Redefinamos la Televisión pero no reneguemos de ella

4556090560_26e2dbb095_o
“Si alguien en mi oficina dice la palabra “Televisión”, le echo”
Esa frase la oí yo a un directivo de una Televisión Americana en un viaje a Estados Unidos, el hombre quería enfatizar que ya no trabajaba en una “televisión”, lo cuál para él estaba asociado a un concepto muy carca del siglo pasado, algo decadente para nada de moda en la nueva era digital en la que vivimos. Creo recordar que se autodenominó una empresa de “premium professional video no-sé-qué”. Y para que se viera lo claro que lo tenía añadió esa frase: “Es más, si alguien en mi oficina dice la palabra “Televisión”, le echo”. A lo que un esbirro que tenía a su derecha sonrió y asintió como un borrico como diciendo “Sí, sí, lo dice en serio”.

Sigue leyendo

¿Hay nuevos canales de TV?

La tele, España, 2016. A lo largo del curso han sido alumbrados una serie de nuevos canales, fecundados tras las nuevas concesiones adjudicadas por el Gobierno en octubre de 2015. Al comienzo del curso, la mitad del país está triste porque el fichaje de Benítez “no cuaja”, y se termina de confirmar lo que intuíamos: somos explícitamente ingobernables. No pasa nada: habrá nuevos canales (6 en total) de televisión.

Se trata de una nueva oportunidad de ofrecer algo distinto, diferenciador. De callar la boca a quienes dicen que la tele aburre y que siempre hay lo mismo. Y por qué no, es también una oportunidad única de vigorizar el tejido industrial. Ya saben, inversiones, empleos directos e indirectos, etc.

¿Se ha aprovechado la oportunidad? ¿Tenemos, de verdad nuevos canales, nuevas propuestas?

tv rota

Charles de Mille-Isles

Hace una eternidad, en enero de 2012, nació Discovery Max. Bajo una marca de prestigio internacional y un poderoso ejercicio de branding, el nuevo canal citó y aglutinó espectadores ávidos de esas historias curiosas de las que se nutre el “factual”. El género no era nuevo, antes nos había llegado por multitud de frentes: laSexta acertó un pleno al 15 con Crímenes Imperfectos y durante varias temporadas con franquicias de “Mega-construcciones”. 13TV también lo intentó con contenido de Fox. Divinity (Los gemelos decoran 2 veces) y Energy (Los Impostores) programaron excelentes ejemplos, e incluso se produjeron adaptaciones patrias (Pesadilla en la cocina). Pero hasta el aterrizaje de Discovery Max, el hábitat natural del factual había sido el pago (Canal Historia, por ejemplo). Sigue leyendo

¿Qué puede hacer la Inteligencia Artificial por el sector audiovisual?

 

catalogacion supervisada.png

Igual a alguno de vosotros, cuando ha leído el título del post, os ha venido a la cabeza la imagen de un robot humanoide tipo ExMachina presentando el telediario, o un cerebro cibernético a lo Matrix controlando los contenidos que los humanos podemos consumir. Tranquilos, estamos lejos de la imagen que nos proyecta la ciencia-ficción de la Inteligencia Artificial. Sin embargo, ya nos avisan Stephen Hawkings, Elon Munsk o Steve Wozniak, entre otros, de los potenciales peligros la IA en una reveladora carta de aconsejable lectura. Pese a esta visión un poco apocalíptica, lo cierto es que la IA en su estado de desarrollo actual tiene aplicaciones muy interesantes para el sector audiovisual.

