3 cuadros sobre Medios y Redes.

No se cual va a ser la conclusión de este post. Me gustaría poder aportar algo pero ando algo confundido. Vamos allá.

Me gustaron y mucho los post de Fran Gallego  sobre analítica. Nos obligaba y comprometía a ser serios en el análisis de los datos. No era suficiente con querer transmitir lo que en otros post sobre análisis de data en redes, otros autores de este insigne blog hemos hecho… no menciono para que Fran no lo tome contra ell@s.

Aquí van tres cuadros de unos cruces de datos que hemos realizado. Podría posicionarme da una manera súper ilusionante y transmitir amor hacía la humanidad pero realmente estoy confundido. No sé si es por falta de tranquilidad, por falta de contemplación… estos son los datos y juzgar vosotros.

Los datos que aportamos son de publicaciones de nuestros clientes que ofrecemos agrupados. Entender que no es posible desagregarlos por cliente. La muestra sea hace sobre 1 millón de Post en Facebook durante el año 2016.

Por ser concretos hemos hecho un cálculo medio en 4 variables. Hay otras muchas variables de posible análisis. Aquí lo que pretendíamos analizar, a grandes rasgos, es la vinculación de las comunidades de los medios, su influencia en las impresiones de los total de post y la posible (que no previsible) preferencia de la “red” sobre algún tipo de medio.

Las 4 variables son:

  • Media de Reacciones de usuarios totales dividido por las publicaciones hechas: el objetivo de este análisis es conocer cuántas reacciones de los usuarios se han conseguido por el esfuerzo realizado. Se agrupan las reacciones para facilitar el análisis.
  • Media Comentarios dividido por las publicaciones realizadas: el objetivo es conocer la reacción con la acción con mayor nivel de compromiso por parte del usuario. Los comentarios nos obligan personal y socialmente frente a nuestra comunidad.
  • Media de impresiones por publicación: de alguna manera Facebook hace con esto lo que estima oportuno. Es el cálculo medio de cuantas veces lo ha “impreso” en un muro.
  • Media de impresiones entre reacciones: para conocer si influyen las reacciones en las impresiones en el muro y hasta que punto podemos provocar el incremento de las impresiones y como consecuencia (o causa) de esto, el alcance.

1.- Agrupación por tipología de medio.

  • La media de reacciones de las televisiones, es aproximadamente un 15% de la media de todas las reacciones.
  • Las radios un 50% en la media de los comentarios. ¡Las Radios! Comentamos  más lo que oímos.
  • La media de impresiones es similar entre todos los medios, Facebook reparte suerte a partes iguales. Esto se repite varias veces (casi siempre) en el análisis.
  • Las impresiones necesarias para conseguir reacciones son de media superiores en las radios que en el resto de los medios. Aún teniendo que realizar un esfuerzo superior la media de reacciones merece la pena. El compromiso por parte de la comunidad es mayor.

2.- Por tipología de contenido

En este punto los hemos segmentado en 3 niveles. Especializado, Generalista y dentro de especializado hemos desagregado a los medios deportivos (independientemente de que sean Televisiones, Radios o Prensa)

Los datos son similares en los tres. Llama la atención la media de impresiones y de reacciones por impresión. Los datos son rotundamente iguales. Las reacciones de los usuarios son iguales de media.

Reaccionamos TODOS igual. La masa se comporta de la misma manera. ¿Somos predecibles? ¿Somos un solo elemento? ¿Somos uno? La masa general ¿Se comporta igual? ¿Hacemos lo mismo ante las mismas reacciones?

De este cuadro mi desazón. ¿Somos tan iguales o tan predecibles?

3.- Por sesgo Político.

 

Aquí las diferencias si son claras.

  • Los medios son sesgo político marcado tienen menos del 35% de reacciones que los medios sin línea editorial marcada.
  • Evidentemente los comentarios son en buena medida superiores en los medios políticos.
  • En relación a las impresiones los medios con línea editorial sin afinidad política marcada obtienen un  40% de impresiones más que los medios con adhesión política clara.
  • El esfuerzo de impresiones para obtener reacciones… superior en lo marcadamente político.

Son sólo algunos datos de un análisis más profundo. Lo llamativo es lo dependiente que somos de Facebook para llegar a nuestras audiencias (el milagroso o misterioso algoritmo) y cómo nos comportamos como comunidad en determinados entornos informativos.

El detalle sobre tipo de programa comunicador, contenido, formato… hace que las diferencias sí sean notables, al agruparlas de este modo nuestro comportamiento, como grupo, es el mismo.

