Google me – Quiero que me recuerdes…

baby-boomers-eternity-barry-blitt-michael-kinsley

En el número de abril de la versión inglesa de Vanity Fair (si me encantan revistas frívolas y en papel, lo admito) descubro un interesantísimo artículo de Michael Kinsley ilustrado con una estupenda e inspiradora imagen de Barry Blit.

http://www.vanityfair.com/culture/2016/04/michael-kinsley-baby-boomers

En este artículo, Kinsley reflexiona sobre el afán de los “babyboomers[1] por competir durante toda la vida de su generación, llegando dicha competencia a un afán por sobrevivir en la memoria de la historia después del final de la vida.

Según Kinsley, los “fiftysomething” (entre los que me todavía no me incluyo aprovecho para decir) han sido una generación que ha pasado su tiempo compitiendo: primero por los mejores juguetes y una plaza en la mejor escuela, después por las mejores calificaciones escolares y más tarde en la adolescencia el mejor sexo, el mejor trabajo o las vacaciones más exóticas.

Llegada la madurez compiten por la longevidad, ¿quien vivirá más tiempo y con mejor calidad de vida?. Y estando de acuerdo con Kinsley, encuentro de repente una explicación para la moda de correr maratones entre los altos ejecutivos que llenan los parques de personas maduras corriendo, la proliferación de los boxes de Crossfit llenos de “geypermanes” de pelo cano y conversaciones “maduras” sobre la alimentación Bio o la importancia del descanso para vivir más y mejor.

Pero Kinsley va más allá y nos hace reflexionar sobre la necesidad de ser recordada que sienten los representantes de tan conocida generación, de conseguir que su legado quede de alguna manera en las listas de búsqueda de Google…!!!??

Lo que Kinsley llama “El reto de la reputación Póstuma”.

Todo esto me ha llevado a reflexionar sobre las generaciones “millennials[2] o “nativas digitales[3] o las que todavía están por venir y del gap generacional cada vez más amplio, profundo y probablemente patético.

Las jóvenes generaciones no parecen tener ningún miedo al olvido futuro, ni que lo que quede de su legado sea recordado, reconocido o valorado. Su afán es inmediato, de la gloria presente aunque sea efímera, la notoriedad, saben, no dura y les gusta así. No necesitan que dure. Los “likes” de hoy no aseguran los de mañana y los seguidores nos abandonan de manera caprichosa según la moda o la tendencia.

Me resulta difícil entender, quizá por pertenecer más a esa generación X (sí, la generación perdida en medio de dos tan diferentes.. ) el afán de permanencia de los babyboomers y en el polo opuesto el desdén por la obra perdurable de los millenials.

Los primeros buscan poner sus nombres a las calles, a edificios, escriben libros o donan fortunas a fundaciones de reconocimiento universal .. pero hay un hecho innegable, si esta es la manera de responder a sus anhelos, antes han tenido que ganar mucho dinero y notoriedad social para alcanzarlos. Y todo ello sin mucha garantía de éxito: cierto que nuestras ciudades están llenas de calles con nombres de personas que nadie parece saber quiénes son o de edificios que acaban siendo conocidos por “apodos” o “diminutivos”.

Los segundos, de manera más asequible, universal y probablemente democrática, escriben un “Blog” y lo llenan de seguidores o persiguen colgar un video viral en Youtube con el afán de ser inmortales al menos durante un corto espacio de tiempo ya que a los dos días nadie recordará sus nombres, su obra o sus “likes”…

¿dónde estará la respuesta a la inmortalidad? ¿será Google quien decida…?