Para empezar, creo que es de recibo dar un poco de contexto a esto de la IA, que es uno de esos términos mágicos que todo el mundo escucha últimamente, junto con realidad virtual o Big Data (o igual no los escucha todo el mundo, y simplemente es que vivo entre nerds, quién sabe…). Definiciones de inteligencia artificial hay para todos los gustos, ya que es utilizada en múltiples ámbitos con objetivos muy diferentes, pero el elemento común es que se trata de enseñar a una máquina a generar los mismos resultados que generaría un humano en una determinada tarea, utilizando la inteligencia humana como paradigma. Sigue leyendo

Después de la VR lo que viene ahora es la ultrainmersión

“La realidad virtual no es un hardware, sino que estamos asistiendo a un hecho histórico: la creación de un nuevo canal. Un nuevo canal de la envergadura del cine. Lo que se ha inventado realmente no son las gafas, lo que se ha inventado es la percepción de un entorno que el cerebro se cree como real. Que hoy son unas gafa y mañana un cristal, o una proyección, da lo mismo. Creo que lo que viene es gigante.” Así explica Edgar Martín-Blas, CEO y Director Creativo de New Horizons VR, la realidad de esta tecnología inmersiva.

Y es que claro, si nada más comenzar una entrevistas te dicen esto, no te queda más que entregarte a la conversación y dejarte llevar a esos lugares donde sólo la VR te invita a viajar.

Sigue leyendo

VR es un hecho

Gracias a Sony PlayStation he podido probar las gafas VR de realidad virtual.

No en una feria internacional de forma esporádica tipo E3, si no casi como una consumidora más en el salón de mi casa. El lunes pasado estuve en las oficinas de Play, ya conocía las gafas pero era la primera vez que sin prisas, en el Salón Play, podía tocarlas todo el tiempo, usarlas una y otra vez. Pude comprobar si se calientan, si me mareo, si son cómodas… Sigue leyendo

Cómo petarlo con un debate sobre zombies…

¿Qué? ¿Cómo? ¡Ah! No, no… no me refiero a ningún tórrido ni lúbrico programa nocturno sobre pseudo-personajes del mundo del corazón y las gónadas. Y no, tampoco estoy pensando en chispeantes interloquios a cuatro bandas donde personajes estrafalarios se divierten haciéndonos creer que les importa lo que nos pase a los votantes.

Podría haber caído en la tentación de hablar sobre estos temas, tan de moda estos días, pero, por respeto a nuestros lectores, he optado por enfocarme hacia seres con una inteligencia y nivel intelectual muy superior a los anteriormente citados: los no-muertos post-apocalípticos.

A nadie se le escapa que Walking Dead es el mayor éxito en la ficción televisiva desde que Lost echara el cierre. La serie basada en los geniales cómics de ese crack con patas y lápices de colores llamado Robert Kirkman y sus ínclitos caminantes aficionados a devorar cerebros humanos, es el petardazo del momento, con el permiso de Juego de Tronos, una jocosa trama de ambiente medieval en el que las batallas por el poder, las puñaladas traperas y el juego sucio están al orden del día (que no, insisto en que no estoy hablando sobre la política española…).

Tras siete temporadas y casi un centenar de episodios a sus espaldas, el boom de Walking Dead es tan rotundo que hasta ha dado pie a una serie precuela; Fear The Walking Dead.

Evidentemente, como walkingdeadero incondicional que soy, no dudé en lanzarme a ver esta extensión, innecesaria a todas luces, de mi serie favorita cuando AMC la lanzó en verano de 2015. Para seros sincero, tras verla mi primera impresión fue pensar que rara vez un nombre de serie podría ser mejor escogido: FTWD era como la versión de terror de Walking Dead… pero terror de lo mala que era.

Sin embargo, como buen friki que soy, terminé por engancharme. Debo de admitir que, con el paso del tiempo y los capítulos, se les acaba cogiendo cariño a la mayoría de personajes – bueno a todos, menos al paniaguado de Travis y a su insoportable retoño… buff, qué pereza -.

Pero el premio gordo a tanta dosis de paciencia me llegó en forma de apéndice. Para ser exactos, el que esta temporada ha prorrogado la emisión de cada episodio en AMC: me refiero al talking show Talking Dead – Fear Edition.

