La gran noche del cine ya esta aquí, ¡NO apaguen sus móviles!..

Cabecera-01

Esta madrugada se celebrará la 88ª Edición de los premios #Oscars entregados por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos. Lejos queda ya aquella primavera de 1929  y aquella primera ceremonia en un  hotel con menos de 300 invitados.

Hoy en día la ceremonia de entrega de los galardones es mucho más que un evento de cine, ya que supone la mejor plataforma de promoción de la industria de Hollywood y es una de las retransmisiones televisivas más seguidas en todo el mundo, pero no solo de TV vive el espectador. Apuestas online,  videostreaming en directo, videojuegos multiplataforma, experiencias complementarias en las llamadas “second screens” con canales exclusivos para los fanáticos de la gala, concursos, sorteos, juegos para beber durante la gala, gráficos interactivos, tablas e infografías y un sinfín de contenidos adicionales aseguran un entretenimiento completo mucho antes de que se inicie la ceremonia.

Sigue leyendo

La parodia es nuestra. La caricatura como motor de engagement.

3602104961_e8896021f8_o

La parodia de algo le da importancia, significa que está de moda, en boca de todos. Es suficientemente genuino para que se le extraiga la hipérbole. En un primer momento se puede considerar que lo ridiculiza pero también lo ensalza y lo destaca. Por eso cada vez más marcas van a intentar controlar la campaña y sus parodias.

Sigue leyendo

Con la SALUD sí se juega

Oral_Roberts_University_fitbit_c10-0-630-362_s885x516

Siempre que sea en el buen sentido del verbo jugar.

Así lo dejaba reflejado hace casi dos años, con mi primer post en este blog (Mi vida está gamificada) en el que enunciaba diferentes posibilidades aplicables al día a día con la tecnología wearables.

He tardado dos años, pero ya tengo una pulsera, que no me quito y donde compruebo a diario mi evolución, siendo la monitorización del sueño algo que me fascina, aunque el objetivo de la adquisición ha sido la necesidad de medir y hacer más ejercicio. Ahora estoy enganchado y la razón de que me haya convertido en prescriptor de marca ha sido, entre otras cosas,  la posibilidad de retar a mis amigos para  ver quien alcanza antes los diferentes objetivos que existen, y conseguir así, el aclamado badge o medalla. Una práctica muy efectiva de fomentar mis prácticas saludables y mejorar día a día.

Pero que yo esté en buena forma, no es un tema relevante para nadie. Y simplemente, porque ya no estoy en la universidad. Me explico. Sigue leyendo

El toro, el burro y la oveja: narrativa transmedia e identidad nacional.

toro burro oveja

Seguro que habéis observado pegatinas de estos simpáticos animalejos adornando el trasero de muchos coches ibéricos. Desde que las matrículas solo indican una pertenencia genérica a este lugar geopolítico por donde transitamos, se impone esta seña de identidad automovilística. Iconos de nuevo cuño, simples, eficaces y menos “rotundos” que las banderas: el burro identifica a lo catalán-catalán, una oveja latxa lo vasco-vasco y el toro (antes portador de publicidad “Osborne, es cosa de hombres”) identifica las esencias de lo español-español. Hay muchos tipos de nacionalismo, ni mejores ni peores unos que otros…. Todo un párrafo para explicar un tercio del título del post que solo es un enganche retórico, un cebo, para lo que se quiere contar ahora. Sigue leyendo

Notoriedad y engagement

Notoriedad y engagement inclinan la balanza del consumo

Notoriedad y engagement inclinan la balanza del consumo

Siempre que hablamos de objetivos del branded content hay dos términos que no faltan en la mente del anunciante y de todos los actores que nos dedicamos al desarrollo de esta estrategia de marketing de contenidos: notoriedad y engagement.

La notoriedad es uno de los objetivos que persigue cualquier estrategia de marketing, sea del tipo que sea, y lo que se obtiene a cambio de ella es que los usuarios conozcan y reconozcan tu marca o tu producto. Sigue leyendo

Sustituyamos las escuelas por videojuegos

playstation

Después de un duro día de colegio o de instituto, el niño o el adolescente que perfectamente podrían protagonizar esta historia solo tiene un deseo: lanzar su mochila al suelo y encender su Playstation. Mientras camina de vuelta a casa va decidiendo a qué juego jugará hoy. Lleva dos semanas jugando al de disparos y le apetece cambiar, y su juego de aventuras favorito ya se lo ha pasado tres veces en la dificultad máxima. Pero cuando por fin este chaval se decide por el juego de fútbol, recuerda la norma que le han impuesto sus padres: nada de consolas hasta que no termine los deberes. ¡Y la de deberes que tiene para el día siguiente!