@agallor

Que sí nos representan, que sí

NBA 2K17_20170330163601

Ésta es la versión refinada de mí mismo para el NBA2K. Hace lo que nunca fui capaz de hacer en una cancha. Y por supuesto, tiene más pelo que yo

Disculpas por el clickbait político, titular siempre es complicado. En realidad hablo de los personajillos que nos construimos en videojuegos.

Sigue leyendo

CELEBRANDO. Febrero mes de la Radio

Mis intervenciones en este blog hasta el momento, siempre han ido acompañadas en el cierre por una canción alusiva a la temática, que pudiera ilustrar el contenido y aportar lenguaje sonoro, el poder emocional de la música.

Hoy voy a invertir el orden y también el sentido de esto, voy a empezar por la canción. Voy a convertir el post en Transmedia, con permiso del autor. Probablemente el creador también pudo dedicar ésta canción a la Radio y coincida conmigo en lo intercambiable del mensaje.

Una forma bonita de hablar de radio. Mi homenaje a la Radio:

Sigue leyendo

Machine Learning o por qué Superman es colega de Batman

robot

Amazon, Spotify o Netflix saben que nos gusta mucho que nos recomienden, que somos vagos por naturaleza y que si nos crean una playlist llena de contenidos similares a lo que consumimos habitualmente, entonces seremos fieles para siempre. Esto son los llamados motores de recomendación y si creías que ya lo teníamos claro al hablar de Big data, prepárate para el Machine Learning o la Inteligencia Artificial.

Sigue leyendo

Si el contenido es el Rey y el contexto es Dios, la experiencia es la Reina

reina

Desde que Bill Gates publicara en enero de 1996 el célebre artículo “El contenido es el rey” han pasado más de 20 años y este mantra que tanto nos ha taladrado en cientos de ponencias sigue estando vigente. Lo curioso es que de esto se diera cuenta un tipo que se ha convertido en la mayor fortuna del mundo (con permiso de Amancio Ortega) creando aparatos y tecleando 1 y 0. En estos años no solo se ha cumplido esta predicción suya (entre muchas de las que hizo), sino que nos hemos encontrado un crecimiento exponencial de los contenidos gracias a la globalización, la consolidación de Internet y, por supuesto, la aparición de los smartphones y todas esas maquinitas que que cada día usamos para escribir, fotografiar, captar vídeo o audio o un sinfín de acciones.

Sigue leyendo

El Big Data es sexy

shutterstock_518273737

“¿Y vosotros para qué necesitáis esto?” me preguntaba uno de mis compañeros del programa superior en Big Data que acabo de comenzar. Casi todos pertenecen a bancos y telcos y les parece bastante exótico que haya una cadena de televisión entre ellos. Quizás la clave es esa, que nos sigan viendo como cadenas de televisión cuando somos grupos multimedia en los que el negocio digital es el más mutante. Los ingresos procedentes de la TV tradicional son los que sostienen a estas compañías pero todo el mundo es consciente de que el modelo está cambiando. Y una vez en internet la competencia no se produce solo entre televisiones, hay muchos otros actores en juego. Los comerciales de las teles ya no solo tienen que conseguir que las marcas inviertan en sus productos digitales antes que en los de otra cadena. También compiten con el resto de medios tradicionales (los periódicos y las radios cada vez incluyen más vídeos en sus webs), con nuevos medios nativos digitales que tienen estructuras mucho más pequeñas pero son muy eficaces en el mundo online y con las redes sociales, sobre todo con Facebook y Youtube.

En clase siempre nos ponen el ejemplo de Google como la empresa que mejor usa el big data y así ha logrado esa posición de dominio absoluto entre los buscadores. Facebook se centra mucho más en las personas que en el contenido. Nos conoce mejor que nadie y aprovecha cada dato que le proporcionamos sobre nosotros para dotarlo de valor. Cuando alguien me dice ufano que no ha rellenado prácticamente ningún dato de su biografía en Facebook le suelo decir que si le sirve para sentirse más a gusto, estupendo, pero que aunque no se lo diga Facebook sabe hasta en qué colegio ha estudiado. Como mucho puede que tenga duda entre dos centros y lo demuestra cuando te sugiere que rellenes los datos que faltan y te propone sus opciones.

Sigue leyendo

¿Compartir es mejor que poseer?