Sigue leyendo

¡Ha vuelto!

He vuelto!

Hoy es 20 de Junio de 2016. Mañana es 21 de junio de 2016. Muchos pensaréis… muy bien fiera, sabes contar, conoces los números ordinales, los meses, teclear en un ordenador, hay monos que pueden hacer las mismas tareas que he hecho yo hasta este momento… lo que pasa mañana, es decir, el 21 de junio, es que comienza el verano. Obviamente, es un motivo de alegría, comienzan los periodos vacacionales, los viajes a la playa, los festivales musicales, las fiestas populares… y creedme que de fiestas populares los gallegos en estas fechas vamos servidos. Ojo, no os despistéis, no bajéis la guardia o algo malo os puede pasar.

A partir de mañana estaréis expuestos a que en cualquier lugar, en cualquier momento, en un viaje en coche, el compi con el que te quedas en la oficina trabajando, cualquiera te puede poner LA CANCIÓN DEL VERANO.

Sigue leyendo

35 días después

Ha vuelto a llegar ese momento del año, tan esperado por los seriéfilos y amantes de la TV en general, en el que las grandes cadenas norteamericanas desvelan no sólo quiénes son las víctimas de la temporada sino también cuáles están llamados a ser los contenidos más relevantes de los próximos meses. Por lo menos, los que estarán en la carrera. No todos llegarán al final. Los upfronts acaban de celebrarse y no debemos olvidar que su principal audiencia, aquellos que se sientan en primera fila y para los que se orquesta el espectáculo, son los anunciantes. Las compañías que tienen en sus manos invertir millones de dólares en publicidad televisiva, que aún con fuertes competidores, sigue siendo la reina en los rankings de inversión. Es verdad que las noticias corren como la pólvora y medios y espectadores difunden títulos y tráilers para empezar a saborear la nueva temporada televisiva. Todo son expectativas, ganas de ver más, de adivinar si esta o aquella serie cumplirá con las promesas que se apuntan con un elenco protagonista prometedor o unas primeras imágenes esperanzadoras, o si habrá algún tapado que con el correr de los episodios sorprenda a propios y extraños.

16630251197_74af6e3fe1

Pero los invitados de honor en esta ceremonia siguen siendo los anunciantes, ya que de su inversión depende que la rueda siga girando, y los estudios recojan beneficios suficientes como para seguir invirtiendo en producción. Y si esto ha sido así desde la década de los 60, por remontarnos a los orígenes, no es menos cierto que en los últimos años las declaraciones, más o menos apocalípticas, vienen anunciando lo obsoleto de un sistema que deja fuera a una buena parte de la tarta del consumo audiovisual. No es de extrañar por esto que la mayoría de los mensajes de los ejecutivos de los estudios hayan incluido este año como tema central el consumo televisivo más allá de la tradicional TV lineal, la que se programa desde las cadenas y sobre la que el espectador no tiene poder alguno de decisión. El consumo diferido, aquel sobre el que la audiencia, o mejor, dicho, el espectador individual tiene capacidad para decidir cuándo y a través de qué soporte consume, ha centrado muchos de los discursos. Y si en el último año lo que ya conocemos con el +7 días, es decir, el consumo acumulado en una semana por una emisión, se ha instalado para siempre en los análisis televisivos, parece que pronto se quedará hasta corto. Hace pocas semanas, la compañía más relevante en Estados Unidos en cuanto a estudios de consumo audiovisual, Nielsen, anunciaba que el +35 días podrá pronto convertirse en métrica habitual. Detalles, aquí:

