya del próximo 4 de febrero, en los que parte con 11 candidaturas.

He querido dedicar esta reflexión a ‘Tarde para la ira’ y a Bea Bodegas porque tuve el privilegio de vivir a su lado el triunfo, de conocer detalles de la producción, de ver cómo su nombre ni siquiera aparece en la mayoría de los pies de foto que la retratan con el equipo. Y sin embargo, lo que sucedió en Sevilla la noche del sábado 14, se debe en gran parte a ella y a su capacidad para crear un entramado fascinante que convirtió en virtudes lo que parecían defectos y en oportunidades lo que se anunciaba como fracaso.

¿Cómo ha llegado ‘Tarde para la ira’ hasta aquí? Sigue leyendo

“POSVERDAD, MENTIRA Y LIQUIDEZ”

01-lincoln

El pasado mes de noviembre tuvo lugar el primer foro de Innovación audiovisual que se celebraba en Barcelona.
El plato fuerte de la sesión (además hacer público que nos constituimos como asociación) fue una serie de diálogos abiertos entre un miembro de IA y una persona “ajena al sector”. Entiéndase que los perfiles de los miembros que firmamos este blog son muy variados, y que existen muchas profesiones que, perteneciendo a otros campos, entrecruzan sus caminos con el nuestro. (Son tiempos líquidos, con el permiso de Zygmunt Bauman, en paz descanse). En cualquier caso, la intención era clara: ofrecer al público asistente una reflexión diferente sobre las cuestiones que habitualmente tratamos, aportando nueva luz de un modo distendido.
Tuve el placer de romper el hielo entrevistando a Mando Liussi (@mandomando), gran profesional, excelente conversador y mente lúcida donde las haya.
La necesaria brevedad del encuentro hizo que pasáramos por encima de muchos temas que se merecen la suficiente atención como para volver sobre ellos.
De todo lo que allí habló, tal vez el asunto de mayor actualidad sea el de la posverdad, concepto elegido por el Oxford Dictionary como palabra del año 2106, y término del que nos cansaremos de oír hablar antes de que finalice este 2017.

02-conan-doyle

Una vieja definición explica que “moda es lo que pronto pasa de moda”. Sea porque hemos hecho extensiva la definición a otros aspectos de la vida, sea por el hábito que hemos adquirido de demandar nuevos estímulos continuamente, sea porque alguien quiere hacerse con el título de creador del concepto más novedoso del momento o sea porque ciertas palabras poseen una viralidad incontenible, el concepto de posverdad nos acompaña desde hace algún tiempo, impregnando titulares, noticias, comentarios y todo aquello con lo que se cruce.
Periodistas y tertulianos lo han adoptado, y parece irremediable que su presencia habitual nos lleve a no plantearnos qué quiere decir. Sí, la cotidianeidad tiene estas cosas: confundimos la proximidad con el conocimiento.
No le demos más vueltas, posverdad es un eufemismo. Y entiéndase bien: un eufemismo mojigato y malintencionado.
Desgraciadamente, no es un caso único. ¿Qué decir de la expresión “políticamente correcto”? O del insultante (para el que lo escucha o lee) “encausado” que ha venido a sustituir a “imputado”, para que nadie se sienta herido (entre los que se sienten en el banquillo).

03-churchil

Si esos términos se imponen es, entre otras cosas, porque son un reflejo de los tiempos que vivimos.
La etimología de las palabras ya no cuenta para nada. Sin ir más lejos, “políticamente correcto”, que se remonta al siglo XVIII (y que posteriormente haría suyo el Marxismo-leninismo), no se aplicaba del mismo modo en que se hace hoy en día. Olvidada durante un tiempo, la expresión reapareció con un significado ligeramente diferente. Ya no era una simple etiqueta: era una manera de hacer y decir las cosas y, sobre todo, era un veto.
Ahora se considera inaceptable “llamar a las cosas por su nombre”. Dicho de otro modo: no se puede hablar claro porque la claridad, más que comprensible, resulta ofensiva.
Pero… ¿Por qué? Pues bien, porque aún tenemos un resquicio de consciencia que nos recuerda lo que fuimos, lo que queríamos ser, lo que soñamos y por lo que luchamos (nosotros y nuestros ancestros).
Pero tranquilos, eso es fácil de solucionar. Sólo tenemos que darles el suficiente tiempo y recursos y los que obtendrán beneficios de nuestro olvido y estupidez se harán cargo de la situación. Fantástico, ¿no? No más preocupaciones, obligaciones, responsabilidades…