No es un secreto para nadie que los jóvenes aborrecen las clases y adoran jugar. Tampoco es un secreto que los llamados “juegos educativos”, ese intento de híbrido entre el conocimiento impartido en las aulas y  los videojuegos, no ha podido competir con los FIFA, los Call of Duty, los Uncharted y los Assasins Creed. Pero si no han funcionado es porque estos “juegos educativos” están mal planteados, porque me atrevo a decir que no existe un medio mejor que el videojuego para sustituir a las escuelas en el futuro, y me atrevo a decirlo en base a estas tres claves:

Sigue leyendo

“The Killer Inside Me”, una de cachiporrazos

24955751776_e0bc2f0701_o
Fotografía de la manifestación a favor de la libertad de los titiriteros detenidos en Madrid. Imagen de Galiza Contrainfo bajo licencia Creative Commons

Aki Kaurismäki y los posts de actualidad
En unas declaraciones a una revista de crítica cinematográfica, el finlandés Aki Kaurismäki decía que no iba a los estrenos cinematográficos y que, en realidad, no veía ninguna película reciente (término que para él abarca varias décadas). Dicho así parece una boutade, pero lo cierto es que una vez expuesto su criterio no resulta tan absurdo.
Kaurismäki señala que, si una película aguanta el paso del tiempo, probablemente debe tener algo de interés y si no, no. Gracias a este curioso criterio de selección evita perder tiempo viendo obras intrascendentes, olvidables o, simplemente, mediocres. (¿Cuántos films galardonados y ensalzados por el público y la crítica del momento se han marchitado con el paso del tiempo, demostrando que su éxito era más fruto de las circunstancias que de la valía de la obra?) Sigue leyendo

¿Qué hemos hecho ante la piratería?

Rail Piracy by Pascal

El otro día tuve con mis alumnos un interesante debate sobre la piratería. El debate empezó imaginándonos la piratería en otras indústrias. Cierra los ojos y piensa que pudieras ponerte lo que quisieras. Que pudieras comer lo que quisieras. Llevar el coche que quisieras. ¿Consumirías lo mismo? ¿Eligirías lo mismo que hoy compras? En la época del big data, ¿qué aprendemos de la piratería? ¿Qué reacciones ha tenido la industria del audiovisual ante ella? Todos sabemos que hay profesionales que consultan el top ten de la piratería de su país. En USA hay la creencia que si pirateas en streaming, el FBI no se presenta en tu casa porque no descargas el contenido. En otros países, como algunos de  América del Sur, es más frecuente que personas de todas las edades compren el DVD pirata.

El principal motivo para piratear en Europa, según los encuestados, es el no poder permitirse pagar por todo el contenido que se desea ver. Cada año suben los minutos por día dedicados al consumo del audiovisual. El hábito, el deseo, la costumbre de ver películas y series existe. Parece ser que una de las quejas es que no ha habido durante bastante tiempo una oferta legal y asequible que ofrezca un buen catálogo. Lo que deciamos antes, si el dinero no fuera un problema, habría quién se subscribiria a todo. El último estudio de media de Ericsson destaca cómo en España ha bajado la piratería. En 2011, de un 32% de file sharing a un 14% en 2015. Otras formas de piratear (incluyendo streaming), del 29% en 2011 al 16% en 2015. Podemos hablar de las limitaciones del catálogo de Netflix en España, de cómo será la oferta en unos años cuando hayan recuperado los derechos de sus buques insignia de la fición, de la llegada del streaming de HBO, del trabajo de Filmin o de Wuaki, de la apuesta de Atresplayer, Yomvi, Mitele, rtve.es, entre otras. La cuestión es que los datos indican una bajada de la piratería (veremos si una tendencia en los próximos años) y una clara reacción por parte de la indústria. Esto tendrá consecuencias. Cada vez más, los grandes se guardarán para su distribución propia sus propias producciones. Habrá más presión sobre las adquisiciones internacionales por el catálogo restante. Es por ello que es de esperar que la producción propia local despegue para ofrecer originalidad y exclusividad. De ser ésto así, sería una promesa para una indústria que lleva mucho tiempo sufriendo.

Sigue leyendo

La televisión social mató al zapping

segunda pantalla

Caín mató a Abel, el hombre de Cromañón mató al último Neanderthal, el vídeo mató a las estrellas de la radio… y ahora esto.

Espero que el inicio de post más sangriento de la historia de este blog sirva para llamar la atención sobre una reflexión que me ronda la cabeza hace tiempo y que tiene que ver con los nuevos hábitos de consumo de televisión.

Aunque públicamente nos guste presumir de que consumimos series profundas como “Mad Men” o “Breaking Bad”, documentales como Making a murderer y programas culturales como This is Opera, lo cierto es que en nuestro fuero interno sabemos bien que al menos una vez por semana lo que nos mola es sentarnos en el sofá a ver alguna mamarrachada tróspida, abrir twitter y partirnos la caja leyendo y escribiendo burradas sobre el programa en cuestión.

Y ahora viene la pregunta clave de este artículo:

Sigue leyendo

Escuela de Youtubers (1ª Promoción)

Como cada año por estas fechas, aprovecho el inicio de la asignatura que imparto en la facultad para eso que dicen que se debe hacer con la gaseosa, pero que a mí me parece que se debe hacer en las aulas de la Universidad: experimentar. Experimentar y crear. Crear para innovar.

Y con esas, este curso lo vamos a dedicar a algo que a ellos les pone mucho: convertirse en un Youtuber. Les gusta por varias razones: creen que se van a forrar (como el Rubius), q se van a hartar de ligar (como el Rubius), que se harán tan famosos como para llorar en una entrevista con Risto Mejide (como el Rubius) y que, en fin, no tendrán que preocuparse de mucho más en esta vida que de plantar una webcam y contar lo primero que se les viene a la caraja (No como el Rubius).

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 18.25.09

Sigue leyendo