CELEBRANDO. Febrero mes de la Radio

Mis intervenciones en este blog hasta el momento, siempre han ido acompañadas en el cierre por una canción alusiva a la temática, que pudiera ilustrar el contenido y aportar lenguaje sonoro, el poder emocional de la música.

Hoy voy a invertir el orden y también el sentido de esto, voy a empezar por la canción. Voy a convertir el post en Transmedia, con permiso del autor. Probablemente el creador también pudo dedicar ésta canción a la Radio y coincida conmigo en lo intercambiable del mensaje.

Una forma bonita de hablar de radio. Mi homenaje a la Radio:

Sigue leyendo

¿Compartir es mejor que poseer?

“En EEUU existen aproximadamente unos 80 millones de taladros domésticos, cada uno de los cuales tiene un uso medio de unos 13 minutos a lo largo de su vida útil” Brian Chesky, CEO de AirBnb

De esta premisa nacen brillantes ideas de negocios como AirBnb que triunfan llegando a tener previsión de colaborar con Amadeus.

sharing-economy

Búsqueda de “Sharing economy” según Google Trends desde 2004 hasta hoy

En esta prehistoria de Internet asistimos al nacimiento de nuevos modelos de negocio, como la economía colaborativa, que nos cambian la manera de entender el consumo.
Sigue leyendo

Hacia una sociedad ociosa

26936670174_b190eef416_o (1).jpg

Los campeones de la cadena trófica tenemos sofá o, al menos, un rinconcito donde guarecernos mirando a las musarañas hasta al siguiente esfuerzo. Piensen en la laboriosa hormiguita y en el perezoso león. En torno al 9000 AC se sitúa la fundación de Jericó, la primera ciudad de la que se tienen evidencias y aquello era el inicio de un imparable desarrollo del sedentarismo urbano, de la especialización y, al final, de la liberalización del ocio. El homo sapiens sacó tiempo al atardecer para convertirse en homo ludens (Huizinga, 1938) y, con el andar de los siglos, se convirtió en un verdadero homo videns (Sartori, 1997).

A pesar de la inevitable convergencia (Spence, 2012) y de la era del acceso (Rifkin, 2000) a Internet o de la era de la información (Castells, 2005), lo cierto es que es indudable que siguen existiendo fuertes diferencias sobre el tiempo (cantidad) dedicado al ocio y sobre cómo (calidad) dedicamos nuestro tiempo ocioso entre unos y otros.

En este sentido, la incorporación de la mujer al mundo laboral supuso una revolución mayor que youtube y todo el video digital junto. La economía, la brecha digital y norte-sur, el paro, la conciliación de la vida laboral, el reparto de las tareas domésticas, la edad de jubilación, el envejecimiento de la población, las migraciones, el clima, la cultura, la religión y, por supuesto las políticas nos abocan a un empleo del ocio muy heterogéneo. Tan heterogéneo que el anciano concepto de Mass Media se está disolviendo a favor de micro-culturas nicho transnacionales e interconectadas (¿Cuántos espectadores/ consumidores/ clientes hacen falta para que un producto sea masivo? ¿Habrá éxitos realmente masivos en el futuro capaces de sumar mercados tan dispares como lo son la India o Nigeria?).

Probablemente los hábitos de consumo se polaricen: el tejido de la industria del entretenimiento será capaz de ofertar un abanico más amplio bajo demanda, una carta más amplia y diferenciada, y la existencia de mercados internacionales con convergencia idiomática y la tendencia a costes marginales de reproducción/ copia nulos (Rifkin, 2014) afianzaran esta economía de larga cola (Anderson, 2007).

Pero también veremos nuevos intentos de seducir mercados díscolos con centenas de millones de espectadores aún alejados de la órbita de Hollywood. Las costosísimas producciones  destinadas a copar las taquillas mundiales ya necesitan contar con la explotación internacional en sus cálculos sobre retorno de la inversión. En 2013 Pacific Rim (ambientación asiática) e Iron Man 3 (coproducción EEUU-China) consiguieron el hito de colarse entre las 10 más taquilleras del año en China. Algo histórico (ese mismo año allí, El Hobbit pasó desapercibido). En la India, que pronto será el país más poblado de la tierra, los gustos siguen impermeables a la producción occidental. Es cierto, sin embargo, que estar al final del top 100 en India aún significa tener un buen puñado de millones de espectadores. Pero también lo es que la maquinaría audiovisual india está en expansión y estrena en estos días Zee Mundo, canal bollywood doblado al español para el mercado latino.

