Es evidente que la televisión de origen analógico está sufriendo con la llegada de las nuevas plataformas SVOD y la omnipresencia de Internet, el móvil y la multiplicidad de otras pantallas. Su respuesta sigue siendo agarrarse a la publicidad tradicional e intentar luchar por el mismo público que sus nuevos competidores. De momento sobrevive, pero no sabemos hasta cuando. Y en qué condiciones. Dejando de lado los malos augurios para este sector (ya veremos si ciertos o no), me extraña que no haya nacido una tendencia de defensa de la televisión tradicional potenciando sus grandes fortalezas: el público cautivo (tercera edad y parte del infantil); su capacidad de seducción al espectador pasivo y la cantidad de horas muertas a disposición de todo tipo de programación.

Por este motivo, se me ocurren multiplicidad de proyectos (un poco marcianos) que los canales de la TDT podrían adoptar asumiendo un riesgo bajo, pero con un target claro y un entorno publicitario bien definido.

Para muestra, un botón:

1_Documentales infantiles

Producción de documentales para niños (con personajes de dibujos, reales o ficcionados). Contenidos preparados para ayudar a los espectadores más pequeños a entender su entorno y a sí mismos desde una perspectiva documental, no simplemente educativa o de entretenimiento.

Posibles clientes: Canales infantiles públicos

 

2_Informativos para la gente de la tercera edad

Emisión de informativos adaptados (narrativamente y técnicamente) para una audiencia mayor. Uso de grafismo de mayor tamaño; audio limpio y una narrativa lenta y más larga que la de los informativos tradicionales.

Posibles clientes: Canales generalistas

 

3_Slow Fiction

Creación de series de ficción que emulen el tiempo real. Todos conocemos lo que es la Slow TV. Se trata de una solución para llenar horas de programación mediante una ficción realista (de presupuesto moderado) cuya narración se desarrolle a un ritmo extremadamente lento. El sector teatral puede ofrecer respuestas a esta necesidad.

Posibles clientes: Canales secundarios con intereses en product placement y Branded Content.

 

4_Aplicar la doctrina del Show de Truman en la propia televisión

Convertir la misma televisión en la protagonista de su programación. Contar el día a día del ente, mostrando su sistema de funcionamiento y la vida profesional y particular de sus trabajadores. Dejando de lado algunos ajustes legales, no es una propuesta cara y podría ayudar a crear imagen de marca; potenciar la programación propia y humanizaría la cadena en detrimento de la competencia.

Posibles clientes: Todo tipo de canales

 

5_ Emisión de contenido antiguo de los propios espectadores

El famoso contenido proconsumer se ha utilizado muy poco en la televisión tradicional (más allá de los videos de primera y de las denuncias en las redes). El espectador de cierta edad es nostálgico. Y está interesado en ver su pasado en la televisión. Así lo comprobamos los ciudadanos de Barcelona años ha con la programación de Barcelona TV que emitía por Navidad ,con éxito, cintas amateurs antiguas de sus espectadores celebrando estas fechas con sus respectivas familias.

El efecto mirón funciona con facilidad, especialmente si se trata de imaginarios compartidos (Navidades, vacaciones, fiestas de aniversario, etc.)

Posibles clientes: Todo tipo de canales

 

Prescindiendo del grado de rareza de las propuestas presentes, se trata de pensar si la televisión de origen analógico quiere reinventarse trabajando para su público más fiel y siendo consciente de sus limitaciones (edad del target). Algo parecido le ha pasado a la radio y parece ser que, en algunos países, mediante el contenido diferenciado del podcast ha encontrado salida a su potencial creativo y productivo.

Si alguien se apunta, yo le sigo en el intento.

————————————————————————————–

(Fotografía promocional de la banda sonora del  programa Flying Circus, de Monty Python, produciodo por la BBC.)