Y es que nunca antes el debate sobre la fiabilidad de la métrica de audiencias televisivas había generado tanto ruido. Si bien es verdad que siempre se ha cuestionado un sistema, el de los audímetros, que parecía no convencer a muchos, también es cierto que el sector se servía de él como el más fiable acercamiento al comportamiento de los espectadores. Y nada menos que para tomar decisiones de inversión millonarias. Sólo la evolución tecnológica ligada al mundo digital conectado llegó para golpear para siempre los cimientos sobre los que se asienta este sistema que sustenta los engranajes de la industria. Y con esta evolución, el consiguiente cambio en las dinámicas del consumo televisivo. Y aunque es verdad que España es uno de los países con una de las mejores muestras para el análisis tradicional de audiencias (mayor número de audímetros en relación con la población), y también es cierto que los consumos lineales siguen siendo abrumadora mayoría, no es menos cierto que esas todavía pequeñas muestras de otro tipo de comportamientos son todavía eso, pequeñas, o por lo menos es lo que intuimos. Porque seguimos midiéndolas con las viejas herramientas.

Y pidiendo paso, se abren camino otras voces, entre las que destacan las de los directivos de Netflix, que por su naturaleza no necesitan de muestras (las mediciones de sus consumos son reales, no necesitan extrapolar lo que hace un individuo representativo para proyectar lo que hacen otros 11.000) sino que tienen la capacidad de saber a ciencia cierta cuántos de sus usuarios y de qué forma han consumido un contenido. Esto, sumado a su modelo de suscripción, les permiten ignorar los ratings tradicionales. No necesitan a los anunciantes para interrumpir sus series, porque se financian con las suscripciones. No necesitan ratings, porque no tienen que convencer a ningún anunciante para que invierta. Eso sí, guardan celosamente los datos de sus usuarios, porque esto les permitirá producir en el futuro aquello que tenga más opciones de traerles nuevos suscriptores.

Y así, de forma vertiginosa, nos precipitamos a cambios que transformarán para siempre lo que conocemos por industria televisiva. Ignorarlo sería de necios, celebrarlo antes de tiempo, también. De momento, para el corto plazo, unas pinceladas de las claves de esta primavera de upfronts en forma de 5 tendencias.

 

Foto: <a href=”https://www.flickr.com/photos/123798026@N05/16630251197/”>joscelyn_p</a&gt; via <a href=”http://compfight.com”>Compfight</a&gt; <a href=”https://www.flickr.com/help/general/#147″>cc</a&gt;

 

 

Snapchat, ese enigmático objeto de deseo

 

shutterstock_414985579

Cuando nos juntamos los que trabajamos en redes sociales lo normal es que primero compartamos nuestros datos de alcance de Facebook y nos entristezcamos o consolemos juntos. Pero después, una vez roto ese primer hielo, hablamos del otro GRAN TEMA: Snapchat. ¿Tienes alguna cuenta? ¿Cómo te va? ¿Qué subes? ¿Cómo mides? ¿Merece la pena?

Los mayores de 25 años no lo entendemos y los menores de 25 tampoco logran explicarnos muy bien por qué mola tanto, más allá de que se ríen mucho cuando nos lo cuentan y nos enseñan su última actualización. Pero lo que es incuestionable es que es una red cada vez más fuerte e influyente y que más nos vale lograr generar contenido interesante para que sus usuarios lo consuman si queremos tener una vía de comunicación con ese público tan deseado, tan anárquico y tan difícil de captar: el adolescente.

Sigue leyendo

Desmontando las metáforas

Imaginacion Creatvidad Innovacion

Desmontando las metáforas

La palabra metáfora viene del griego y consiste en desplazar un significado por otro con sentido figurado. Una figura retórica por la cual para decir A funciona mejor decir B.
Pero las metáforas tienen fecha de caducidad y cuando nos la pasamos por alto se vuelven previsibles y se vacían de contenido.

En la transformación digital que vive toda la sociedad, los medios de comunicación y las empresas, los conceptos “Imaginación, Creatividad e Innovación” son usados como metáforas del cambio digital, pero no son sinónimos.

Ken Robinson, experto internacional en creatividad y educación, diferenció estos tres factores claves ubicándolos dentro de un proceso de aprendizaje e innovación.


Sigue leyendo