Sin embargo, los factores citados arriba (economía, paro, etc) seguirán su propio curso alterando el factor de incidencia sobre el ocio contemporáneo. La presión por la competitividad industrial, por el ahorro de costes y por las ventajas competitivas es ya tradicional, incluso anterior a la Revolución Industrial. Pero, sin duda, el exponencial crecimiento de la computación e Internet han supuesto el inicio de toda una nueva era.

Estamos asistiendo al despliegue de flotas de taxis y autobuses autónomas casi mientras escribo este párrafo, en Australia una pizzería utiliza drones en lugar de repartidores de comida a domicilio, las mayores manufactureras del planeta abandonaron China hace años por países con mano de obra más barata (y ahora están volviendo al continente gracias a robots aún más baratos y al ahorro del transporte), e incluso los ejércitos modernos están siendo sustituidos por unidades autónomas robotizadas (Rifkin, 1995).

A la mejora incesante de la maquinaria, también hay que sumar el implacable e imparable desarrollo de los complejos algoritmos de la Inteligencia Artificial, y de las ignotas capacidades de la Impresión 3D (Ford, 2016). Con una actividad económica nada incentivada para mantener su mano de obra contratada, con una población en constante crecimiento (entre enero y septiembre de 2016 somos casi 65 millones más en el planeta), y también con una población en rápido envejecimiento en todo occidente (y alarmantemente en China) se otea un horizonte potencialmente rupturista con los usos actuales.

Y aquí empieza el lío: hay quien defiende que hay que quitarle el trabajo a los mayores para dárselo a los jóvenes, hay quien quiere prohibir cualquier progreso tecnológico para frenar la erosión del empleo, hay quien profetiza tiempos dramáticos (se habla incluso de la Singularidad) y, por supuesto, hay quien no quiere mirar a medio/ largo plazo.

Comienza a abundar la literatura al respecto desde diferentes prismas y en defensa de diferentes posturas. Pero la voz dominante es unánime:

-Hay que acortar la jornada laboral (ventajas para el empleo, para el medio ambiente y, según dicen, sin desventajas en competitividad- Ferriss, 2012).

-A medida que la robotización y la Inteligencia Artificial avancen, será necesaria una renta básica universal. Esta teoría, que se puede traducir como democratización del estado de bienestar, ha estado frecuentemente vinculado a discursas progresistas, pero lo cierto es que está siendo abrazado por los economistas más conservadores desde Hayek como única alternativa para mantener la demanda/ consumo (Ford, 2016).

Sean o no estás las soluciones, sí parece incuestionable que el tiempo dedicado al ocio en las economías desarrolladas crecerá en los próximos años. El nivel de ingresos, y el reparto entre las diversas actividades está por ver.

Continuará.

Digitalizar la universidad

la-upsa-03

Hace unos días, mientras me invitaron unos antiguos alumnos a participar en la próxima celebración de los 10 años de su promoción, me hacía dos preguntas. La primera es previsible: ¡cómo podía haber pasado el tiempo tan rápido! La segunda, era ¿a qué se estarán dedicando cada uno de ellos y cada uno de los alumnos que han pasado por las aulas de mi querida Facultad de Comunicación de ‘Universidad Pontificia de Salamanca’ en estos 22 años que cumpliré como profesor en poco más de un mes (glup!).