“En EEUU existen aproximadamente unos 80 millones de taladros domésticos, cada uno de los cuales tiene un uso medio de unos 13 minutos a lo largo de su vida útil” Brian Chesky, CEO de AirBnb

De esta premisa nacen brillantes ideas de negocios como AirBnb que triunfan llegando a tener previsión de colaborar con Amadeus.

sharing-economy

Búsqueda de “Sharing economy” según Google Trends desde 2004 hasta hoy

En esta prehistoria de Internet asistimos al nacimiento de nuevos modelos de negocio, como la economía colaborativa, que nos cambian la manera de entender el consumo.
Sigue leyendo

Hacia una sociedad ociosa

26936670174_b190eef416_o (1).jpg

Los campeones de la cadena trófica tenemos sofá o, al menos, un rinconcito donde guarecernos mirando a las musarañas hasta al siguiente esfuerzo. Piensen en la laboriosa hormiguita y en el perezoso león. En torno al 9000 AC se sitúa la fundación de Jericó, la primera ciudad de la que se tienen evidencias y aquello era el inicio de un imparable desarrollo del sedentarismo urbano, de la especialización y, al final, de la liberalización del ocio. El homo sapiens sacó tiempo al atardecer para convertirse en homo ludens (Huizinga, 1938) y, con el andar de los siglos, se convirtió en un verdadero homo videns (Sartori, 1997).

A pesar de la inevitable convergencia (Spence, 2012) y de la era del acceso (Rifkin, 2000) a Internet o de la era de la información (Castells, 2005), lo cierto es que es indudable que siguen existiendo fuertes diferencias sobre el tiempo (cantidad) dedicado al ocio y sobre cómo (calidad) dedicamos nuestro tiempo ocioso entre unos y otros.

En este sentido, la incorporación de la mujer al mundo laboral supuso una revolución mayor que youtube y todo el video digital junto. La economía, la brecha digital y norte-sur, el paro, la conciliación de la vida laboral, el reparto de las tareas domésticas, la edad de jubilación, el envejecimiento de la población, las migraciones, el clima, la cultura, la religión y, por supuesto las políticas nos abocan a un empleo del ocio muy heterogéneo. Tan heterogéneo que el anciano concepto de Mass Media se está disolviendo a favor de micro-culturas nicho transnacionales e interconectadas (¿Cuántos espectadores/ consumidores/ clientes hacen falta para que un producto sea masivo? ¿Habrá éxitos realmente masivos en el futuro capaces de sumar mercados tan dispares como lo son la India o Nigeria?).

Probablemente los hábitos de consumo se polaricen: el tejido de la industria del entretenimiento será capaz de ofertar un abanico más amplio bajo demanda, una carta más amplia y diferenciada, y la existencia de mercados internacionales con convergencia idiomática y la tendencia a costes marginales de reproducción/ copia nulos (Rifkin, 2014) afianzaran esta economía de larga cola (Anderson, 2007).

Pero también veremos nuevos intentos de seducir mercados díscolos con centenas de millones de espectadores aún alejados de la órbita de Hollywood. Las costosísimas producciones  destinadas a copar las taquillas mundiales ya necesitan contar con la explotación internacional en sus cálculos sobre retorno de la inversión. En 2013 Pacific Rim (ambientación asiática) e Iron Man 3 (coproducción EEUU-China) consiguieron el hito de colarse entre las 10 más taquilleras del año en China. Algo histórico (ese mismo año allí, El Hobbit pasó desapercibido). En la India, que pronto será el país más poblado de la tierra, los gustos siguen impermeables a la producción occidental. Es cierto, sin embargo, que estar al final del top 100 en India aún significa tener un buen puñado de millones de espectadores. Pero también lo es que la maquinaría audiovisual india está en expansión y estrena en estos días Zee Mundo, canal bollywood doblado al español para el mercado latino.

Sin embargo, los factores citados arriba (economía, paro, etc) seguirán su propio curso alterando el factor de incidencia sobre el ocio contemporáneo. La presión por la competitividad industrial, por el ahorro de costes y por las ventajas competitivas es ya tradicional, incluso anterior a la Revolución Industrial. Pero, sin duda, el exponencial crecimiento de la computación e Internet han supuesto el inicio de toda una nueva era.

Estamos asistiendo al despliegue de flotas de taxis y autobuses autónomas casi mientras escribo este párrafo, en Australia una pizzería utiliza drones en lugar de repartidores de comida a domicilio, las mayores manufactureras del planeta abandonaron China hace años por países con mano de obra más barata (y ahora están volviendo al continente gracias a robots aún más baratos y al ahorro del transporte), e incluso los ejércitos modernos están siendo sustituidos por unidades autónomas robotizadas (Rifkin, 1995).

A la mejora incesante de la maquinaria, también hay que sumar el implacable e imparable desarrollo de los complejos algoritmos de la Inteligencia Artificial, y de las ignotas capacidades de la Impresión 3D (Ford, 2016). Con una actividad económica nada incentivada para mantener su mano de obra contratada, con una población en constante crecimiento (entre enero y septiembre de 2016 somos casi 65 millones más en el planeta), y también con una población en rápido envejecimiento en todo occidente (y alarmantemente en China) se otea un horizonte potencialmente rupturista con los usos actuales.

