Si el contenido es el Rey y el contexto es Dios, la experiencia es la Reina

reina

Desde que Bill Gates publicara en enero de 1996 el célebre artículo “El contenido es el rey” han pasado más de 20 años y este mantra que tanto nos ha taladrado en cientos de ponencias sigue estando vigente. Lo curioso es que de esto se diera cuenta un tipo que se ha convertido en la mayor fortuna del mundo (con permiso de Amancio Ortega) creando aparatos y tecleando 1 y 0. En estos años no solo se ha cumplido esta predicción suya (entre muchas de las que hizo), sino que nos hemos encontrado un crecimiento exponencial de los contenidos gracias a la globalización, la consolidación de Internet y, por supuesto, la aparición de los smartphones y todas esas maquinitas que que cada día usamos para escribir, fotografiar, captar vídeo o audio o un sinfín de acciones.

Sigue leyendo

FIEBRE DE CONTENIDOS O CONTENIDOS CON FIEBRE

“Te tragarás la colección de cassettes, de Las San-gri-Las o de Las Ronettes”, así canta la letra de los accidentados Siniestro Total en su título “Bailaré sobre tu tumba”. Desconozco la razón por la que aparece la referencia a estas bandas femeninas icono de los 60´s, lo cierto es que con el tiempo todos nos hemos tenido que tragar nuestras colecciones de cassettes.

Ya nadie se acuerda de las cassettes, su desaparición ha sido menos nombrada, rememorada, “o añorada” que la del vinilo o el CD, el primero porque curiosamente está viendo un sorprendente resurgir, con crecimientos en ventas de 2 dígitos. Tras su casi desaparición actualmente las ventas de vinilos superan los ingresos por las ventas de albumes en descarga digital y con multitud de artistas que o bien por motivos nostálgicos, por esnobismo, o diferenciación, están presentando sus nuevos lanzamientos con cuidadas y exclusivas ediciones en vinilo. Quizá esto es otra expresión del relato transmediático que hoy se impone en la industria musical. Si bien esta es otra cuestión.

5614370937_20f8dfa4d3_z

Sigue leyendo

Una marca, un medio de comunicación.

 

El tomavistas, tecnología paleolítica al alcance de las personas

El tomavistas, una de las primeras tecnologías audiovisuales al alcance de las personas

Recuerdo cuando era pequeño como mi padre nos grababa con el tomavistas, una cámara muy peculiar que grababa imágenes con un color muy dudoso en formato cine, película que tenía que llevar a una tienda para revelar, ya que él no era un profesional del audiovisual. Al llegar a casa con el revelado, teníamos que disponer de un proyector y una pantalla (o una pared blanca, o una sábana) para poder disfrutar de esas imágenes que había grabado, toda una experiencia en el espacio y en el tiempo, ya que el recorrido desde que se grababa el primer plano al último hasta gastar el rollo de película, sumado al tiempo de revelado hasta llegar al de proyección, podía ser de meses.

Sigue leyendo

Así es ser guionista para marcas. Entrevista a Esther Paredes y Pep Bras.

Una de las cosas que más me gusta de trabajar en publicidad es que nunca dejas de aprender. Cada año es diferente, y eso supone una putada un reto para todos los profesionales del sector, independientemente de su especialidad.

Un reto que nos permite crecer aprendiendo cada día.
Un reto que nos obliga a reinventarnos, a formar nuevos equipos y a adaptarnos a las necesidades del mercado y los clientes. Así, empiezan a surgir esas figuras híbridas tan incomprendidas y necesarias para que todo esto de la publi evolucione. Que si un CM-periodista, que si un guionista-copy, que si…
Que sí, vale, que lo hemos entendido.

Primero, el sector publicitario puso a los productos y las marcas en el centro, y éstas, en la era de la bidireccionalidad, dejaron paso al consumidor o prosumidor, que ocupó durante unos años su lugar. E-L-C-E-N-T-R-O. Ahora, hemos trascendido las personas y también las marcas para dejar ese hueco a las historias. 

La vida va de historias,
Y la publi… pues también. Sigue leyendo

Oda al Word!

ODA AL WORD.pngOda al word

Hoy he visto la luz! El Word es una herramienta subestimada, poco valorada, llena de un potencial otrora solo a la vista de los más innovadores. Oh Word! No sé cuan difícil habrá sido este camino de silencio y soledad. No quiero imaginar mi querido amigo lo deprimente de tu viaje vital por cavernosos y oscuros laberintos de ingratitud y menoscabo. Siempre pensé que eras un simple editor barra procesador de texto, avanzado para tu época, sí; pero un simple software dentro de un paquete de ofimática.

Sigue leyendo

Por tu vídeo MA-TO

shutterstock_324802256

Las redes sociales quieren vídeos. Los últimos cambios de Facebook, Twitter e Instagram buscan fomentar la subida de vídeo por encima de cualquier otro formato. Ni enlaces, ni texto, ni imágenes ¿Pero queremos los usuarios consumir tanto vídeo? ¿O nos quieren hacer creer que nos encanta todo en vídeo porque es un formato mucho más atractivo para la publicidad? Claramente prefiero ver un vídeo de La Voz que leer una crónica sobre el programa, pero no sé si quiero un vídeo de un analista político hablando del debate de investidura… creo que prefiero leer su crónica.

