Así es ser guionista para marcas. Entrevista a Esther Paredes y Pep Bras.

Una de las cosas que más me gusta de trabajar en publicidad es que nunca dejas de aprender. Cada año es diferente, y eso supone una putada un reto para todos los profesionales del sector, independientemente de su especialidad.

Un reto que nos permite crecer aprendiendo cada día.
Un reto que nos obliga a reinventarnos, a formar nuevos equipos y a adaptarnos a las necesidades del mercado y los clientes. Así, empiezan a surgir esas figuras híbridas tan incomprendidas y necesarias para que todo esto de la publi evolucione. Que si un CM-periodista, que si un guionista-copy, que si…
Que sí, vale, que lo hemos entendido.

Primero, el sector publicitario puso a los productos y las marcas en el centro, y éstas, en la era de la bidireccionalidad, dejaron paso al consumidor o prosumidor, que ocupó durante unos años su lugar. E-L-C-E-N-T-R-O. Ahora, hemos trascendido las personas y también las marcas para dejar ese hueco a las historias. 

La vida va de historias,
Y la publi… pues también. Sigue leyendo

¡¡NIÑOS!! ¡¡A LAS CÁMARAS!!

Es probable que a estas alturas el mantra “los niños son los dueños del mando” haya quedado obsoleto frente al crecimiento exponencial de pantallas en nuestro entorno. Habrá que ver si en breve no ascienden a soberanos de las pantallas, sin necesidad de mando alguno, por pura imposición. Tras compartir algunas impresiones sobre los niños como espectadores y como actores, veamos qué producen los pequeños.

Los verdaderos innovadores audiovisuales están ya en la red. Es más que probable que los ganadores de Oscars a la mejor interpretación de dentro de 15 años ya estén colgando compulsivamente por las redes sociales sus primeras producciones. Por ejemplo en Musical.ly, una evolución del espejo del cuarto de baño o del pasillo frente al que bailábamos y cantábamos algunos de pequeños. Ahora ese espejo, les catapulta a la red y a las pantallas.

maxresdefaulthttps://www.youtube.com/watch?v=7CkCLC1FjrY Sigue leyendo

Reconocimiento de voz, ¿ciencia o ficción?

audio-wave

“Kit, te necesito”, era lo único que tenía que decir Michael Knight para salir de cualquier situación comprometida: su coche sabría hacer lo necesario para resolver el problema. Lo que igual no sabía Michael es que estaba usando comandos de voz, como los que hoy se incluyen en todos los dispositivos. En muchas ocasiones, exceptuando casos como el del detector de palabrotas de Demolition Man, cine y televisión vaticinan el rumbo de algunas tecnologías. En el caso del reconocimiento de voz, un gran número de películas han mostrado su uso en la interacción con máquinas, desde C3PO y su capacidad para hablar con fluidez más de seis millones de formas de comunicación hasta Samantha, el sistema operativo del que Joaquin Phoenix se enamora en Her.

La posibilidad de hablar con las máquinas se ha vuelto casi una obsesión tecnológica en los últimos años. Desde los rudimentarios comandos por voz de los primeros sistemas operativos, donde solo se podían usar palabras clave muy acotadas, hasta los actuales reconocedores integrados en los móviles, hemos evolucionado enormemente. Ya casi nos parece algo normal, ver a personas hablar con el móvil y no por el móvil.

Sigue leyendo

Hacia una sociedad ociosa

26936670174_b190eef416_o (1).jpg

Los campeones de la cadena trófica tenemos sofá o, al menos, un rinconcito donde guarecernos mirando a las musarañas hasta al siguiente esfuerzo. Piensen en la laboriosa hormiguita y en el perezoso león. En torno al 9000 AC se sitúa la fundación de Jericó, la primera ciudad de la que se tienen evidencias y aquello era el inicio de un imparable desarrollo del sedentarismo urbano, de la especialización y, al final, de la liberalización del ocio. El homo sapiens sacó tiempo al atardecer para convertirse en homo ludens (Huizinga, 1938) y, con el andar de los siglos, se convirtió en un verdadero homo videns (Sartori, 1997).

A pesar de la inevitable convergencia (Spence, 2012) y de la era del acceso (Rifkin, 2000) a Internet o de la era de la información (Castells, 2005), lo cierto es que es indudable que siguen existiendo fuertes diferencias sobre el tiempo (cantidad) dedicado al ocio y sobre cómo (calidad) dedicamos nuestro tiempo ocioso entre unos y otros.