Yo, que mantengo contacto con cientos de alumnos a los que di clase en algún momento, puedo tener una ligera idea, nunca una foto precisa. Pero… ¿qué hay de aquellos con los que no tengo contacto? Y, lo que es más importante. ¿Qué sabe mi universidad, como organización, sobre todos y cada uno de los estudiantes que han pasado por sus aulas? Y en el caso de que supiera algo… cosa que pongo en duda no sólo en mi universidad, sino en la gran mayoría, ¿qué es lo que realmente hacen con esa información? Es más. ¿Qué sabe acerca de los estudiantes que pasan por sus aulas actualmente e interactúan con ella a través de la web, intranet o campus virtual?

Sigue leyendo

LA GENERACIÓN DEL MILENIO

LA GENERACIÓN DEL MILENIO.

Había una vez uno de Bilbao que se encuentra con un amigo por la calle y el amigo le dice:

-Hombre Patxi cuanto tiempo sin verte, y ¿como tú por aquí?.

Y Patxi responde:

-Pues que vengo de subir a Artxanda, dando un paseo joder.

-¿Y como así?

-Pués para ver cómo está Bilbao sin mí.

Nunca entendí si este chiste alude a la necesidad de alejarse para mirar las cosas con distancia y desde ahí llegar a una visión más sabia, si se trata de un alarde a uno mismo, o simplemente es una metáfora sobre dentro, fuera, arriba, abajo, al estilo Barrio Sésamo. Con relación a esta última posibilidad los estudios más recientes revelan que el consumidor declara que podría prescindir del 80% de las marcas que operan en el mercado sin ninguna dificultad.

Vivimos tiempos de cambio…

Es una obviedad decir que estamos viviendo en tiempos de cambio, de grandes transformaciones, a un ritmo de vértigo, como nunca antes. Realmente no son tiempos de cambio, el cambio es el tiempo.

Parece que de repente nos hemos dado cuenta de que la realidad, es vivir en el cambio constante. Sigue leyendo

Las plataformas digitales no son un cuento chino

8594129415_0edde5c71e_o

Sede de CCTV en Pekín

Digitalización es un concepto que en la industria audiovisual ya se encuentra totalmente superado, casi obsoleto, que incluso nos puede llegar a sonar arcaico.  Casi nadie recurre hoy en día a lo analógico, excepto algunas propuestas con cierto aire nostálgico, como por ejemplo las cámaras Lomo en el mundo fotográfico o el incremento de ventas de discos de vinilo en el entorno musical.

 

Si como ya se ha señalado en infinitas ocasiones, la digitalización ha tenido un impacto masivo sobre los procesos que componen la creación, producción y distribución de contenido audiovisual (incluso se ha considerado la mayor revolución desde la llegada del color), parecía que aún faltaba un último paso que cerrara el circulo dentro del mundo de la empresa audiovisual. Sigue leyendo

Dime que hago, tengo el móvil en la mano.

DSC_0182Escribir en un blog donde hay tantos creadores no es fácil. Me dedico a poner la tecnología al servicio de los medios de comunicación, nuestro rol, así lo entiendo, debe ser el de ayudar a los creadores a llevar a cabo sus ideas, no al revés. Todos aquellos que nos dedicamos al desarrollo de software deberíamos saber cuál es nuestro lugar en el mundo. Los creadores son aquellos que se preocupan del alma de la gente, de hacerles reír, soñar, llorar…gritar!.

La tecnología está al servicio de esto. Sabiéndolo tenemos medio camino ganado. Quizá he tardado más tiempo que debía en darme cuenta de algo tan tonto. Ahora todo es más sencillo. Pero esto solo es parte del problema o visto en positivo, del reto, el de la monetización del contenido, y ahí los de “la tecnología” tenemos cosas que aportar y cosas que defender. Aportar porque vemos donde otros solo ven un vacío, y defender porque deberíamos preocuparnos de que las cosas lleguen a los usuarios generando beneficio.

Partiendo de esta base: Tecnología > Creación > Ingresos  voy al fondo de lo que quería contar: la TV Social y su implantación real en España. ¿Es posible que productoras y televisiones creen contenido relevante de participación de la audiencia? Esta pregunta se la hacía a varios “innovadores” hace poco. Su respuesta no tenía duda: “por supuesto” y añadieron “es clave y necesario para diversos formatos”.

