El tren de la innovación

“La vida es como un viaje en tren. Algunos  comienzan el viaje junto a ti, otro se suben  a mitad de camino, muchos se bajan antes de llegar, pero muy pocos  son los que permanecen hasta el final.”

Esta es una  reflexión anónima que estoy seguro que muchos ya habéis escuchado principalmente enfocada a la vida, amigos y familiares. Pero que perfectamente podríamos aplicar a la innovación en todos sus aspectos, niveles y sectores.

El tren de la innovación ha vuelto a pasar por 2016. Mantiene su recorrido constante hacia el futuro, admitiendo a todos aquellos pasajeros que se atrevan a subir a él, porque tener un billete para el tren de la innovación no es fácil, pero mantenerse en él, es más difícil todavía. En todo viaje se hacen amigos, pero también enemigos, y en muchas ocasiones, aquellas relaciones que empiezan bien acaban mal, incluso con paradas del tren no previstas.

Y sino, que se lo digan a Vine que tuvo que bajarse a pesar de su éxito y su activa comunidad tras haber sido comprado por Twitter, porque este no podía mantenerlo.  En cambio, el pajarito sigue volando por todos los vagones del tren, aunque ahora no lo hace en solitario, Periscope vuela con él, aunque el nombre tiene una parada prevista, ya que la tecnología se ha incorporado al pajarito.

Al igual que Meerkat, la herramienta de live streaming que fue pionera allá por 2015, tuvo que bajarse del tren este 2016 tras quitar su aplicación de la Appstore debido a la dura competencia.  Y es que las malas lenguas dicen que pasó por el vagón que se encuentra entre los baños y la cafetería del tren, un sitio privilegiado de paso obligado para todos, más conocido como el vagón de Facebook. Acaba de subirse al tren Xtreamr, la app de live streaming de telefónica, veremos a ver lo que le depara.

Pero volvamos al vagón de Facebook, allí un día pasaron Instagram y Whatsapp  y nunca más salieron. Otros pasaron, como Snapchat, y el vagón entero se fijó en él. Tras salir de allí, se han extendido rumores sobre si tiene una parada prevista o no, aunque para su salvación no hace más que relacionarse con el vagón de contenidos de series y cine. Vagón copado por Netflix, HBOGo, Amazon Video, Filmin, Wuaki.tv, Filmotech, MovistarTv, Yomvi, Vodafone Tv, Orange Tv, Youtube Red, entre otros. Desde luego que el vagón más entretenido de todos.

2016 un año con muchas paradas donde muchos pasajeros se han bajado, aunque otros como Tuenti todavía no se sabe del todo si van a bajar o no. MySpace se ha bajado definitivamente, cerrando por completo su web.  Google Picassa, BlackBerry, Samsung Galaxy Note 7, Google Nexus habían llegado a su destino  y el conector Mini Jack de Apple, ante la perpleja mirada de todos los pasajeros, también se bajaba del tren.

Y el más veterano de este tren de la innovación por fin decía adiós a todos los amigos que había hecho y se despedían de él con una ovación, el reproductor VHS.

Pero hay muchos que siguen viento en popa disfrutando del viaje y muchos de ellos,  en primera clase, Google, Airbnb, Uber, Cabify, BlaBlaCar y Youtube entre otros.  

Pero hay unos  “jóvenes” pasajeros que quieren estar en los vagones de primera clase y al parecer, tienen un billete directo hacia el futuro. Hablamos de la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada,  Hololens, Magic Leap, Samsung VR, las Oculus (que también se quedaon en el vagón de Facebook), Goolge VR y las Play Station VR.

Y no nos podemos olvidar de una herramienta que ahora tiene nombre y apellido y que todo el mundo conoce sin saber muchas veces de qué se trata, el Big Data, de vital importancia y que tiene un sitio privilegiado en cada uno de los vagones del tren.

Pero el tren de la innovación también tiene un vagón lleno de mercancías, en este caso de coches, coches autónomos y eléctricos. Está claro que el transporte eléctrico tiene un billete infinito. Pero tambien los Drones y los hoverboard que cada vez están más integrados en nuestras vidas.

El dinero en metálico y las tarjetas tiene los días contados ya que los sensores NFC están subiendo de categoría de vagón, la inteligencia articicial, los robots y las impresores 3D están bien acomodados ya que su billete no tiene pinta de tener un destino final, nada más que el mismo futuro.

Pebbel  Smartwatch, que empezó tan fuerte y tan bien posicionado también se  ha bajado del tren a pesar de haber sido comprada por Fitbit, que sigue bien posicionada y con un billete directo hacia el futuro, al menos por el momento.  Y el internet de las cosas,  el 5G y el grafeno acaban de cambiar de vagón para ponerse en primera clase.

Estos son algunos de los pasajeros del tren de la innovación. Un tren donde, unos suben, otros bajan. Se despiden. No hay sentimientos. Otros se hermanan y disfrutan de un viaje juntos. Un recorrido incierto hacia un destino desconocido. Un tren imparable que sigue dando la vuelta al mundo con una premisa clara, si innovas te mantienes, si no, tu billete llega a destino.

Feliz día de Reyes.

Foto: Película Snowpiercer

Anuncios

Un comentario en “El tren de la innovación

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s