Redefinamos la Televisión pero no reneguemos de ella

4556090560_26e2dbb095_o
“Si alguien en mi oficina dice la palabra “Televisión”, le echo”
Esa frase la oí yo a un directivo de una Televisión Americana en un viaje a Estados Unidos, el hombre quería enfatizar que ya no trabajaba en una “televisión”, lo cuál para él estaba asociado a un concepto muy carca del siglo pasado, algo decadente para nada de moda en la nueva era digital en la que vivimos. Creo recordar que se autodenominó una empresa de “premium professional video no-sé-qué”. Y para que se viera lo claro que lo tenía añadió esa frase: “Es más, si alguien en mi oficina dice la palabra “Televisión”, le echo”. A lo que un esbirro que tenía a su derecha sonrió y asintió como un borrico como diciendo “Sí, sí, lo dice en serio”.

En ese momento, pensé en la cara que habría puesto el agente de inmigración del aeropuerto si, al preguntarme que a qué me dedicaba, en vez de decirle que trabajaba en una compañía de Televisión (como había hecho unos días antes), le hubiera dicho que trabajaba en una compañía de vídeo profesional premium de lo que fuera…Si alguien me deja pasar la aduana con semejante respuesta es porque, o bien se la pela, o bien le da “cosilla” reconocer que no tiene ni idea de qué le estoy hablando. Pero es imposible que haya sacado algo en claro.

 

Y mi pregunta es… ¿Pero por qué nos complicamos tanto?

“Televisión” como una de las marcas más grandes del mundo
Todo aquel que trabaje en Televisión sabe que es uno de los sectores que más emociones levantan…Nadie queda indiferente ante el magnetismo que ejerce este término. Cuando alguien te pregunta a qué te dedicas, es decir la palabra “Televisión” e inmediatamente después la persona que tienes delante siente unas ganas irrefrenables de compartir su opinión contigo. Hay quien la odia y hay quien la ama, pero nadie queda indiferente. Y diría que la presencia de esos grandes haters es una muestra más de las pasiones que levanta.
De hecho, estoy seguro de que si Forbes incluyese a la Televisión como una marca a analizar en su “World’s Most Valuable Brands” sería una de las más grandes del mundo:
  • Es conocida mundialmente: En español, en inglés, en francés, se llama igual. Quitando algún país despistado, todo el mundo sabe lo que significa una T y una V juntas.
  • Lleva construyéndose en nuestras mentes desde que nacemos. Ríete tú de Coca Cola, mis hijas (nativas digitales, ya no sé qué sigla lleva su generación en función de la añada pero de la última disponible, desde luego) han disfrutado antes de los placeres de la Televisión que de los de una buena Coca Cola.
  • Es eminentemente emocional: Otras marcas tienen que buscar un componente emocional al que asociarse. Excepto en contadas ocasiones la Televisión es una experiencia gratificante en sí misma. La inmensa mayoría de nosotros tenemos programas y momentos alrededor de la Televisión que nos evocan buenos recuerdos.
Television en diferentes idiomas
Si piensas en todos estos atributos, no soy capaz de comprender cómo una persona puede renunciar directamente a utilizar esa marca a su favor. ¿Alguien puede imaginarse a Tim Cook diciendo “yo no trabajo en Apple, trabajo en una empresa de soluciones informáticas de alta calidad basada en el diseño y la simplicidad”?
Pues eso, ni más ni menos, es lo que proponía nuestro amigo.
Entonces, ¿cómo puede llegar una persona racional (y seguro que muy inteligente, no lo dudo) a semejante conclusión?
El primer problema es que, como la marca “Televisión” no pertenece a nadie, nadie se ha encargado de protegerla
Protegerla, dignificarla, cuidarla, reclamarla,… todas las cosas que hacen las empresas con sus marcas.
Aquí todo el mundo puede hacer lo que quiera con el término: ¿Que sale algún homicida de medios de esos que tanto abundan en nuestro sector? “La Televisión está muerta”. ¿Si, por el contrario, es alguien que quiere beneficiarse de los atributos que antes mencionaba para su propio beneficio? “Mi producto es la nueva Televisión” ¿Que tienes un formato publicitario super-revolucionario que será la panacea en el futuro pero que no consigues vender a ninguna marca? “La culpa es de los anunciantes que siguen tirando su dinero al invertirlo en la mierda de la Televisión”.
Y muy pocas veces saldrá nadie a rebatirlo, porque no hay nadie que asuma esa función.
Es más, normalmente las propias televisiones nos esforzamos mucho en proteger y defender nuestras propias marcas pero rara vez el ecosistema entero. (En este caso hablo en primera persona del plural por pura cortesía porque creo firmemente que en la casa en la que trabajo, hace unos años que reflexionamos sobre esto y llegamos a la conclusión de que teníamos la obligación de engrandecer no sólo nuestras propias marcas sino a la Televisión en su conjunto.)
Un ejemplo que me gusta mucho poner, se basa en las cartas a los accionistas de diversas compañías. Las cartas a los accionistas son un mensaje formal que suele aparecer en el informe anual de una empresa y en el que el presidente aprovecha para repasar el año, transmitir su visión, su estrategia, o lo que considere oportuno.
En la siguiente imagen tenéis las nubes de palabras que he generado a partir de las cartas a los accionistas de CBS, Disney, Time Warner y Netflix. Las tres primeras empresas son (o poseen como parte de su negocio) Televisiones tradicionales tal y como las conocemos. Netflix, a pesar de ser un OTT (o una plataforma de SVoD o cualquier otra combinación de siglas que la defina), es consciente de la fuerza que tiene ese término y prefiere asimilarse a una Televisión más, una Televisión por Internet pero una Televisión al fin y al cabo. Porque no hay nada más fácil de entender que “Soy una Televisión por Internet” y a partir de ahí, que cada uno piense para él lo que significa eso.
Cartas Accionistas varias
Pero lo más curioso, es que el resto (a excepción de CBS que lo menciona algo), no hablan de la Televisión, prefieren hablar de su CNN, su HBO o su Star Wars. Como ese directivo de mi historia, no son conscientes de la fuerza que tiene el término.
Para ser justos, hay que reconocer que esto poco a poco está cambiando. Desde hace unos años en distintos países se van generando asociaciones cuyo propósito es engrandecer y defender a la televisión en su conjunto. Tenemos Thinkbox en Reino Unido, Think TV en Australia o ScreenForce en Alemania. (Siempre hablando de la televisión comercial y de cara más al sector de los medios y la publicidad puesto que el espectador en la mayoría de las ocasiones es ajeno a este debate.)
El más senior de todos y seguramente el que mejor lo hacer es Thinkbox, una asociación que se encarga de promocionar la televisión comercial en Reino Unido. Si bien es verdad que gran parte de su trabajo se centra en la investigación de la eficacia publicitaria, le añaden un punto emocional y divertido que resulta en una forma distinta de comunicar. Si Tim Cook dice en unas declaraciones que la tele ha quedado desfasada son los encargados de sacar una nota de prensa para defenderla, si consideran que YouTube ha sacado unos estudios agresivos hacia la Televisión, ellos sacan otra nota de prensa para rebatirlos, y todo ello siempre con un toque de humor británico que hace mucho más efectiva la comunicación.