La realidad (el Mercado) nos dice que ambas cosas son complementarias y quizá contradictorias, por un lado son pocos aún los que hacen participar a sus audiencias en redes integrándolas en pantalla y en el mismo desarrollo del programa del que se trate y por otro, todas, o casi todas las cosas que hacemos con nuestro clientes, tienen unos índices de interacción brutales. ¿Qué es lo que pasa? ¿Qué sucede para no reconocer que los usuarios ven la TV con el teléfono en la mano y con enormes ganas de hacer actividades que les entretengan? Después de darle vueltas hay varias conclusiones pero me quedo con una. Este tipo de acciones necesariamente las tienen que liderar creadores que entiendan perfectamente a su audiencia, que quieran aportarles valor y que vean en estas actividades vías de monetización. Mañana, en nuestro Foro, vamos a conocer a unos Señores creadores, que entienden a su audiencia y ven en estas actividades vías de monetización: El Ministerio del Tiempo –Pablo Lara y Agus Alonso

Adjunto también un cuadro que entiendo que es útil para un proceso de integración de redes sociales en pantalla de televisión. Son todas las palancas y acciones posibles en cada una de las fases. A nosotros  nos ayuda muchísimo. Confió que a vosotros también.

@agallor

¿Qué tienen que ver el mundo de la Impresión 3D y el sector audiovisual?

20817484493_74ea200ce7_b
Esta semana, mientras daba vueltas sobre qué iba a escribir en el blog, pasó algo que me vino de lujo para solventar esa duda que me acecha cada vez que se acerca la fecha de entrega de un nuevo post: el anuncio de cierre (y posterior salvación) de una de las principales comunidades de impresión 3D en la web: Pinshape
Lo novedoso no es tanto por el cierre en sí, sino por la forma en que sus fundadores explicaban las sombras que acechan a ese sector, ya que se empieza a poner en duda si ese tan ansiado futuro en el que la impresión en 3D alcanzaría al gran público está tan cerca como se nos había prometido o quedan todavía bastantes años por delante.

Sigue leyendo

El nombre de las cosas

IMG_7635

A finales del pasado año la IAB decidió el cambio en la denominación de la que hasta ese momento fue Comisión de Radio Online para adoptar su nueva identificación de Comisión de Audio Online, un cambio no ausente de cierta polémica.
Por una parte, se ha explicado que este cambio obedece a las denominaciones que de forma global están adquiriendo estos equipos en las diferentes sedes de IAB a lo largo del mundo. Así como otras organizaciones o empresas de servicios afines, que también están empezando a adoptar esta nueva titulación para denominar a sus servicios en el campo del “audio”.
Esto que parece un cambio menor, un simple baile de términos, que forma parte de la gestión interna de una organización, sobre el que poco tenemos que decir, podría no serlo tanto, pues declara la forma de concebir una actividad, la de Radio o Audio On line, y por tanto puede resultar de gran trascendencia en el mundo digital. Sigue leyendo

El on demand no es solo Netflix

bingueros

Siempre que vemos la palabra on demand lo asociamos al “vídeo” y sobre todo a Netflix al haber conseguido convencer a todos de que VOD es su apellido.

En este post quiero centrar la mirada en otro tipo de on demand, el denominado platform on demand o estrenos bajo demanda. Su origen se encuentra en una película que se hizo en el 2007 con un presupuesto alrededor de 15.000 $ pero que no consiguió estrenarse hasta octubre de 2009 y con ciertas peculiaridades.

Esto es así porque debido al excesivo coste que suponía y supone una distribución (mas en aquella época con proyecciones en 35mm.) los autores decidieron crear una campaña en su propia página web invitando a que los interesados en ver la película pudieran votar para conseguir un número suficiente de personas interesadas en llenar una sala de cine. Sólo en ese momento se proyectaría la película. El caso se convirtió en un fenómeno viral llamado Paranormal Activity (Oriel Peli, 2007) y consiguió una recaudación superior a los 193 millones de $. Probablemente una de las películas mas amortizadas de la historia del cine y origen de una saga conocida por todos que lleva ya 7 películas realizadas.

Sigue leyendo