Palabra de adolescente: Instagram killed the Snapchat star

5598451556_38258e3f59_o

Solo lo padecemos de verdad quienes tenemos hijos en “edad”: la chicharra insoportable del altavoz del móvil, sea una canción, un vídeo o un audio de whatsapp. Un sonido infernal que aparece de repente, al fondo del pasillo, a tu lado en el sofá, o detrás de la puerta del baño. Una emisión imposible que siempre viene acompañada de una imagen, tal vez la que mejor representa al ser humano de este principio de siglo: la de un adolescente bailando los pulgares sobre la pantalla de su teléfono a treinta centímetros de sus ojos.

El universo entero se concentra en esas pocas pulgadas de pantalla. Una mirilla de ida y vuelta, donde asomarse al alma ajena y esperar a que los demás acaricien la tuya, también con el pulgar, pero esta vez, firme y hacia arriba. Una religión que tiene sus ritos y sus liturgias y cuyos templos para los que tienen menos de quince años conocemos todos: Snapchat e Instagram. De Facebook y Twitter ni hablamos. El correo electrónico, ni está ni se le espera. Es en estos espacios virtuales donde sucede todo. Y los que crecimos en el mundo analógico llenamos páginas y páginas analizándolos, repasando estudios y estadísticas, buscando razones y monetizaciones, preguntándonos por qué son capaces de reunir a tantos nuevos (y jóvenes) feligreses año a año y, al instante, crear tanto fervor.

He logrado despegar los pulgares de una adolescente primeriza de la pantallita y preguntarle por qué a ella, lejos de cualquier interferencia adulta. Así, de paso, he acallado de una vez la chicharra diabólica del altavoz de su móvil.

Sigue leyendo

La burbuja transmedia

Tres escenas de una farsa.

26613360564_10bc8a1905_o

Hace dos años escribí –basado en hechos estrictamente reales–, sobre el estupor que causaba en los despachos de productoras y cadenas de televisión la palabra “transmedia”. Pues bien, he de reconocer que las cosas han cambiado. Y han cambiado mucho. El estupor ha dado paso a un gran alborozo al pronunciar —y escuchar– la palabra de moda en el mundo audiovisual. “Transmedia” viste, suena bien, da importancia, sus acciones cotizan al alza, suben como la espuma. Estamos ante la burbuja del transmedia en un fenómeno similar al inmobiliario o, mejor, al de las puntocom: nadie sabe lo que es, pero todo el mundo quiere una.

Sigue leyendo

La Narrativa Digital no existe. ¿O sí? (Una tesis en tres asuntos)

19316711399_7e1e564daf_o

Alguien tiene que hacerlo. Alguien tiene que sentar de una vez las bases de la Narrativa Digital. Una Narrativa que, sobre el papel, se presenta atomizada, dispersa en decenas de propuestas narrativas independientes —y complementarias— alrededor de un gran relato central, pero articuladas, la mayor parte de las veces, con la caligrafía de la narrativa tradicional. Un conjunto de relatos paralelos (“transmedia”, lo llaman por ahí) que añaden sumandos a la “historia” pero cuyo resultado final (otros lo llaman “universo narrativo”), aún no sabemos explicar.

Alguien tiene que definir eso que hacemos hoy en día cuando contamos una historia de la mano de la tecnología. Alguien tiene que decir qué es la Narrativa Digital.

Sigue leyendo

Born to be (Jordi) Wild

Así es y así trabaja un youtuber.

Primero, las presentaciones. Jordi Wild, youtuber, más de 2’5 millones de suscriptores en su canal, 292 millones de visualizaciones de su vídeos a fecha de hoy, uno de los youtubers que más ha crecido en seguimiento en el último año.

Una estrella.

Sí, una estrella. Una estrella transmedia: que tiene su propio canal de televisión, que hace publicidad, que pincha música en fiestas privadas para sus fans y que llena pabellones. Eso es lo que ha sucedido recientemente en el Club Media Fest, celebrado en Chile y Argentina, donde Jordi Wild fue invitado junto a otros youtubers españoles como Rubius, Mangel, Vegetta o Willyrex. Una gira con fans entregados, asedio a las puertas del hotel, firma de autógrafos y baños de masas. No hablamos de unos pocos cientos, hablamos de varios miles. ¿Podríamos imaginarnos a Jorge Javier Vázquez, Arturo Valls o a Matias Prats, estrellas mediáticas también, desempeñando ese papel?

Desde hace unos meses estoy trabajando con Jordi Wild en uno de sus proyectos paralelos y he hablado con él para conocer cómo es el mundo de un youtuber: cómo es su forma de trabajar, sus estrategias, sus expectativas y, sobretodo, cuál es su papel en el tablero de juego de la creación de contenidos.

Sigue leyendo

Una novela transmedia, un big data casero y un vídeo censurado en Facebook.

Aunque lo parezca, esto no es el título de un capítulo de La que se avecina. Es la historia de cómo levantar “con estas manitas” un proyecto transmedia con la única herramienta de la intuición. Pero antes de empezar, os invito a ver este vídeo. Son sólo 24 segundos, lo prometo.

Este book-trailer es el punto de partida de “Círculos”, la novela que el guionista de cine y tv, Manuel Ríos San Martín (@fantasma), poco convencido de las ofertas que le hacían las editoriales para publicarla, decidió auto editarse y empezar a vivir una experiencia que le ha llevado a un punto que nunca imaginó.

