Ok,

Internet ha dinamitado el periodismo tradicional cuestionando en un tiempo récord todos los pilares sobre los que se ha asentado una actividad santificada hasta el infinito por los propios periodistas. Hemos gastado menos de una generación de humanos en hacer un viaje del uno al cero que ha tumbado el modelo tradicional de negocio,  la función, el trabajo y el perfil del periodista y, finalmente, el propio contenido y su relación con la audiencia. El Cuarto Poder es una parodia de lo que fue; el periodismo, un oficio con peso, es hoy un trabajo al peso, concretamente a 3 céntimos la palabra, un dato real oído hoy mismo. Al periodismo, tal como lo hemos entendido hasta ahora, le quedan dos o tres Telediarios. La Red parece ser la única cura capaz de sanarlo de la silicosis.

¿Dónde está ahora y cómo es el nuevo periodismo? Balbuceando en Internet, el nuevo Medio.

Por ejemplo en la serie de Netflix FOLLOW THIS (traducida aquí como “Internet y el nuevo periodismo” ), un interesantísimo ejemplo – en lo bueno y en lo malo– de narrativa innovadora aplicada a la información periodística. Todo es nuevo, o aparenta serlo.

FOLLOW THIS  es una docuserie de 2018 que narra y recrea en capítulos monográficos de 17minutos  el trabajo de los redactores de BUZZFEED  un portal estadounidense de noticias y virales que ha encontrado en este formato audiovisual la piedra filosofal del Branded Content: su propia marca, sus empleados y su trabajo, son el auténtico contenido referente.

Netflix proporciona actualmente los 20 capítulos de las tres primeras temporadas. Me he metido una maratón de la docuserie y he llegado a algunas conclusiones sobre las reglas de juego del nuevo periodismo audiovisual. Aqui están, a vuelapluma.

 

DOS MUNDOS DE REFERENCIA

El mundo real ya no es suficiente para el periodismo: se queda corto. Mientras el periodismo clásico sigue obsesionado con la Actualidad y su inmediatez, el nuevo periodismo explora y navega aspectos curiosos, relevantes o reveladores de esta nueva Realidad Expandida en la que se ha convertido el mundo digitalizado.  El ecosistema digital es fuente de temas y mar de fondo para los contenidos habituales o para los nuevos intereses de esta sociedad globalizada, hiperconectada y pluridimensional pero igual de humana que siempre. Todo esta en Internet viviendo una vida paralela y, a veces, complementaria. “Follow This” es seguir el hilo por este nuevo tablero de juego. El periodista debe saber navegar con naturalidad y eficacia entre lo real y lo virtual para construir su relato. En la serie de Netflix los narradores acuden a menudo a Internet como referente, o tiran del hilo para pescar contenidos, pero su propia conectividad es parte esencial del relato.

 

NO BUSCAMOS NOTICIAS, CONTAMOS HISTORIAS

A nada que se conserve un poco de espíritu crítico comparar hoy portadas de papel o zapear por telediarios simultáneos produce una desazón profunda. Paco Asensi me traslada el concepto de INFOXICACIÓN. Nunca ha habido tantos medios disparando tanta información pero, contradictoriamente, la experiencia de usuario parece destinada a crear un monopensamiento que haría las delicias de Orwell.   Independientemente del Medio en que se alojen, las noticias son píldoras que se formatean, jerarquizan y empaquetan con criterios sospechosamente parecidos. Hoy la noticia es un virus al servicio del miedo y se sirve en overdose para el embotamiento. La noticia como ladrillo básico de la información periodística pierde su valor. También el periodista que la fabrica.  El nuevo periodismo sabe que hay que llegar a la audiencia con relatos más elaborados: la noticia se convierte en reportaje, el reportaje se convierte en historia y, en un algún punto de este viaje, ya no importa que el relato sea noticia o que incluso se convierta en ella. Ya no se trata de fabricar relato a partir del QUÉ PASÓ sino del QUÉ ESTA PASANDO, y no es solo una boutade de modos verbales porque afecta directamente a la selección de contenidos, a su tratamiento y, sobre todo, al punto de vista desde el que trabajan los nuevos narradores. El nuevo periodismo escapa de la esclavitud de la inmediatez y recupera el espíritu de Truman Capote cambiando percha informativa por interés humano. En esta fase inicial su discurso estándar se simplifica y es un nuevo homenaje al clásico esquema de introducción / nudo / desenlace enunciados en la Poética de Aristóteles. Volvamos a contar historias, esa deliciosa invención que nos acompaña desde hace 20.000 años.