04-einstein

Creedme o no, pero cuando Aristóteles dijo aquello de que “es más importante ser verosímil que ser cierto”, no existía Internet, ni la posverdad ni se habían formualdo las terías de la complejidad . (Me remito un post que escribí en este mismo blog hace unos meses).
Tampoco existían periódicos en aquella época, y lo de “contrastar la información”, por muy vital que fuera, no creo que figurara en el código deontológico de nadie. Veinticinco siglos después, no sólo vivimos en la era de la inmediatez, también es la era de la estupidez.
Como suelo decir, no quiero que se me malinterprete. No es nostalgia: en todas la épocas se ha manipulado la opinión pública (de un modo u otro, con mayor o menor fortuna). Hoy la tecnología que utilizamos es digital, especialmente representada por Internet. ¿Le vamos a echar la culpa de todo?
¡Qué tentador! Pero no. Permítaseme ser políticamente incorrecto: “La vida, la verdad, es a veces poco consecuente con las estadísticas y menos con los cuentos que pretendidos gurús nos intentan inculcar”.

05-fake-total

La posverdad no es más que una manera ridícula y políticamente bien pensante de decir: “tengo miedo”. O debería decir: otros dieron sus vida para que yo, sin levantar mi culo del sofá, tenga derecho a voto, a una sanidad pública y a otras muchas cosas. La posverdad es la historia que otros (los que se aprovechan) hacen el viaje en mi nombre. Una mordaza que no me enmudece, sino que me convierte en altavoz de mis opresores.
La posverdad, antes repudiada y llamada mentira, a día de hoy se alza y reclama su validez (al fin y al cabo ha sufragado los gastos de la operación “limpieza de cara”). Si queremos tener la conciencia tranquila, ¿qué es más importante? ¿Tener la verdad o la versión pública-oficial? ¿Y si queremos tener el bolsillo lleno? Es una pregunta retórica, claro. La respuesta nos la dará cualquier banco.
¿Qué necesito para ser creíble? ¡Fluidez, fluidez, fluidez!
En conclusión: no podemos fiarnos de todo, y mucho menos de lo que nuestros sentidos nos dicen. Como apuntaba al inicio, vivimos tiempos en los que todo, absolutamente todo, es líquido. Incluso el agua. O eso dicen.

(NOTA: todas las imagen de este artículo han sido extraídas de la red. Autoría desconocida).

La gran fiesta de las audiencias

Sí, así es, no sé si todos fuisteis conscientes pero el 21 de diciembre las dos cadenas privadas de mayor repercusión, Antena 3 y  Telecinco, y sus grupos correspondientes Atresmedia vs Mediaset, cerraron la temporada del 2016 dándonos espectáculo en lo que para mí fue la gran fiesta (a la vez que gran batalla) de las audiencias.

La gala final del talent show La Voz 2016 vs el capítulo final de temporada y final de la serie Velvet.

Hacía tiempo que no había una lucha tan estrecha por la audiencia entre dos productos. Cada ejército jugó sus cartas en esta dura batalla. Tengo que decir que aunque yo estaba en el bando contrario es cierto que el ejército que más apostó fue el de Atresmedia. Fundamentalmente supieron estirar el producto, añadiendo un capítulo complementario sin seguir la trama,  para competir directamente con la final de La Voz con su capítulo final y tuvo el riesgo de emitir 16 minutos de serie en riguroso directo, no es algo innovador en el hecho pero si en el despliegue técnico y poco visto en la ficción  nacional. Además de rodear esta emisión de una gran expectación con grandes campañas de promoción y eventos varios.

Finalmente, Antena 3 logró imponerse en el prime time con 4.302.000 espectadores y un 26,2% de share. En Telecinco, la final de La Voz cosechó un 22,6% de cuota de pantalla y 3.057.000 seguidores. Que tampoco está nada mal….