Sigue leyendo

Es transmedia y Putin lo sabe

2170452535_0c123b40a8_o

¿Putin en la portada de Innovación Audiovisual? (wtf!) Todo tiene una explicación… Espero.

El pasado 7 de diciembre, El País publicó un artículo con el título “La guerra híbrida del siglo XXI”. En él se trata de definir un nuevo tipo de guerra hasta ahora desconocido que, según el artículo, “se trata de una fusión de soldados con y sin uniforme, paramilitares, tácticas terroristas, ciber defensa, narco conexiones, insurgencia urbana y fusiles AK-47”. Una suerte de estrategia donde se dan “una combinación de medios e instrumentos, de lo previsible y lo imprevisible”; en la que “no hay una distinción real entre guerra y paz”.

El artículo habla del terrible conflicto de Ucrania y la manera en que se está llevando a cabo que, según lo definen desde el Real Instituto Elcano, no es otra cosa que “La guerra de Putin”.

No es por frivolizar, ni mucho menos. Tampoco por ver pasar a Vladimir por este blog. Es la referencia a cómo está formateada la realidad lo que nos conecta, de forma casual, con la narrativa digital. Porque, si en esta descripción de “La guerra de Putin” prescindiéramos del carácter bélico y siniestro, ¿no estaríamos hablando de lo que se conoce como transmedia?

Sigue leyendo

¿Y qué piensan de todo esto los creadores de contenidos? El autor frente a series.ly

chess En el informe de series.ly leo: “Series.ly propone establecer una plataforma de diálogo entre el consumidor, la industria y la administración para desarrollar modelos de futuro que respondan a los retos actuales…”. Y más adelante: “La manera de acabar con el consumo de contenidos sin derechos de propiedad o distribución es desarrollando herramientas innovadoras, consolidando una oferta amplia, de calidad, fácil de consumir, con precios competitivos y una única ventana de distribución: la global”.

En ninguno de los dos párrafos se nombran a una figura que, se quiera o no, es un elemento igual de importante que los demás: el creador de contenidos.

No entiendo esta omisión ¿deliberada? Es como si al hablar de la industria de la producción y distribución de huevos, se hablara de las granjas, los transportistas, los envases, los supermercados, los compradores, pero se dejara de lado al que da sentido a todos ellos: el que pone el huevo. Pues bien, aquí no quiero hablar de industria, de gobiernos ni de multinacionales. Quiero hablar del que pone el huevo, es decir, el autor que, a pesar de las intensas campañas mediáticas de desprestigio que ha sufrido en los últimos años, sigue existiendo. Sigue leyendo

La tv no estaba muerta, estaba de parranda

9599433302_67c18d8a7c_o

La escena podría ser la siguiente.

Un grupo de personas se reúne en un salón que preside un gran objeto cubierto con una sábana. Hay excitación, nervios. Es algo que todos deseaban hacer desde hace tiempo y por fin ha llegado el momento. Se acomodan en el sofá, los sillones, el suelo. Cada uno escoge el lugar más cómodo, el que solía elegir antes para hacer lo que van hacer ahora. Hay cierto placer en la espera, el momento promete ser memorable. Cuando todo el mundo está listo, se hace un silencio nervioso. Alguien se acerca al gran objeto cubierto. Acerca su mano a la sábana y tira de ella. Las caras de todos los presentes se iluminan y abren bien los ojos para admirar lo que estaba escondido, eso por lo que se han reunido y cuya visión les produce una gran emoción: un televisor.

Sigue leyendo

Si dices transmedia tres veces, se te aparece el diablo

Cinco fenómenos que suceden cuando hablas de transmedia en el despacho de un productor de televisión.

3439950839_a757332a9c_b

No nos engañemos, somos una secta. No, esto no va de hacerse el interesante o de sentirse parte de un club secreto. Es más bien una tragedia. Una travesía en el desierto, la soledad del corredor de fondo… un montón de frases hechas para hablar de una realidad: la industria televisiva, ese espacio de audiencias masivas, plataforma posible donde hacer residir relatos más amplios que los que se agotan en su propia pantalla, está a otra cosa. ¿A qué? Ya lo sabemos. Y, desde luego, no es a abrir sus puertas a la narrativa digital.

Sigue leyendo

Deconstruye y vencerás

MarKNotari

Una patata, una cebolla, huevos, aceite, sal. Pelamos la patata, la cortamos en trozos, batimos el huevo… Espera, ¿no es éste el cuento de toda la vida sobre cómo hacer una tortilla de patata? No, hoy no. Estamos en 1993 y frente a los fogones, en lugar de estar nuestra abuela, está Ferrán Adriá.

Para empezar, Adriá coge ingrediente a ingrediente y empieza a contar la historia de cada uno de ellos por separado. Emancipados, la patata, la cebolla, los huevos, crecen y crecen, adquieren cada uno una personalidad insólita. Liberados de su destino gremial –la sartén-, tienen su propio relato. Cuando Adriá termina de elaborarlos, los va poniendo uno encima de otro, en capas, dentro de una copa de cóctel. El resultado es el pincho de tortilla más extraño de la historia. Ha nacido la tortilla deconstruída. Y con ella, la deconstrucción en la cocina. Pero oye, sabe igual que la tortilla que hace mi abuela. Sigue leyendo