Televisión con pantalla OLED

Lo que vengo a contaros hoy no es nada nuevo, aunque sí lo último en tecnología audiovisual. Me refiero a las pantallas OLED (Organic Light Emitting Diode), o lo que es lo mismo, paneles que funcionan mediante diodos orgánicos de emisión de luz que permiten adelgazar su grosor al máximo, logrando así crear modelos flexibles y ultrafinos.

Aunque parezca mentira, este tipo de pantalla fue inventada en 1987 a raíz de un estudio de las células solares orgánicas. Una tecnología que ha ido evolucionando con los años hasta permitir, a día de hoy, crear pantallas de vídeo que se pueden enrollar y doblar como si de un papel se tratase. Y tal avance no sólo reside en su flexibilidad, sino en una mayor calidad de imágenes ligada a un bajo consumo de energía, como no podía ser menos con los tiempos que corren…

Además, la tecnología OLED se diferencia de sus predecesoras (LCD y LED) por no usar lámparas de iluminación trasera, permitiendo que cada píxel pueda emitir de forma autónoma su propia luz, excepto cuando se trata de visualizar el color negro, momento en que el píxel se apaga por completo.

Ventajas y desventajas de las pantallas OLED

La flexibilidad de la imagen es el elemento diferenciador de este nuevo tipo de pantallas, pero no el único ni mucho menos. Sus diseños ultradelgados ofrecen imágenes todavía más realistas que pueden apreciarse en alta definición en ángulos de hasta 160o, algo impensable hasta hace bien poco.

Los colores son más semejantes a los que podemos apreciar en la vida real. Los blancos son más blancos y los negros todavía más negros.

A esto debemos añadirle las múltiples posibilidades que ofrece este tipo de pantallas a cualquier dispositivo tecnológico. De hecho, ya podemos encontrar televisores OLED con capacidad para recibir órdenes por medio de la voz, conexión a Internet, redes sociales integradas o navegación online como si se tratase de un ordenador, una tablet o un smartphone, cualidades con las que cuentan ya las Smart TV. Y es que como bien explica la líder del del Grupo de Optoelectrónica Orgánica de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Carmen Coya Párraga, “No se trata de competir con la electrónica tradicional, pero se pueden hacer muchas cosas con la electrónica flexible: integrarlo en una tela, un dispositivo que lleves en tu piel, células solares en toda la ventana… Abarcas aplicaciones que serían impensables desde el punto de vista de la electrónica tradicional”.

Lo sé, te están entrando ganas de comprar un televisor OLED de 55 pulgadas (o más) para ver el próximo Barça-Madrid, tu Blu-Ray favorito o el último capítulo de The Walking Dead desde la más alucinante experiencia audiovisual que puede proporcionar la tecnología. Aunque toda bonita historia tiene su pero y, en este caso, y como no podía ser de otra manera, estar a la última en tecnología se paga. Tendremos que esperar a que este nuevo mercado se asiente como en su día lo hicieran las LCD o las LED para poder adquirir este tipo de televisores a precios competitivos.

Aplicaciones TV

Lo que está por venir

Según analistas internacionales, 2015 será el año de las pantallas OLED, ya que además de verlas en los televisores podremos disfrutar de ellas en exclusivos modelos móviles, relojes de última generación o tablets.

De hecho, desde que naciera esta nueva tecnología, la investigación ha avanzado sin cesar. Marcas tan reconocidas como LG o Samsung están consiguiendo fabricar televisores de pantallas OLED de más de 55 pulgadas con costes de producción más reducidos, lo que se traduce en precios de venta cada vez más asequibles para nuestros bolsillos.

Según la firma MarketsandMarkets, “el mercado de los televisores OLED está al alza y durante 2015 en el mundo se venderán más de 3,000 millones de dólares en dispositivos con esta tecnología”, considerada la más avanzada hasta el momento.

Asimismo, la empresa de tecnología flexible FlexEnable ya está trabajando con todo tipo artilugios que adaptan estos paneles, como tarjetas de crédito flexibles que pueden reconocen la huella dactilar de su dueño, prendas smart con mapas integrados en la muñeca, el primer reloj completamente OLED y un sinfín de gadgets que hasta ahora eran inimaginables, como este móvil de Samsung.

Y tú, ¿te apuntas a la tecnología OLED?

[twitter-follow screen_@portillana=’wordpressdotcom