El ganador de esta batalla, sobre todo, el espectador…

Sigue leyendo

Si el contenido es el Rey y el contexto es Dios, la experiencia es la Reina

reina

Desde que Bill Gates publicara en enero de 1996 el célebre artículo “El contenido es el rey” han pasado más de 20 años y este mantra que tanto nos ha taladrado en cientos de ponencias sigue estando vigente. Lo curioso es que de esto se diera cuenta un tipo que se ha convertido en la mayor fortuna del mundo (con permiso de Amancio Ortega) creando aparatos y tecleando 1 y 0. En estos años no solo se ha cumplido esta predicción suya (entre muchas de las que hizo), sino que nos hemos encontrado un crecimiento exponencial de los contenidos gracias a la globalización, la consolidación de Internet y, por supuesto, la aparición de los smartphones y todas esas maquinitas que que cada día usamos para escribir, fotografiar, captar vídeo o audio o un sinfín de acciones.

Sigue leyendo

Si los festivales suenan, agua llevan

Estamos entrando en un año nuevo. Tantas cosas en las que pensar y sobre las que preguntarse, tantas apocalipsis, que si Trump, el Brexit, Le Pen … en fin entiendo a las personas que, como a mi, se les ha presentado en sueños Enrique Dans hablando de la importancia vital para mi vida de la conducción autónoma, y la renta básica universal, mientras Paco Asensi me susurra por lo bajini “venga, ese drone está muy bien por 300 pavos”. Así es que seré breve y telegráfico, los datos hablan mejor que yo.

1) Ya lo llaman “industria”. Se cuentan por cientos los festivales de música que se organizan todos los años en España.

2) De los 17,4 millones de internautas españoles de 16 a 54 años, ya hay 3,8 millones que han asistido a algún festival, y otros 6,4 millones aún no lo han hecho pero muestran ganas de hacerlo.

España. Enero 2016. Interés en Festivales de Música.

España. Enero 2016. Interés en Festivales de Música.

 

3) Los españoles asistentes a festivales suman una cantidad similar a los aficionados a la Fórmula 1, superando a los aficionados al motociclismo.

España. Enero 2016. Festivales y Deporte (1).

España. Enero 2016. Festivales y Deporte (1).

Sigue leyendo

Si la audiencia no va al deporte, el deporte tendrá que ir a por la audiencia

16198904690_758fcef41a_o

Leyendo el interesantísimo artículo de nuestra compañera Rebeca Garrobo (link) sobre Snapchat e Instagram, he decidido escribir sobre el uso que algunos canales tradicionales están haciendo de estas plataformas. Todas estas nuevas herramientas y oportunidades abren un nuevo mundo para los operadores tradicionales. Los grandes transatlánticos audiovisuales están virando hacia nuevas posiciones que les permita una mayor monetización, y en particular de los costosos derechos deportivos audiovisuales.

Sigue leyendo

El tren de la innovación

“La vida es como un viaje en tren. Algunos  comienzan el viaje junto a ti, otro se suben  a mitad de camino, muchos se bajan antes de llegar, pero muy pocos  son los que permanecen hasta el final.”

Esta es una  reflexión anónima que estoy seguro que muchos ya habéis escuchado principalmente enfocada a la vida, amigos y familiares. Pero que perfectamente podríamos aplicar a la innovación en todos sus aspectos, niveles y sectores. Sigue leyendo

¡Nuevo Foro Innovación Audiovisual! ‘Machine learning’: Cómo elegir qué ver y no morir en el intento: ¿se nos ha ido de las manos tanto contenido?

sobresaturacion

Para apuntarte y garantizar tu plaza hazlo aquí. ¡Date prisa que siempre se llena, no te quedes sin verlo! 17 de enero a las 19:00 en Espacio Fundación Telefónica (C/ Fuencarral 3, Madrid)

En el primer Foro Innovación del 2017 (el 12º desde nuestro nacimiento), se tratará si la edad de oro de la ficción está empezando a estar chamuscada.

