Este mes de agosto se publicó un informe que, desde mi punto de vista, es un auténtico tsunami para la industria de la generación y distribución de contenidos. Pero, claro, agosto no es un mes para publicar informes, que los porcentajes de mercado combinan fatal con la crema protectora remezclada con arenilla fina.

El 20 de agosto, los señores comScore lanzaban esta información, como quien no quiere la cosa: las aplicaciones se han convertido en el formato líder de consumo de información en EEUU.
Excuse me? Are you talking to me? Pondremos como de costumbre la salvaguarda de que Estados Unidos no es España, que su perfil de usuario tiene particularidades que no tiene el español y que la penetración de sistemas operativos es diametralmente diferente al de España. Dicho esto, me sigue pareciendo un notición de padre y muy señor mío.

App_mobileOnly

Las aplicaciones copan un 88% de la consulta de información a través de teléfonos móviles, frente a un 12% de la navegación web, unas décimas superior al uso realizado desde una tableta. El tiempo invertido en el consumo de información a través de app ha crecido en un año un 52%, mientras que la consulta realizada a través de navegador móvil aumenta solo un 17%.

Si hacemos un poco de recapitulación de la evolución del consumo de contenido en Estados Unidos en los últimos 3 años nos encontramos con cambios increíblemente importantes, virajes de nuestras pautas que, dada la velocidad a la que están ocurriendo, no reciben por nuestra parte la atención que merecerían, pero que merecen por lo menos estos 3 “bullets points”

  • En 2012, el ordenador todavía era el dispositivo principal donde los usuarios consultaban la información. Sin embargo, los dispositivos móviles ya disputaban este reinado y el crecimiento en la adopción de tabletas pujaba por este liderazgo.
  • En 2013 EEUU alcanza la Convergencia, ese momento mágico en que los consumidores invierten el mismo tiempo accediendo a contenidos desde dispositivos móviles y desde ordenador. En este escenario, el acceso a la información desde el móvil se hacía mayoritariamente desde los navegadores.
  • Y llega el verano del 14, año cuando ComScore su informe, donde se señala un nuevo hito: el consumo de información pasa a realizarse mayoritariamente en los dispositivos móviles a través de aplicaciones, en lugar de desde navegadores.

Ya, pero todo esto de los yanquis, pensarán en un lógico arranque de españolismo. Cierto es, pero estos informes veraniegos deberían ser como bengalas indicativas que nos indican el camino a seguir.

Aplicaciones mobile only como Circa, NYT Now o Al Toque están demostrando que el periodismo en formato aplicación no es solo es factible, sino que tiene personalidad propia. El contenido sigue siendo el protagonista absoluto, pero el smartphone permite una serie de  opciones de optimización mobile que no existían en un formato más puramente desktop.  En el caso de Circa apenas son algunas mínimas funcionalidades, pero suficientes para demostrar un conocimiento del teléfono y una rentabilización de esta tecnología como permitir el seguimiento de una noticia y recibir notificaciones push en el teléfono cuando hay un artículo relacionado. Es tan solo un detalle del potencial,  un  mínimo primer paso, pero los dispositivos móviles poseen una potentísima tecnología que los generadores de contenidos pueden rentabilizar gracias al desarrollo de aplicaciones. No hay más que mirar la lista de los sensores que tiene un smartphone
Sensores_smartphone

 

Esta tecnología es todo un reto para los generadores de contenido, que pueden aportar una optimización  mobile en nuevos productos. ¿aplicación informativa que detecte automáticamente la temperatura en ese lugar y momento? ¿Información geolocalizada? ¿Noticias que aparecen al mover el giroscopio con fuerza?

Los informes veraniegos nos indican que el camino viene en formato aplicación y los fabricantes nos dejan la tecnología en bandeja. ¿No es el momento de lanzarse con el mobile only?

Imágenes: comScore y CCCB

@aormaechea