Facebook ordena los contenidos que muestra en función del gusto del usuario, pero prima los vídeos por encima del resto de formatos y muy especialmente los vídeos en directo. El alcance que obtiene Facebook Live es tan deseable que medios y usuarios tenemos la tentación de hacer vídeos en directo de cualquier cosa solo para conseguir llegar a más gente. Esto ya le ha ocurrido al New York Times y lo ha reconocido en este texto su Defensora del Lector que afirma que han hecho demasiados vídeos en directo de baja calidad o sin interés. “El mundo ya tiene un exceso de vídeos malos”, dice.

Sigue leyendo

El Cerebro en la Prometedora Era Digital

Recuerdo esa primera vez que pude volar al Sudeste asiático. Recuerdo muy vívidamente mi llegada a la ciudad de Kuala Lumpur en lo que iba a ser una escala de tan solo unas horas en dicha ciudad, en mi camino hacia Oceanía. El primer impacto al descender del avión en su aproximación aerea fue ver a través de la ventanilla cómo sobrevolábamos un manto selvático muy verde en medio del cual se abrían paso unos monolitos que simbolizan lo que, hoy por hoy, son las grandes urbes modernas. Mi emoción era intensa y mis manos sudaban sin saber yo porqué. Lo excitante de lo desconocido, cuando se afronta con ilusión, puede generar emociones y reacciones muy intensas en positivo.

Esas primeras veces que nos sumergimos en algo tan diferente suponen una impronta cerebral que perdura toda la vida. Los lugares que visitamos y experimentamos dejan grabada una huella emocional importante en nuestro cerebro. No en vano, son los tres primeros años de vida los más importantes para el desarrollo de la arquitectura cerebral. La memoria consciente aún no nos permite a esas edades acordarnos de muchas cosas. Los sentidos funcionan como inputs de lo que hay fuera desde que nacemos. Es por eso que la estimulación temprana es tan importante a esas cortas edades ya que esas experiencias nos preparan para abrirnos a sentir el mundo exterior. Un déficit en uno de los sentidos será compensado por los otros sentidos, los cuales se desarrollarán más de lo normal. Tenemos cinco sentidos empíricos o medibles. Aun con todo, sentimos más que eso, siendo el todo combinado más que la suma de cada uno de ellos.

Sigue leyendo

La lectura en los tiempos del móvil e Internet; cambios y desasosiegos.

Es costumbre iniciar el post con un breve resumen del contenido con dos objetivos: espantar al lector desinteresado en el tema y/o dejarle con la sensación de haberlo leído completamente sin pasar del abstract; y es que la cosa va de lectura, de los cambios de hábitos; de los cambios de formatos, papel, ebook; del imperio del móvil en comunicación, información, entretenimiento y relación social; del exceso de contenidos de todo tipo que tenemos que procesar; y del aumento de demanda del contenido audiovisual frente al texto. No va de autores, ni de industria editorial o de piratería.

leer en el baño Travolta pulp F

Si has pasado del resumen al contenido del post puede que haya sido animado por esta simpática foto de Vincent Vega leyendo “Modesty Blaise” en el baño, Mr. John Travolta en Pulp Fiction. Sí, y por empezar en modo escatológico, ya no se lee en el baño, o se lee poco.  No hace mucho, si no querías acabar leyendo el etiquetado de los envases de champú o gel, había que agenciarse revistas (no entremos en temáticas), cómics o libros. No, ahora vamos al baño con el móvil o la Tablet para el “momento All-Bran” y nos dedicamos a revisar mails, actualizar estados o darle al “me gusta”; no puedo afirmar (no tengo datos) que también se use el móvil en este reducto de privacidad para leer post atrasados de Innovación Audiovisual, por ejemplo.

Este cambio en los hábitos de lectura se ha trasladado al Metro, al autobús, al parque, a la tumbona y hasta al dormitorio; confiesa ¿desde cuándo no hay un libro en tu mesilla? ¿Desde cuándo no abres el ebook antes de dormir? Sigue leyendo

Quiero que Pokémon vuelva a ser un juego elegante

game-boy-pokemon-juego-elegante

Todo empezó hace un par de meses. Debido al 20 aniversario del lanzamiento de los juegos de Pokémon originales (Pokémon Rojo/Azul) Nintendo relanzó estos juegos para su Nintendo 3DS en formato descargable. Por una parte me apetecía muchísimo jugarlos de nuevo y revivir la aventura que viví cuando era un niño, pero por otra parte no os podéis imaginar la pereza que me daba volver a jugar a un juego con las limitaciones de un cartucho de la GameBoy ¿Pantalla en blanco y negro? ¿Música Chiptune? ¿Gráficos que se repiten en todas las ciudades? ¡Incluso había algunos Pokémon cuyo sprite (o dibujito) no coincidía con su forma cuando los tenías en tu equipo! Aun así la nostalgia pudo conmigo y me puse a jugar. No solo fue una experiencia increíblemente enriquecedora (mi capacidad de análisis no es la misma ahora que con 10 años), sino que me di cuenta de que todo lo que se ha hecho con Pokémon desde las primeras entregas está mal. Yo lo siento mucho por los fans actuales, pero quiero que Pokémon vuelva a ser un juego elegante. Sigue leyendo

Ventanas rotas en Internet

giphy

Hay una teoría que me gusta mucho: la teoría de las ventanas rotas que fue por el profesor Philip Zimbardo en 1969 en la Universidad de Stanford pero ¿de qué trataba?

Abandonar un coche exactamente igual en dos barrios de un mismo país pero contrarios en condiciones, calidad de vida y clases sociales. Por un lado, se abandonó en el barrio del Bronx (Nueva York) y por otro lado en Palo Alto (California). El objetivo estaba claro: ver qué ocurriría. Sigue leyendo