La Muerte del YouTuber

la foto

Aunque en el mundillo del marketing y la publicidad se les trate ya como un mero soporte publicitario, en este post hablaré de los youtubers como las personas que son. Personas que más allá de gustos, tienen una capacidad de comunicación y constancia excepcionales y que son la base de su éxito, que se traduce en que haya empresas dedicadas a comercializar sus contenidos; en que se hayan ya hecho experimentos para trasladar su lenguaje a medios tradicionales, y finalmente en que el fenómeno youtubers está dando el salto a eso que llaman mainstream y en vías de formar una burbuja económica de esas que tanto nos gustan.

El videoblogging – entendido como el acto de grabar y publicar piezas de forma cronológica, monólogos en primera persona sobre cualquier tema- existe hace unos 10 años. Desde el primer YouTube hit, Lonelygirl15; el Vlog Anarchy Manifesto de Michael Verdi, Rocketboom, MobuzzTV y Wine LibraryTV entre muchos otros ejemplos de la década de los 00’s, comparten esta misma esencia.

Sólo que ahora quienes dan en esta tecla, tiene además una potencial audiencia de gente (llámense millennials o como quieran..) que prefiere hurgar en YouTube que ver la televisión (o Facebook, o Twitter o Instagram…), que bajo el mantra de suscríbete, suscríbete, suscríbete suscríbete genera comunidades alrededor de sus monólogos y cómo no, se están convirtiendo en un negocio muy fértil. Habrá que ver por cuánto tiempo.

Y es que la esencia del youtuber, es precisamente esa cercanía, frescura, poca malicia que comunican quienes precisamente les importa eso: hacer el moñas frente a una cámara, recibir unos likes para alimentar el ego, y tal vez unas perrillas si las visualizaciones aumentan.

Pero falta ver qué pasará cuando las agencias agregadoras, gestoras y comercializadoras de YouTubers los domestiquen, y los conviertan en jorgesjesuses, en triunfitos, en vehículos comerciales más interesados en colocar bien la mención de una marca que en tener gracia. ¿Podrán sostener el negocio sin matar a la gallina de los huevos de oro?

Los youtubers son jóvenes que en poco tiempo están generando reconocimiento y dinero -en algunos casos, mucho dinero- y lo que nadie les ha avisado es que esta máquina que es internet va a una velocidad que ni siquiera ellos que nacieron conectados se imaginan, y que tan rápido como encumbra personalidades, a mayor velocidad incluso las deglute, las tritura y las olvida.

La pregunta es si el youtuber está preparado para soportar esa depresión que algunos ya parecen vislumbrar: a mayor número de menciones de marcas metidas con calzador, menos frescura, menos credibilidad, y por ende, menos audiencia, y así en menos de lo que damos a skip ad a un prerrol, pasen de ser el flavor of the week a un has-been del tubo, y estrellarse de golpe con la realidad. ¿Estamos preparados para ver la muerte del youtuber en directo, perdón, bajo demanda?

Roger Casas-Alatriste es Director de El Cañonazo Transmedia

Anuncios

2 comentarios en “La Muerte del YouTuber

  1. Esperaba con mucha expectación este post Roger. Gracias por poner sobre la mesa este tema tan chulo. Me gusta tu enfoque para una tipología concreta de youtubers que compiten dentro de un nicho similar y que tienen el objetivo claro de “integrarse en el sistema” para complementar o multiplicar sus ingresos.
    Pero me voy a permitir de ejercer de abogado defensor de oficio. Creo que hay muchos más Youtubers, y que aún habrá mucho más y más variados. Por citar dos cosas que abren el terreno de juego:
    – Hay Youtubers que enseñan matemáticas o física a los chicos de la ESO. Profesores-youtubers con cientos de miles de visitas por vídeo. Otros enseñan inglés, guitarra, a cuidar las plantas,… Tenemos propuestas de valor muy claras, y no dejo de descubrir nuevas vetas cada día. Sin excluir que el entretenimiento también es una propuesta de valor muy clara si conecta con un público.
    – No todo el mundo quiere integrarse en el sistema, y muchos además no lo necesitan en absoluto; encuentran otra serie de recompensas con las que ya se dan por pagados. El crear es una recompensa en si misma, y las tecnologías nos facilitan a todos crear y difundirlo. Habrá quien aspire a entrar en el sistema y tenga que ver los contorsionismos que hace, y si logra salir indemne. Pero creo que la creación “vocacional” se ha instalado definitivamente en casa. Si además metemos en la ecuación las nuevas formas de relación económica que esta trayendo la economía colaborativa, quien sabe en que derivará todo esto. A lo mejor somos los de las industrias más o menos convencionales los que dentro de unos años estamos fuera de juego .
    Por último, a mi personalmente, me producen admiración los que despuntan, con independencia de la afinidad que sienta por su contenido. Solo se logra llegar a ese punto con mucho trabajo y constancia, el “éxito” llega después de decenas o cientos de vídeos. Y hay que tener algún tipo de autenticidad para conectar con tanto público con unos recursos tan básicos. La tormenta se los llevará a muchos, yo también creo eso, pero no al fenómeno.

  2. Pingback: La nueva era de YouTube | Innovación Audiovisual

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s