¿De verdad nos da tiempo a ver todo lo que queremos? ¿Acertamos cuando decidimos invertir una hora de nuestro día en ver algo? ¿Cómo evitar dedicarle más tiempo a decidir qué ver que a realmente verlo?

La televisión de la era digital se consume dentro y fuera del televisor, nos acompaña en dispositivos de todo tipo y está constituida por una cantidad virtualmente infinita de contenidos. El problema del descubrimiento del contenido, de cómo elegir qué ver y cuándo verlo de la forma más cómoda se convierte en el gran reto de la nueva televisión. En ese entorno de feroz competitividad entre contenidos y plataformas, la meta es retener la atención del usuario, el llamado watchtime. Las estrategias varían entre apoyarse en el potencial de la información recabada del usuario para establecer patrones de consumo a la creación de vínculos emocionales con el contenido para asentar la fidelidad.

En este nuevo escenario, aparecen motores desde recomendaciones de prescriptores hasta motores de inteligencia artificial, ¿qué es lo verdaderamente útil para el usuario? ¿En qué ha quedado eso de la second screen de lo que tanto se habló hace unos años? ¿Por qué aplicaciones como Miso o Get Glue no encontraron su hueco? ¿Cuál es la situación real de la industria, la nueva TV y los consumidores a las puertas del año 2017?

En un entorno con una oferta casi ilimitada de contenidos audiovisuales, ¿cómo son los procesos de decisión de los usuarios a la hora de consumirlos? ¿Qué factores influyen en la selección y el descubrimiento? ¿Qué papel e influencia tienen los productores, operadores y distribuidores? El uso del Big Data y la personalización son algunas de las fórmulas más utilizadas, ¿son suficientes? ¿Qué será lo próximo?

En esta interesante charla, varios de los principales expertos sobre las nuevas formas de consumo de contenidos en España analizarán las claves de por qué cada vez es más difícil saber qué es lo mejor que ver y que además sea algo relevante dentro de nuestro círculo de amigos, así como las claves de cómo se están produciendo los nuevos contenidos y formatos para poder hacer frente a todo esto.  La multiplicación de los players de pago en el ecosistema de la producción audiovisual y las horas de visionado es una nueva medida de fidelización con las plataformas de Internet. Se ha de garantizar una buena experiencia de usuario, un acceso rápido y satisfactorio al contenido como clave para la retención de clientes.

Día: 17 de enero

Hora: a las 19:00

Lugar: Espacio Fundación Telefónica (C/ Fuencarral 3, Madrid)

Duración: 2 horas

Invitados:

  • Berni Melero (Chief Interactive Officer Buaala)
  • Manuel Aldana (Gerente de Contenidos Plataforma en Movistar+)
  • Elena Neira (Consultora La otra pantalla)
  • Francisco Asensi (Chief Content & Business Innovation Tarkinia)
  • Eva Patricia Fernández (productora en Creta Producciones y profesora en URJC)
  • Moderador: Eduardo Prádanos (CEO agencia FLUOR y fundador Innovación Audiovisual)

Sigue leyendo

¿Y si las marcas monetizaran sus canales con branded content de otras marcas?

Careto que se te queda cuando no puedes segir el ritmo de la innovación audiovisual

Careto que se te queda cuando no puedes seguir el ritmo de la innovación audiovisual

Enlazando con mi último post donde os hablaba de cómo las marcas se están convirtiendo en los nuevos medios de comunicación, voy a seguir tirando de la manta y os voy a llevar a lo que creo que será realidad y no en mucho tiempo.

Como os comentaba en ese post, uno de los objetivos de las marcas es crear comunidades afines alrededor de los contenidos que ofrecen a los usuarios y así conseguir sus propias audiencias en sus propios canales. Este objetivo requiere un gran esfuerzo por parte de las marcas ya que deben de generar contenido de manera constante para que ese nexo creado con el usuario no se rompa, algo que por ejemplo, nos beneficia a los que trabajamos el branded content. Y ya empezamos a ver resultados sorprendentes donde hay marcas que han creado unas comunidades inmensas alrededor de ellas. Por no irnos demasiado lejos, os pongo varios pantallazos de varias marcas y de canales diferentes para que comprobéis que lo que os estoy comentado es cierto.

Sigue leyendo