Y aquí empieza el lío: hay quien defiende que hay que quitarle el trabajo a los mayores para dárselo a los jóvenes, hay quien quiere prohibir cualquier progreso tecnológico para frenar la erosión del empleo, hay quien profetiza tiempos dramáticos (se habla incluso de la Singularidad) y, por supuesto, hay quien no quiere mirar a medio/ largo plazo.

Comienza a abundar la literatura al respecto desde diferentes prismas y en defensa de diferentes posturas. Pero la voz dominante es unánime:

-Hay que acortar la jornada laboral (ventajas para el empleo, para el medio ambiente y, según dicen, sin desventajas en competitividad- Ferriss, 2012).

-A medida que la robotización y la Inteligencia Artificial avancen, será necesaria una renta básica universal. Esta teoría, que se puede traducir como democratización del estado de bienestar, ha estado frecuentemente vinculado a discursas progresistas, pero lo cierto es que está siendo abrazado por los economistas más conservadores desde Hayek como única alternativa para mantener la demanda/ consumo (Ford, 2016).

Sean o no estás las soluciones, sí parece incuestionable que el tiempo dedicado al ocio en las economías desarrolladas crecerá en los próximos años. El nivel de ingresos, y el reparto entre las diversas actividades está por ver.

Continuará.

Sobre Ocio, Amigos y San Algoritmo.

Amigos compartiendo Ocio.

Seguramente no nos costaría mucho acordar que el ocio es ese espacio-tiempo que nos invita a hacer lo que queremos, eso sí, como podemos. Y tampoco que los amigos son esos compañeros de viaje que no vienen de serie ni te tocan en una tómbola, sino que forman una sustancia afectiva que vamos labrando y disfrutando a lo largo de la vida. Ambos, ocio y amistad, comparten la naturaleza de ser espacios de elección donde ponemos en juego nuestra soberanía.

Gracias al patrocinio de Coca Cola Iberia y al trabajo conjunto de Best Relations (comunicación), Symbiosi (inteligencia colaborativa) y Two Much (investigación social) hemos podido “meter en el puchero” Amistad y Ocio, y mirar qué vive ahí. Esta investigación forma parte del proyecto bautizado como #UnpluggedMoments por el periodista Jesús Terrés. Aquí tenéis más detalles de la misma.

Quiero compartir en este foro algunas observaciones que hemos registrado en este experimento.

Actividades de ocio favoritas-favoritas.
Esta primera parte del experimento consiste en mostrar una lista variada de 17 actividades de ocio a una muestra aleatoria de 800 personas, representativa de los 12 millones de internautas españoles entre 25 y 45 años (fuente INE, ONTSI, enero 2016). Ante esa lista la pregunta fue ¿Cuáles de estas actividades consideras favoritas-favoritas en tu tiempo de ocio, ya sea solo/a o acompañado/a?

(Nota que no es a pie de página: la pregunta es por lo que consideras favorito, no por lo que haces habitualmente).

22_8_Figura_1

Ahí en el gráfico tenéis los datos. Estas son algunas lecturas que me llaman la atención.

a) Llama la atención la importancia destacada que tienen en nuestra vida las historias en formato audiovisual. El cine/las series lideran este ranking de actividades favoritas en el ocio, mostrándonos a las claras y a las bravas su protagonismo. El 71% de los 12 millones de españoles entre 25 y 45 años así lo identifican.

b) La lectura (44%) está a un nivel de atractivo similar al de hacer deporte (49%). Lidia Mosquera nos habla en un reciente post de Convénzeme, el proyecto de programa literario que Mediaset y Mercedes Milá planean para el otoño de 2016.  Parece que la gente de Mediaset ha orientado su proa hacia un yacimiento de gran calado que vive latente en la sociedad española, especialmente entre las mujeres. Por lo que he leído el programa dará bastante protagonismo a los lectores. Aguardo con interés su llegada.

c) La (gran) presencia en el ocio del comer y el beber. Al mismo nivel que la lectura aparece la gastronomía “de mesa y mantel” (40%), pero siendo importante este formato de ocio queda bastante lejos de la afición por el tapeo, que alcanza al 58% del público investigado. Se entiende que el ir de tapas, con su posibilidad de itinerar de bar en bar, sea un rito que podemos apreciar a diario en cada pueblo y en cada barrio del país.

d) También llama la atención la formación/el aprendizaje como actividad favorita del tiempo de ocio para el 26% de los 12 millones de españoles entre 25 y 45 años. El ocio, entendido como ese espacio-tiempo que nos invita a poner en juego nuestra soberanía, se extiende también hacia aquello que queremos aprender por deseo, no por necesidad. No me extraña que Beyonce esté creando su entrada en el mundo educativo como advierte nuestra compañera Lidia Mosquera en el mismo post que citaba antes.

e) Ver deporte en TV se queda en el 21% como actividad favorita-favorita en el tiempo de ocio. Compárese con cualquiera de las cifras anteriores.