 

 

RELATOS CON NARRADOR

El nuevo periodismo  no es anónimo porque necesita reivindicar la figura de su prescriptor. El periodista es el nuevo héroe del relato y su punto de vista la partitura de la historia. Aquí disfrutamos de un  ejemplo magnífico: Jordi Évole, un campeón del buen periodismo audiovisual entendido desde el compromiso con los contenidos relevantes, la pasión por el punto de vista único y el entretenimiento honesto. A diferencia de las encorsetadas vacas sagradas de los Servicios Informativos, Jordi viene del entretenimiento puro, un biotopo que necesita de narradores mas completos porque su espectador es mucho más exigente. En lo esencial, Jordi sigue siendo aquel “Follonero” que interrumpía los lateshows de Buenafuente. En FOLLOW THIS los reporteros ponen en pantalla su propio camino del héroe mostrando en primera persona los detalles de su periplo construyendo la historia, desde la motivación hasta las conclusiones pasando por la búsqueda de fuentes, localizaciones, testimonios y pruebas, que combina a menudo con sus propias reacciones, convertidas en parte de la historia que cuentan. En la serie de Netflix los protagonistas están presentes en el 80% de los planos y su propia respiración es el timeline de cada historia. La Autoritas de la profesión ya no descansa en el prestigio de la marca del Medio que las publicita sino en el perfil del narrador. John Stanton, Scaachi Koul , Azenn Ghorayshi , Juliane Loeffler   y otros redactores de plantilla de BUZZFEED son algunos de los caballeros andantes de esta nueva Orden profesional en la que  solo admiten JOGUCOs: jóvenes, guays y comprometidos fuertemente con los valores de justicia, igualdad de género, defensa de las minorías, ecología, salud pública, desarrollo tecnológico humanizado, etc.

 

LOS NUEVOS TEMAS DE UN MUNDO NUEVO

También hay innovación en la elección de historias. El catálogo de asuntos tratados por FOLLOW THIS no puede ser más variado. Algunos ejemplos de estos primeros 20 capítulos:

  • ASMR o susurradores digitales
  • Intersexualidad o el reconocimiento legal de un tercer género sexual en Alemania
  • El Futuro del Fake en la red
  • Adicción a la tecnología y terapias
  • Las influencers adolescentes
  • Embriones congelados
  • Los derechos de los hombres maltratados
  • Gangsta Rap
  • Los Fagos, los mejores aniquiladores de la Superbacterias
  • Robots sexuales

 

NARRATIVA 100% AUDIOVISUAL…

Los temas son complejos pero el relato es sencillo; el relato es sencillo pero el discurso está muy elaborado y es rico en detalles. FOLLOW THIS ya nace audiovisual y presume de una producción compleja y cuidada que atiende tanto a la imagen (periodismo con fotografía firmada, grabada incluso con trípode), como a la utilización de Música, efectos, una paleta gráfica muy vistosa y eficaz y una postproducción elegante.  Ya somos Cultura de la Imagen y el soporte video y su consumo tiende hoy los mejores puentes entre el planeta real y el mundo virtual.

 

CON MÁS VOCES QUE IMÁGENES

En FOLLOW THIS se eleva el testimonio individual a categoría de sujeto. Cada redactor establece su hipótesis y busca el dato y su contraste en la experiencia narrada por otras personas. La verdad o su apariencia se construye sumando opiniones y la historia crece sumando conversaciones. Enseña las fuentes dialogando con ellas frente a las cámaras. Somos Cultura de la imagen pero seguimos inmersos en la Civilización de la palabra; el nuevo periodismo, sea lo que sea eso, también.

 

Y UNA DURACIÓN DIFERENTE

Los capítulos de FOLLOW THIS rondan los 17 minutos de duración. No es una duración estándar para los contenidos habitualmente distribuidos por televisión ni por las grandes plataformas de V.O.D pero es ideal para tejer una historia con cierta profundidad y, sobre todo, para ser consumida en lo que dura un viaje en transporte público. Aquí el nuevo periodismo recupera paradójicamente el viejo hábito de consumo de la prensa escrita.

 

PIRATAS, CORSARIOS Y FILIBUSTEROS BUSCANDO LA ISLA DEL TESORO.

Cada historia de FOLLOW THIS es un viaje que navega en sus propios mares y con diferentes tripulaciones pero usa siempre el mismo barco: un formato sencillo, blanco y muy eficaz, con los ingredientes necesarios para generar opinión y debate social. Un periodismo que interesa y que funciona. Y es solo un ejemplo de algo que empieza a ser natural para el espectador digital e incluso televisivo. En otra parte de la estratosfera digital VICE, otro portal de contenidos que tiene en VICELAND su propio canal  televisivo, distribuye SLUTEVER, una serie documental protagonizada por la periodista, columnista y especialista en temas de sexo Karley Sciortino. Casi al mismo tiempo que FOLLOW THIS sacó un capítulo sobre los nuevos robots sexuales, en el que la  reportera Scaachi Koul visita asombrada una empresa puntera dedicada a la fabricación de acompañantes robóticas femeninas para hombres, VICELAND emite MALE DOLE, el viaje de K. Sciortino a la empresa que fabrica lo último en robots masculinos para mujeres, y prueba el género. Son 17 minutos de historia con más de 40 millones de visualizaciones. Otra prueba de que el mundo y su relato están cambiando a mucha velocidad.

 

BONUS TRACK

Y hablando de noticias y de velocidad: hoy es solsticio.  El planeta llega al borde de su elipse, apura su energía centrífuga y gira para volver a casa, como hacían las cuádrigas romanas en la curva de aquel otro circo. Ya pasó antes: todo cambia para volver al mismo lugar, una y otra vez, solo que ahora todo va más deprisa.  Desde hoy corremos todos hacia un nuevo verano  a  106.560 kilómetros por hora  sin despeinarnos, asi que cultivemos la Alegría también para este nuevo ciclo. Todos.