 

El segundo problema es que la Televisión está en un punto de re-definición

En el fondo entiendo lo que quería decir aquel directivo. La Televisión ya no es el aparato de transmisión sino el contenido que en él reside. Tal y como decía el directivo, un contenido de video profesional, de calidad y, en la mayoría de los casos, orientado a audiencias mayoritarias (En el caso de la televisión comercial siempre pero, pudiendo haber otros casos más abiertos a nichos de audiencia, cuanto más publico alcancen siempre será mejor.)

Muchas veces me encuentro con gente que presume de no ver la Televisión y cuando rasco un poco acaban reconociendo que la ven, aunque muchas veces no sean conscientes de ello. Por ejemplo, me encanta la gente que me recuerda nuestro difícil porvenir porque sus hijos no ven la Televisión “y sólo ven YouTube”, teniendo en cuenta que AtresTube es uno de los mayores Multichannels en España no me parece tan malo el porvenir si se cumple su profecía. O, por ejemplo, aquellos que te comentan que desde que llegó Netflix ya no ven la Televisión, cuando la mayor parte su catálogo local en España lo componen títulos de Atresmedia y TVE.

La Televisión ha evolucionado hacia un concepto líquido asociado a el contenido que en ella se desarrolla que es capaz de adaptarse a cualquier plataforma o canal de distribución. El reto, por tanto en el futuro, es definir qué tipo de contenido es Televisión y cuál no. Obviamente debe ser contenido audiovisual pero aunque es una condición necesaria no es condición suficiente, pues no todo el contenido audiovisual puede ser considerado televisivo. Para mi hay algunas características que ha de cumplir ese contenido:

  • Contenido profesional: Con esto no quiero decir que sólo esté reservado a aquellos que han trabajado históricamente en la profesión puesto que hay YouTubers que son más profesionales que gente con años experiencia a sus espaldas. Me refiero a que es un contenido concebido desde su origen para atraer a la audiencia bien sea a través del entretenimiento o la información.
  • Intensivo en talento pero con un estándar mínimo de producción y realización: En la televisión como en cualquier otra industria creativa el talento es la base de todo pero, adicionalmente, se le exige una factura mínima de producción.
  • Puesto que lo primero tiende a costar bastante dinero, suele ser un contenido que necesita de audiencias lo suficientemente amplias como para compensar la inversión que se ha hecho. No digo que todo el contenido deba ser generalista pero sí que tiene una obligación natural de pensar en grande pues de otra manera será vencido por sus competidores.

 

He evitado intencionadamente utilizar el término “calidad” por ningún lado pues la calidad es muy relativa. Hay contenidos televisivos que yo no considero de calidad pero que mis amigos consideran extraordinarios.

Bajo estas características, diría que Netflix es claramente Televisión, en Youtube hay tanto contenido televisivo como  contenido que no lo es, al igual que en Facebook, Snapchat o cualquier otra plataforma que combine UGC con contenido profesional. En cualquier caso, ahí queda el reto de redefinir lo que es la Televisión hoy en día para poder debatir sobre lo que será en un futuro, eso sí sin renegar de ella, pues es una de las marcas más poderosas que existen.

Imagen inicial: via Compfight: Pr3liator via Compfight cc

Meme TV: via Knowyourmeme

Anuncios

2 comentarios en “Redefinamos la Televisión pero no reneguemos de ella

  1. Yo trabajé en Televisión…;))) La televisión será siempre televisión… una pena que nadie haya capitalizado este término… Por cierto, copio el video “Every Home needs a Harvezy… me parto!
    Felicidades por el Post!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s