[1] Baby boomer es un término usado para describir a las personas que nacieron durante el baby boom, que sucedió en algunos países anglosajones, en el período momentáneo y posterior a la Segunda Guerra Mundial, entre años 1946 y 1965.1 Tras la Segunda Guerra Mundial, varios países anglosajones— Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda— experimentaron un inusual repunte en las tasas de natalidad, fenómeno comúnmente denominado «baby boom». En esos países el término se utiliza también para denominar a esa generación. (Wikipedia)

[2] Generación Y, también conocida como Generación del Milenio, milenial o Milénica,1 2 3 es la cohorte demográfica que sigue a la Generación X. No hay fechas precisas respecto a cuando la Generación Y comienza y termina. Los comentaristas utilizan las fechas de nacimiento desde 1979 hasta 1999.

[3] Se denomina nativo digital u homo sapiens sapiens digital a todas aquellas personas que nacieron desde 1980 hasta la actualidad, cuando ya existía una tecnología digital bastante desarrollada y la cual estaba al alcance de muchos.1 Por otra parte, el término inmigrante digital se refiere a todos aquellos nacidos entre los años 1940 y 1980, ya que se considera que han sido espectadores y actores generalmente privilegiados del proceso de cambio tecnológico

Ilustración: Barrry Blitt via Vanity Fair

Aprendiendo a hacer cine

A principios de junio, en el fragor de los preparativos para las actividades estivales para mis hijos (ardua tarea por otro lado dado la extensión de las vacaciones escolares y el nivel de actividad que hay que proporcionar a los pequeños hoy en día –aunque.. ese no es el tema hoy-) me topé con esto:

Ya veis, en principio no parece muy original, se trata de una escuela de cine para jóvenes en Londres, lo que si es original es cómo lo hacen.

El taller es exactamente lo que presenta el video y los niños hacen una peli en 4 días: escriben el guión, preparan los escenarios, reparten los papeles, y ensayan su interpretación, graban con cámaras de verdad, experimentan con el sonido y con la luz, componen y cortan y después proyectan su obra y se sienten orgullosos del trabajo realizado.

Tengo que destacar que el programa es completo, los medios sencillos pero suficientes y el entusiasmo de la escuela da un resultado que sorprende. Los niños aprenden lo que hay detrás de una cámara, lo que hay que invertir para crear una historia, el poder que tienen sobre ella y también lo divertido que resulta dejar volar tu imaginación plasmándolo en una obra audiovisual!

La creación audiovisual se introdujo así en el resto de nuestras vacaciones, mi hija no ha parado de inventar historias, grabar con su i-pad y hacer montajes con una serie de aplicaciones “molonas” que ha encontrado y aprende a usar sola.

Todo esto me lleva a reflexionar sobre la poca formación que recibimos en nuestra etapa joven sobre la creación, lo poco que se nos enseña a canalizar nuestra imaginación y a utilizarla como vía de escape para comunicar lo que no somos capaces de comunicar de otra manera o para dejar salir esos miedos que nos causa la vida cuando no entendemos lo que nos rodea.

Hoy, desde muy pequeños, todos consumimos, devoramos sin parar obra audiovisual sin hacernos ninguna pregunta. A cualquier edad, las obras están ahí y las tomamos sin mas, pero lo cierto es que no sabemos nada ni de cómo se hace el cine, ni de cómo ha llegado hasta nuestra pantalla, ni el trabajo que implican, ni de qué ni quiénes nos lo han servido en bandeja de plata.

Si queremos que el futuro del cine incluya personas que respeten los derechos de autor, reconozcan el valor y el talento que se refleja en las obras, y entiendan la importancia del proceso creativo creo que es esencial enseñar a los pequeños a hacer cine. Si queremos que nuestro cine sobreviva, los pequeños tendrán que aprender y comprender de donde viene lo que ven, cómo se hace, las opciones infinitas que se les brinda en el mundo audiovisual y los muchos caminos que pueden tomar para expresar sus ideas, sueños o preocupaciones, y el esfuerzo que toda obra requiere. Solo así tendremos un futuro de creadores que sigan creyendo en el valor de lo que hacen, que no vale simplemente el poder grabar cualquier cosa de cualquier manera que lo que importa es que sea viral. Distinguirán una obra audiovisual de un simple golpe de suerte y sobrevivirá un reducto creativo en el que la calidad de la obra sea importante.