En este sentido, la incorporación de la mujer al mundo laboral supuso una revolución mayor que youtube y todo el video digital junto. La economía, la brecha digital y norte-sur, el paro, la conciliación de la vida laboral, el reparto de las tareas domésticas, la edad de jubilación, el envejecimiento de la población, las migraciones, el clima, la cultura, la religión y, por supuesto las políticas nos abocan a un empleo del ocio muy heterogéneo. Tan heterogéneo que el anciano concepto de Mass Media se está disolviendo a favor de micro-culturas nicho transnacionales e interconectadas (¿Cuántos espectadores/ consumidores/ clientes hacen falta para que un producto sea masivo? ¿Habrá éxitos realmente masivos en el futuro capaces de sumar mercados tan dispares como lo son la India o Nigeria?).

Probablemente los hábitos de consumo se polaricen: el tejido de la industria del entretenimiento será capaz de ofertar un abanico más amplio bajo demanda, una carta más amplia y diferenciada, y la existencia de mercados internacionales con convergencia idiomática y la tendencia a costes marginales de reproducción/ copia nulos (Rifkin, 2014) afianzaran esta economía de larga cola (Anderson, 2007).

Pero también veremos nuevos intentos de seducir mercados díscolos con centenas de millones de espectadores aún alejados de la órbita de Hollywood. Las costosísimas producciones  destinadas a copar las taquillas mundiales ya necesitan contar con la explotación internacional en sus cálculos sobre retorno de la inversión. En 2013 Pacific Rim (ambientación asiática) e Iron Man 3 (coproducción EEUU-China) consiguieron el hito de colarse entre las 10 más taquilleras del año en China. Algo histórico (ese mismo año allí, El Hobbit pasó desapercibido). En la India, que pronto será el país más poblado de la tierra, los gustos siguen impermeables a la producción occidental. Es cierto, sin embargo, que estar al final del top 100 en India aún significa tener un buen puñado de millones de espectadores. Pero también lo es que la maquinaría audiovisual india está en expansión y estrena en estos días Zee Mundo, canal bollywood doblado al español para el mercado latino.

Sin embargo, los factores citados arriba (economía, paro, etc) seguirán su propio curso alterando el factor de incidencia sobre el ocio contemporáneo. La presión por la competitividad industrial, por el ahorro de costes y por las ventajas competitivas es ya tradicional, incluso anterior a la Revolución Industrial. Pero, sin duda, el exponencial crecimiento de la computación e Internet han supuesto el inicio de toda una nueva era.

Estamos asistiendo al despliegue de flotas de taxis y autobuses autónomas casi mientras escribo este párrafo, en Australia una pizzería utiliza drones en lugar de repartidores de comida a domicilio, las mayores manufactureras del planeta abandonaron China hace años por países con mano de obra más barata (y ahora están volviendo al continente gracias a robots aún más baratos y al ahorro del transporte), e incluso los ejércitos modernos están siendo sustituidos por unidades autónomas robotizadas (Rifkin, 1995).

A la mejora incesante de la maquinaria, también hay que sumar el implacable e imparable desarrollo de los complejos algoritmos de la Inteligencia Artificial, y de las ignotas capacidades de la Impresión 3D (Ford, 2016). Con una actividad económica nada incentivada para mantener su mano de obra contratada, con una población en constante crecimiento (entre enero y septiembre de 2016 somos casi 65 millones más en el planeta), y también con una población en rápido envejecimiento en todo occidente (y alarmantemente en China) se otea un horizonte potencialmente rupturista con los usos actuales.

Y aquí empieza el lío: hay quien defiende que hay que quitarle el trabajo a los mayores para dárselo a los jóvenes, hay quien quiere prohibir cualquier progreso tecnológico para frenar la erosión del empleo, hay quien profetiza tiempos dramáticos (se habla incluso de la Singularidad) y, por supuesto, hay quien no quiere mirar a medio/ largo plazo.

Comienza a abundar la literatura al respecto desde diferentes prismas y en defensa de diferentes posturas. Pero la voz dominante es unánime:

-Hay que acortar la jornada laboral (ventajas para el empleo, para el medio ambiente y, según dicen, sin desventajas en competitividad- Ferriss, 2012).

-A medida que la robotización y la Inteligencia Artificial avancen, será necesaria una renta básica universal. Esta teoría, que se puede traducir como democratización del estado de bienestar, ha estado frecuentemente vinculado a discursas progresistas, pero lo cierto es que está siendo abrazado por los economistas más conservadores desde Hayek como única alternativa para mantener la demanda/ consumo (Ford, 2016).

Sean o no estás las soluciones, sí parece incuestionable que el tiempo dedicado al ocio en las economías desarrolladas crecerá en los próximos años. El nivel de ingresos, y el reparto entre las diversas actividades está por ver.

Continuará.

Destapando los secretos “Tekis” de Mr. Robot

fsociety_2__1920x1080__by_kozmosindigo-d98e4ml

Seguramente hayas visto MR Robot y te ronde una pregunta en tu cabeza, ¿Son ciertas las técnicas de hackeo de Elliot en MR Robot?