Actividades de ocio con amigos.
La segunda parte del experimento consiste en preguntar qué actividades favoritas para ti son las que compartes habitualmente con tus amigos. Para facilitar la comprensión ubicamos los datos en dos ejes, el grado de atractivo (vertical) y el compartir habitualmente (horizontal). Este es el resultado:

 

22_8_Figura_2b

Los resultados nos indican que las actividades favoritas de ocio que más comparten con sus amigos los españoles de 25 a 45 años son netamente orgánicas, muy poco digitales: tapear, fiestas en casa, restaurantes y salir de copas. El ocio con los amigos se ubica claramente extramuros de la aldea digital.

¿Por qué es tan importante el ocio con amigos?

Observa el gráfico siguiente, donde se aprecia que el 54% de los españoles de 25 a 45 años considera que tener buenos amigos es imprescindible para una vida feliz  Sólo el 15% piensa lo mismo de vivir una relación de pareja y el 13% de tener hijos.

22_8_Figura_3

 

Los amigos son la comunidad elegida. El caldo de cultivo, el verdadero capital social. Si eres una marca no intentes ir de amigo/a. No puedes. Los AMIGOS son palabras mayores para la gente. Tener buenos amigos se considera más importante para vivir una vida feliz que tener pareja o tener hijos.

Estamos viviendo en tiempos complejos, de una cotidianidad dura y áspera. Los momentos de ocio con amigos son un bálsamo que aplicar sobre esos tejidos irritados por el día a día. Son de gran relevancia para la gente. Son momentos empapados de lo auténtico, portadores de sensaciones muy nutrientes, como estas:

Donde/Cuando puedo ser yo mismo/a

Donde/Cuando no cabe el postureo.

Donde/Cuando se entiende que no se necesitan grandes cosas para disfrutar de la vida.

Donde/Cuando importa más con quién estás y no tanto qué estás haciendo (ojo, la compañía como contenido).

Donde/Cuando no te cansas nunca de vivir en esos momentos.

Donde/Cuando se produce una desconexión compartida.

22_8_Figura_4

 

Estos datos nos indican que la vida orgánica con amigos es la leche. Que hay vida -¡y qué vida!- más allá de los cerosyunos.

Cuando reces a San Algoritmo, recuerda esto que habita below the radar. Tendrás que buscarte otro santo si quieres entender y conectar con esa otra forma de vida.

@luismi_barral

Foto: Vincent, Sergio y Luis Miguel celebrando su amistad a orillas de un viñedo, en Cenicientos (Madrid).

Por qué México

A principio de año tomé la decisión de ir en busca de nuevos mercados en los que encontrar mejor rendimiento a mis habilidades y conocimientos y después de repasar el globo me decidí por México. Formado en Inglaterra en una universidad americana, mi querencia siempre ha tirado hacia los mercados anglosajones. Admiro la publicidad que se hace en Estados Unidos y el diseño que exporta el Reino Unido. He vivido en ambos países y entiendo su cultura, hasta entiendo el #bretexit aunque no lo comparta. Entonces, ¿por qué México?

Percepciones y realidades

La primera es obvia: un mercado inmenso. México tiene una población de 122 millones de personas triplicando la población española, ¿qué marca no soñaría con un mercado así? Pero entender el poder adquisitivo del mercado es fundamental para entender su verdadero potencial: tan sólo se considera clase media al 34%, es decir, 49 millones de personas. Por encima apenas hay un 6% de la población y por debajo está el restante 60% que vive con 5000MXN al mes, apenas 240€ (Datos felipec.wordpress.com). Y cuando aplicamos la lupa descubrimos que el tramo mayor de población están en los jóvenes que hoy tienen entre 10 y 20 años. Entre todos suman unos 22 millones y están entrando en la fase importante de consumo: el primer trabajo, el primer coche, la primera casa, el primer hijo… Para que esto ocurra deberán eliminarse desigualdades y superarse incertidumbres y serán los propios jóvenes los que con sus ganas de progresar ayudarán a arrancar el motor del cambio.

Sigue leyendo