“TV Through Window” Banksy

En una reunión celebrada con la asociación de productoras de Barcelona, Eladio Jareño, director de TVE, afirmaba que a quien teme TVE es a Amazon Studios más que a otras plataformas existentes en el mercado. Dejando de lado otros problemas endémicos del ente como son la competencia de las privadas, la pérdida de hegemonía en las audiencias, los recortes presupuestarios, las disfunciones internas (fruto de los ajustes de plantilla) y el inestable panorama político, el directivo señalaba la plataforma de Jeff Bezos como uno de los peligros venideros para el futuro de las televisiones en España.

Su argumentación se basaba en un solo punto: Amazon Studios no solo apuesta por los contenidos de ficción o documentales, también compra derechos de eventos deportivos.

Si sumamos a este hecho la compra por parte de Discovery de los derechos europeos de los Juegos Olímpicos (2018-2024), las televisiones públicas europeas empiezan a temblar de verdad.

Y es que hasta el momento, Filmin, Netflix, HBO y demás son vistos como competidores parciales que solo se quedan una parte del pastel. Pero si estas nuevas ventanas empiezan a jugar fuerte con los derechos de los eventos en vivo, la televisión de tradición analógica ya le queda poco de genuina y cada vez tiene mayores dificultades para diferenciarse de los nuevos operadores.

Rio 2016 Olympic Games: Trailer – BBC Sport

Es importante destacar que siempre han existido operadores que han trabajado con los eventos en vivo (principalmente deportivos) como han sido las plataformas de pago nacionales o continentales. Y algunas de estas han combinado la oferta deportiva con las películas, series y programas bajo pago o en abierto.

Si la situación no es nueva ¿Por qué preocupa actualmente esta situación al director del ente?

Podríamos encontrar muchas respuestas a esta pregunta… Y todas podrían ser válidas, entre otras muchas: Amazon Studios ganaría audiencia de forma abrupta; tendría mayor capacidad de distribución del contenido que años atrás; dispondría de una capacidad de enganche rápido en cualquier dispositivo o podría ofrecer su oferta de contenidos de forma conjunta a un precio muy competitivo.

Pero yo me inclino por una respuesta muy simple: con los derechos deportivos Amazon tendría la posibilidad de potenciar la explotación de los contenidos vía comercio electrónico. Ver un partido de fútbol sin tener la posibilidad de comprar las botas de Messi al instante dentro de un tiempo no va a tener ningún tipo de interés.

Existen actualmente algunas aplicaciones independientes que trabajan la venda de contenidos de televisivos vía comercio electrónico, pero su desarrollo es laboriosa y costosa. Y no tienen Amazon detrás.

Preparar un sistema de ofertas y reclamos para contenidos en diferido es arriesgado y poco efectivo. Pero los eventos en vivo (especialmente los deportivos) no solo te permiten sincronizar aquello que quieres vender al precio que lo quieras vender, también te permiten jugar con la emotividad de la audiencia ya que el espectador se convierte en un ser menos racional y, lógicamente, más vulnerable a los intereses comerciales.

Ya se sabe que el mercado de los derechos deportivos no es un mercado ni barato ni fácil (el fútbol es un ejemplo claro), pero hay vida más allá del fútbol e incluso del deporte en general, que es sin duda el gran catalizador de las audiencias.

Y es que la oferta en vivo puede ser contemplada como una alternativa a la oferta en diferido que está centrando la atención de las plataformas emergentes. La cuestión reside en el hecho que siempre identificamos emisión en vivo con el sector deportivo, pero nuestra realidad está llena de múltiples contenidos que pasan en vivo y son susceptibles de captar cierto interés de los espectadores.

Meses atrás viendo la final del Open de Australia jugada por Rafa Nadal y Roger Federer por Eurosport me preguntaba si sería posible la existencia de un “Europort cultural” en Europa. ¿Podría sobrevivir una plataforma europea cuyo core business fuera la emisión de eventos culturales y de entretenimiento en directo, con complementos en diferido? Me refiero a un modelo diferente al de Canal Arte que no prioriza el directo, ni el contenido cultural mainstream.

www.adele.com

Estoy hablando de un contenido que te pasa una ópera en directo en Berlín (como ya se hace en cines); un concierto de Adele en el Wembley Stadium en Londres; la inauguración de la exposición de Monet en el Musée d’Orsay o te retransmite como Banksy termina su último graffiti en Bristol y en los momentos de espera podría mostrar en directo imágenes del Louvre, el Prado o la Tate Gallery los que podríamos contemplar, entre otros, el Guernika o La Gioconda.

Los fines de semana nos podría ofrecer en Slow TV recorridos por los cascos antiguos y recintos monumentales de Italia, Portugal o España; visitas a las construcciones más emblemáticas de los países de Europa del Este o paseos guiados por los equipamientos culturales más potentes de la Europa central y del Reino Unido.

Y todo esto contando con la complicidad del sector del turismo cultural continental y los lustros de políticas públicas europeas promocionando la existencia de una oferta cultural europea.

Esta podría ser una de las múltiples salidas de los entes públicos del continente con sus correspondientes dificultades, que dicho de paso no son pocas (dificultad en la gestión derechos, el elevado coste de las retransmisiones o el interés desigual de la oferta).

Tengo serías dudas sobre si sería viable o no una oferta de este calado… De lo que no tengo dudas es que si las televisiones públicas europeas siguen tan preocupadas por su competencia y tan poco por transformar el rol que tienen que desarrollar al servicio de los ciudadanos del siglo XXI, van a seguir contemplando su pérdida de centralidad en el panorama mediático. Exista o no Amazon Studios.

@laudelgado_com

@Inn