Por lo que esta serie nos ha enganchado a miles de seguidores “Tekis” es por el enorme  realismo al ejecutar las tareas de Hacking que realiza Eliot, aunque algunas no son herramientas que existan tal cual, si son técnicamente posibles y el funcionamiento de muchas de ellas es idéntico a las que de verdad si existen.

En este articulo destriparemos algunas de ellas y os explicaré curiosidades sobre las mismas.

Sigue leyendo

Fashion Films: cuando la moda cobró movimiento. ¿Y volumen?

Esta semana he tenido sesion intensiva de fashion films y – como suele pasar en estos casos –  he tenido tiempo más que de sobra para reflexionar entre rodaje y rodaje. Y, mientras veía como el fotógrafo pasaba su cámara del modo disparo a la ráfaga y la grabación, me venía a la mente cuánto ha cambiado el mundo de la moda con el boom del vídeo.

Sigue leyendo

Oda al Word!

ODA AL WORD.pngOda al word

Hoy he visto la luz! El Word es una herramienta subestimada, poco valorada, llena de un potencial otrora solo a la vista de los más innovadores. Oh Word! No sé cuan difícil habrá sido este camino de silencio y soledad. No quiero imaginar mi querido amigo lo deprimente de tu viaje vital por cavernosos y oscuros laberintos de ingratitud y menoscabo. Siempre pensé que eras un simple editor barra procesador de texto, avanzado para tu época, sí; pero un simple software dentro de un paquete de ofimática.

Sigue leyendo

Entrevista a Elena Neira: la televisión después de Netflix y Amazon

elena

Ya os lo adelantaba Eduardo Prádanos hace unos días, el día 29 de septiembre se celebra en Madrid el New Vídeo Congressel primer congreso sobre nuevas tendencias de la industria audiovisual, un congreso dirigido a creadores, productores, plataformas y profesionales del marketing en el que se abordarán las nuevas y últimas tendencias de la industria audiovisual, los nuevos formatos de grabación y distribución de contenidos.

Innovación Audiovisual se “cuela” en este evento, algo que no me estraña porque empezamos a ser seria referencia en el mundo de la innovación, y nos hacemos con un bloque de intervenciones que abrírá Elena Neira, me dará paso a que a su vez daré paso a Jaime Estévez.
Sigue leyendo

Por tu vídeo MA-TO

shutterstock_324802256

Las redes sociales quieren vídeos. Los últimos cambios de Facebook, Twitter e Instagram buscan fomentar la subida de vídeo por encima de cualquier otro formato. Ni enlaces, ni texto, ni imágenes ¿Pero queremos los usuarios consumir tanto vídeo? ¿O nos quieren hacer creer que nos encanta todo en vídeo porque es un formato mucho más atractivo para la publicidad? Claramente prefiero ver un vídeo de La Voz que leer una crónica sobre el programa, pero no sé si quiero un vídeo de un analista político hablando del debate de investidura… creo que prefiero leer su crónica.

Facebook ordena los contenidos que muestra en función del gusto del usuario, pero prima los vídeos por encima del resto de formatos y muy especialmente los vídeos en directo. El alcance que obtiene Facebook Live es tan deseable que medios y usuarios tenemos la tentación de hacer vídeos en directo de cualquier cosa solo para conseguir llegar a más gente. Esto ya le ha ocurrido al New York Times y lo ha reconocido en este texto su Defensora del Lector que afirma que han hecho demasiados vídeos en directo de baja calidad o sin interés. “El mundo ya tiene un exceso de vídeos malos”, dice.

Sigue leyendo

Apúntate al 10º Foro Innovación Audiovisual en New Video: el congreso nuevos formatos de grabación y distribución de contenidos audiovisuales

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-8-59-26

Puedes registrarte aquí.

Código del 40% de descuento especial por ser lector de Innovación Audiovisual: IA40

El próximo 29 de septiembre se celebra en el Palacio de la Prensa de Madrid el primer congreso sobre nuevas tendencias de la industria audiovisual de la mano de New Vídeo Congress, un congreso dirigido a profesionales del marketing en el que se abordarán las nuevas y últimas tendencias de la industria audiovisual, los nuevos formatos de grabación y distribución de contenidos.

Como ya hicimos en FICOD, nuestros Foros de vez en cuando tienen cobijo dentro de eventos muy punteros del sector. Y eso vuelve a suceder en esta ocasión, donde Innovación Audiovisual estará presente con las ponencias de Jaime Estévez, Elena Neira y Jaime López-Amor.

En este blog continuamente reflexionamos sobre el ingente cambio en la forma de consumir el contenido audiovisual. YouTube, Facebook Video, Vine, Snapchat, Instagram Stories o Periscope, son actualmente una realidad y se han instaurado para cambiar la industria audiovisual.

Este cambio también ha producido que las nuevas generaciones decidan qué quieren ver, dónde y cómo. Ya no se guían por las parrillas televisivas, y la televisión convencional ha tenido que adaptarse. Sigue leyendo