Fue el 7 de febrero de 2014 –hoy justo hace cuatro años- cuando unas cuantas personas decidimos “sacar nuestras ideas a pasear”. Lo hicimos tímidamente, en un blog súper feo en WordPress con una plantilla gratuita y un estilo visual que, bueno… creo que llamar “estilo visual” a lo que teníamos sería demasiado pretencioso.

Pero no nos importó eso, sino las ganas de remover y de compartir. No sabría decir cuál de las dos fue más importante para nosotros en ese inicio.

Comenzamos a publicar, siempre sin un editor jefe. Creo que esto ha sido parte del éxito de Innovación Audiovisual estos años: que cada uno ha sido el responsable último de lo que escribía. He perdido la cuenta de los artículos que llevamos, creo recordar que la última vez que lo miré ya eran más de 600. Muchos. Y, a mi juicio, a pesar de no ser objetivo, multitud de ellos muy buenos.

 

Nuestro propósito: el por qué

Durante este tiempo hemos ido afinando nuestro propósito. Cuál es la verdadera clave de nuestra existencia, nuestro “por qué”. Y no es otro que compartir e inspirar con nuestras experiencias.

A partir de este propósito se disemina nuestra actividad, ciertamente prolífica durante este tiempo y sobre la que ahora  aprovechamos para echar la vista atrás. Pero sin perder el foco en nuestro por qué.

 

El cómo

Desde el inicio armamos Innovación Audiovisual con una estrategia transmedia. No solo éramos un blog, no solo una serie de eventos, no solo una reunión de profesionales de industrias diferentes pero convergentes en el propio nombre del proyecto.

Así pues, esta red de innovación colaborativa que hemos ido creando entre decenas de profesionales tiene puntos de contacto con las personas en muchos recovecos: el blog como piedra angular del proyecto, los foros (15 celebrados ya), las entrevistas de radio que saltan a podcasts, los talleres en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de Cuba (la tercera edición comienza en apenas dos semanas), las reuniones entre colegas, las amistades generadas y reforzadas durante este tiempo, las conversaciones hasta altas horas de la madrugada…

 

El proceso

Lo bueno de ser muchos es que somos muchos. Y lo malo de ser muchos es que somos muchos. Como en todo grupo grande, no es fácil gestionar las expectativas de cada uno. No hay tiempo material (ni siquiera muchas veces proximidad física al estar lejos unos de otros) para poder conocer de primera mano la impresión personal de cada uno. Lo que sí puedo extraer son las aportaciones de varios de los miembros del proyecto, preguntados en un estudio que, en parte, analizó el estado actual de Innovación Audiovisual (el estudio es muy reciente, tiene apenas dos meses). Copio y pego lo que esas personas expresaron individualmente:

  • Innovación Audiovisual es definida como una importante apuesta que ha logrado ser brillante.
  • Iniciativa expandida, fértil, inspiradora.
  • Su aporte diferencial: una potente red de relaciones profesionales que es vanguardia en el nuevo territorio audiovisual.
  • Se percibe como una agrupación profesional dinamizada, motivada, movilizadora.
  • Talento sumado desde la polivalencia.
  • Con una trayectoria profesional en cada uno de sus miembros que avala el éxito logrado.
  • Enfocados en la innovación, en la apertura de nuevas experiencias.
  • Es muy importante en el proyecto el valor de la reunión.

Y lo que aún está por tejer, lo que aún no se ha conseguido, dicho por esas mismas personas:

  • Generar una implicación no solo emocional, vinculada a la relación personal.
  • Generar beneficio individual sustentado en el potencial de la comunidad creada.
  • Pensar nuevos imaginarios de mayor co-participación.
  • Mayor implementación en el mercado sajón.

Ojo, recalco que esto no lo digo yo (de hecho, yo no participé activamente en ese estudio), todo lo anterior son comentarios de varios de los miembros de Innovación Audiovisual.

 

Los aprendizajes

Durante estos 48 meses hemos pasado desde lo más freestyle hasta la corporativización. En mi opinión, ni en un lado ni en el otro es donde mejores resultados hemos obtenido.

Al comenzar fue todo más corazón que cabeza, teníamos claros ciertos objetivos y otros no tanto. En todo caso, de esa forma creamos mucho, aunque ciertamente desordenado.

Al constituirnos en asociación, quisimos ser más ágiles creando procesos de participación por equipos. De ahí surgió la idea de crear 11 comités, desde los contenidos del blog, los eventos, la comunicación o las relaciones institucionales, entre otros. Ese sistema se demostró fallido: todo lo ágiles que pensábamos que podríamos ser así gracias a la independencia, resultó que no lo fue tanto. Reflexionamos y nos dimos cuenta de que ése no era el modelo. A una estructura no convencional le habíamos metido un patrón convencional. Fue un buen ensayo-error, el cual nos llevó al punto en el que estamos actualmente.

Por el camino, mejoramos nuestro blog. Fue un parto, un proyecto mucho más duro y complicado de lo que, a priori, imaginamos. Ahí nos dimos cuenta de que si el blog se resiente, el proyecto en conjunto se resiente. Conseguimos lanzar nuestra nueva web y todo volvió a la normalidad. Fue otro gran aprendizaje también, creo que mejoramos mucho como colectivo tras eso.

 

¿En qué estamos actualmente?

A día de hoy, siento que estamos en nuestro mejor momento. Cada vez que surge una oportunidad del tipo que sea (conferencias, proyectos, acuerdos con instituciones…), hay una persona que lo comenta a los socios. Ese llamamiento da paso a una reflexión sobre el proyecto en sí y unos días en los que cualquiera puede proponerse para ayudar en esa tarea, que puede durar unos días o unos meses. A partir de ahí, ese equipo dedicado se centra en su cometido y periódicamente hace un estatus al resto. De este modo, aún con sus imperfecciones, somos solventes y damos respuesta a todas las peticiones que nos demandan. Incluso las que pensamos que no son buenas para ese momento, las debatimos y no impulsamos. Es un buen camino a seguir, siempre mejorándolo entre todos, por supuesto. Como siempre hemos querido hacer este proyecto.

Estamos muy agradecidos de que sigáis leyéndonos tras estos cuatro años y también de que que cada vez haya más que nos conozcáis. Siempre nos hemos sentido muy arropados por quienes nos leéis, venís a los foros o contactáis con nosotros para cualquier tipo de proyecto.

Seguiremos intentando compartir e inspirar con nuestras experiencias, nos ilusiona mucho un futuro que, aunque no sabemos dónde nos llevará, no pensamos perdérnoslo.

Gracias de verdad y un abrazo muy fuerte.

Estaremos encantados de que comentes qué es para ti Innovación Audiovisual y, por supuesto, de escucharte cómo crees que podemos seguir mejorando.

Puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Y suscribirte a nuestras actualizaciones en el blog.