Esto, que a mi ya se me aparece esencial no parece contar en nuestro sistema educativo, apenas algunas escuelas ofrecen clases de interpretación o incluso he llegado a conocer algunas propuestas de clases extraescolares de cine no se si con demasiado éxito o divulgación.

Ya no se trata solo de interpretar (que también) se trata de proyectar, idear, planificar, adaptar recursos, imaginar, revisar y criticar los resultados, decidir lo que te gusta y te parece que encaja mejor en la historia que quieres contar y finalmente, de disfrutar del resultado. Como padres creo que debemos provocar un cambio en la relación de nuestros hijos con el cine, quizá así su futuro parezca un poco más halagüeño..

¿Alguien se anima a hacer algo parecido aquí? Yo me apunto!

¿De verdad no te importa lo que se haga con tus datos?

POST PHOTO

Desde hace tiempo venimos hablando, opinando y conociendo el mundo inabarcable que nos abre la tecnología para el análisis y utilización de todos nuestros datos. Esos datos ya se entienden en sentido muy amplio y exceden mucho ya de lo personal (DNI, teléfono, dirección postal o de IP o número de la Seguridad Social). La tecnología disponible explora dimensiones mucho más íntimas de nuestra vida, como deseos, problemas, enfermedades, amistades y enemistades, preferencias y anhelos, ambiciones, y desde luego nuestra localización casi de manera permanente.

Cuando, hace algunos años, empezaban todas estas cosas a pulular por nuestro espectro de información, algunos llegamos a pensar que eso podía tener muchas cosas positivas: “Podré saber donde están mis hijos al instante y controlar sus amistades”, “si me roban el coche lo encontraré en un plis” “ las mejores ofertas en la pizzería más cercana son mías ya!”… Sigue leyendo

IP Defenders – Una historia de Superhéroes

Foto Post

Pensando en el ámbito que protege o intenta proteger, con mayor o menor fortuna, nuestra maltraída Propiedad Intelectual y el nuevo entorno en el que ya, desde hace tiempo, intenta sobrevivir, se me ocurría que hoy defender la Propiedad Intelectual es tarea de superhéroes. Y hete aquí que me topo por casualidad con un foro del sector, en el que se describe a los departamentos legales de IP en las empresas, como los IP Defenders!! http://www.globalipexchange.co.uk/media/9212/35881.pdf

El planteamiento obvio es el que establece de qué manera los departamentos legales se plantean las alternativas empresariales para la defensa de sus marcas, patentes, creaciones, contenidos.. pero ahondando en el planteamiento lo que a mi me acuciaba era, no la defensa registral, legal, anti-copia, o antipiratería.., mi cabeza se iba más allá de lo obvio, y para este post no me apetecía centrarme en el análisis de la manera de defender la parte “Propiedad” del binomio, y me tentaba ocuparme de la parte “Intelectual” del mismo. Sigue leyendo

Creatividad legal vs. Legalidad creativa

Cuevas de Altamira

Fotografia Pedro Colmenero CC

Hace ya algunas semanas que vengo dándole vueltas a esta dicotomía tan simpática. Pensando en el contexto que hoy nos acompaña en el mundo de la creación y la innovación no puedo evitar preguntarme hacia dónde vamos en el entorno jurídico que rodea toda actividad creativa.

La creación es un concepto muy antiguo. Me gusta pensar que probablemente sea tan antiguo como la propia humanidad.

Sin embargo la “creatividad legal” (entendiendo como la creación desarrollada en un entorno jurídico definido), después de distintos avatares derivados de la popularización de la imprenta data de la Inglaterra del año 1710 cuando la reina Ana promulgó lo que se conoce como el Statute of Anne: An Act for the Encouragement of Learning, by vesting the Copies of Printed Books in the Authors or purchasers of such Copies, during the Times therein mentioned . Sigue leyendo