7752255548_49aa25e57a_b

Rejuvenecer o morir. Es un tópico de lo más manido, pero parece que vuelve a repetirse una vez más. Después de lograr audiencias récord en las dos últimas ediciones de los Juegos Olímpicos y conseguir firmar importantes contratos con grandes corporaciones de todo el mundo (NBC en Estados Unidos, NHK en Japón, CCTV en China, Discovery en Europa…), el Comité Olímpico Internacional a través de su programa de reformas denominado Agenda 2020, ha decidido crear su propio canal OTT para la producción y distribución de contenidos.

Parece sorprendente que después de lo expuesto anteriormente alguien se lance a este nuevo reto. Así que la pregunta sería: ¿por qué crear un canal después de lo que indudablemente parece un éxito de audiencia y una fuente de ingresos extraordinaria?. La respuesta no tiene nada que ver con la producción tradicional de los Juegos Olímpicos, ni siquiera con la creación de documentales, perfiles o historias, ya que este mercado parece muy bien cubierto a día de hoy con los canales deportivos a nivel mundial.

El Canal Olímpico, que tendrá su sede operativa en Madrid, busca conectar con un público más joven. El COI necesita atraer a una nueva generación al movimiento olímpico, un nuevo grupo de “clientes”, que también son el target comercial de sus patrocinadores. Si antes esta audiencia se lanzaba a consumir deportes patrocinados en su mayoría por una bebida energética, el COI pretende crear canales que le permitan llegar a esta nueva generación que se está alejando progresivamente de la pantalla clásica de televisión (si no se ha alejado ya del todo). Parece inteligente poner el contenido donde tu audiencia potencial lo consuma.

Además pretende producir su propio contenido, alejado de la producción clásica de deportes (lo que se conoce como Host Broadcasting). El Canal Olímpico ofrecerá nuevos contenidos que no solo reflejarán las actuaciones puramente deportivas, si no la comunicación de los valores del espíritu olímpico a través de historias de atletas y fans de todo el mundo. No se trata de ofrecer deporte en directo, si no contenido nuevo, diferente, interactivo, con las nuevas narrativas de los nuevos medios. Esta plataforma quiere ofrecer el contenido que esa audiencia ha decidido consumir.

Quedan algunas dudas por resolver sobre el Canal (financiación, interactividad, geolocalización…) , pero parece que tendremos que esperar pocos meses para descubrirlas, ya que según Thomas Bach el Canal estará disponible en diversas plataformas antes de acabar el 2016.

En cualquier caso, las claves de esta nueva estrategia las ofreció Sir Martin Sorrell, Director General de WPP (perfil), el pasado verano durante la 128.ª Sesión del Comité Olímpico Internacional en Kuala Lumpur, Malasia. En ella expuso los principales retos y oportunidades a los que se enfrenta el Comité, no solo como evento deportivo dentro de un mercado que empieza a estar saturado, si no como producto de marketing capaz de atraer a nuevas audiencias a través de diferentes modos de contar historias.

En los próximos meses se irán conociendo mas novedades de este desarrollo que pretende crear lo que algunos expertos han denominado como el “Netflix del deporte pero gratuito”.

<a href=”https://www.flickr.com/photos/31186061@N02/7752255548/”>Plashing Vole</a> via <a href=”http://compfight.com”>Compfight</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.0/”>cc</a>

@jmdomgon