Drone Image 2

Hace apenas dos años los drones no sobrevolaban nuestras conversaciones. Si lo hacían era en su versión menos amable como son las naves militares no tripuladas utilizadas para destruir objetivos en conflictos bélicos en Oriente Medio. Imágenes de destrucción que poco tienen que ver con la otra realidad que emerge del uso de esta tecnología: el uso de drones para construir información y entretenimiento, para confeccionar un nuevo storytelling.

Cuando gigantes como Google, Facebook y Amazon, con diferentes objetivos respectivamente, muestran interés haciendo importantes inversiones para disponer de sus propias flotas de drones, puede afirmarse que no estamos ante una moda pasajera. Vamos a convivir en un mundo en el que el uso de drones va a ser común de un modo u otro.

Google adquirió en Abril de este año a una de las compañías de fabricación de drones más grande del mundo: Titan Aerospace. Especializada en aparatos que alcanzan grandes altitudes. Nada que ver con los drones de uso particular que puedes comprar en tiendas de electrónica y tecnología. Google se había involucrado previamente en un proyecto de investigación sobre el futuro de la utilización de drones: The Matternet. El proyecto pretendía demostrar las ventajas de crear una red global de transporte pensado principalmente para lugares dónde el desplazamiento de personas para conseguir, por ejemplo, agua y alimentos supone un riesgo para la propia vida.

Jeff Bezzos sorprendía al mundo declarando que Amazon comenzaba las pruebas para el envío de mercancías a través de una red de drones que podrían llevar hasta la puerta de tu casa lo que hubieras comprado en la tienda. Aunque la mayoría dudó de las posibilidades reales de llevar a cabo este proyecto, la idea sigue adelante y será interesante ver hasta dónde lleva.

Por su parte Facebook no se quedó atrás. Dentro del proyecto que Zuckerberg ha puesto en marcha para extender Internet a todos los rincones del Planeta, la compañía adquirió a otro de los grandes en la fabricación de drones: la compañía británica Ascenta, especializada en drones alimentados por energía solar.

Si todos estos movimientos de los grandes de Internet muestran una tendencia a integrar esta tecnología en los nuevos proyectos nacidos de las empresas que son a día de hoy los protagonistas de la Red, es aún más interesante lo que está sucediendo a nivel de la creación de contenidos, el storytelling y la extensión del uso de drones entre particulares.

Empezando por el final, disponer de un dron ya está al alcance del consumidor medio. Los populares AR Drone de Parrot tienen un precio inferior al de iPhone o una tableta de gama media. Es interesante observar la evolución de una compañía como Parrot a la que en el pasado teníamos identificada como un fabircante de accesorios de conectividad, especialmente sus conectores bluetooth “manos libres” para teléfonos móviles, y que en apenas dos años es el referente en la fabricación de drones para consumo masivo. Un drone es ahora un dispositivo de entretenimiento más como lo pueda ser un cámara digital o una GoPro o similares. YouTube está plagada de vídeos realizados por los usuarios con drones de consumo. Finalmente se ha habierto una nueva puerta para utilizar a los drones como herramientas de creación audiovisual. La propia Parrot puso en marcha en YouTube un “Drone Film Festival” para mostrar algunos de los vídeos más sorprendentes realiazados por creadores que utilizan estos dispositivos. El resultado es un magnífico ejemplo de lo que los drones pueden aportar al storytelling audiovisual.

Tras cientos de miles de drones de consumo vendidos en el mundo las autoridades de algunos países, como en el caso de España,  han decidido tomar cartas en el asunto. Lamentablemente, en mi opinión, el énfasis se ha situado en lo más negativo del uso de la tecnología dando por hecho que las personas van hacer un mal uso que pondrá en riesgo a otras personas y bienes. Que duda cabe que pueden aparecer conflictos y contingencias no deseadas, como también suceden en el uso de un automóvil por ejemplo, y qué más allá de los posibles daños físicos hay otras preocupaciones serias como la privacidad y la seguridad pública pero opino que las regulaciones propuestas tienden a limitar el desarrollo de los usos adecuados, el aprendizaje social y la innovación consecuencia de esto último. A los drones le han salido enemigos poderosos. Por otro lado los usuarios se organizan en comunidades para compartir experiencia y conocimientos como es el caso de DIY Drones.

¿Cómo está impactando el uso de drones en la creación de contenidos?. Uno de los campos dónde más seriamente se está abordando la dimensión de aporte de los drones es en el periodismo. Existe ya un etiqueta para esta tendencia: Drone Journalism. El Drone Journalism hace referencia a la utilización de drones para obtener información multimedia que enriquezca las noticias. No sólo se piensa en los drones como un elemento que permite obtener imágenes más espectaculares sino en un elemento de seguridad. En algunos casos los periodistas desempeñan su actividad en entornos de alto riesgo como puedan ser conflictos armados o desastres naturales. Hay proyectos muy interesantes como es el uso de drones para acercarse a los tornados sin riesgo físico. El Drone Journalism Lab de la Universidad de Nebraska es un lugar de referencia para seguir la información en el campo de la información generada por drones.

Fuera de la órbita del periodismo existen interesantes iniciativas para convertir a los drones en herramientas para el storytelling.  Un ejemplo de lo que visualmente puede dar de sí lo encontramos en el vídeo del tema Entertainment de la banda francesa Phoenix:

Si en el vídeo músical el uso de drones parece haber encontrado un terreno abonado, no lo es menos entre los creadores “indies” como este hipnótico “Seven Seconds of Summer”:

Las posibilidades creativas de los drones no le han pasado desapercibidas a Twitter. Si el uso de Vine para diseñar historias interactivas va abriéndose paso, ahora la cuenta oficial @dronie recopila vídeos cortos creados desde la perspectiva de los drones.

Photo Credit: Grille1991 via Compfight cc

@fasensi