Esto NO es un post. Es un rabbithole.

Peephole

Todos buscamos el afamado engagement. Storytellers, marketeros, educadores… Todos los creadores de contenidos, sea cual sea su fin, buscamos que lleguen a nuestros usuarios, que los disfruten, que los recorran, que les saquen partido.

Este post es un experimento. No vamos a hablar (mucho) del engagement. Vamos a experimentarlo. Y vamos a usar un poco de storytelling para vivirlo en nuestras propias carnes.

Como buena pieza de una experiencia transmedia, este post debería ser capaz de tener sentido en sí mismo, y ofrecer un aprendizaje independiente. Así que parémonos a analizar la Escalera del Engagement de Forrester

Escalera de Forrester

A la hora de diseñar experiencias, hay que tener en cuenta estas seis etapas del engagement, y crear teniendo en cuenta que en todas las etapas haya una experiencia satisfactoria. Empezando por abajo:

  • Los inactivos. Aquellos que no se enganchan, de ninguna manera. Todos somos inactivos al comienzo… hasta que algo nos hace llegar al siguiente paso.
  • Los espectadores. Los que leen, miran y escuchan lo que pasa. Y lo hacen porque están en el sitio correcto a la hora correcta. Los que reciben información porque la buscan. Y ahí estáis ahora vosotros, leyendo estas líneas.
  • Los que se suman. Los que se presentan voluntarios a dar un paso más allá. Los que deciden apuntarse a una experiencia distinta.
  • Los participativos (Traducción libre) Los que una vez dentro, participan de una manera activa en las dinámicas propuestas.
  • Los críticos. Los que se sienten empoderados para hablar y decidir, saliéndose incluso de las dinámicas propuestas y expresando su opinión
  • Los creadores. Aquellos que hacen suya la experiencia, la completan, crean contenido, la expanden con su imaginación y la enriquecen.

Pero como os decía, este post es un rabbithole. Es una entrada a una experiencia un poco más profunda, a través de diferentes plataformas. No todo el mundo sube por todos esos escalones. Ahora mismo estáis en el segundo (Espectadores) y este post es una invitación para subir al tercero.

Para los que os quedáis aquí… ¡Hasta luego! Para los demás… ¿Quién me sigue?


Durante siglos, las familias de la aldea de Arrien han ostentado el título de “Los custodios de la luz”. Ellos se encargan de mantener vivo el Fuego de la Innovación, una poderosa llama que alumbra como un faro todos los puntos de la isla de Ewe, habitada por los antiguos sabios. Esta luz que brilla de manera permanente hace que todos los moradores de Ewe puedan investigar y experimentar durante día y noche sin descanso, lo que les ha llevado a ser la civilización más avanzada del Continente Septentrional.

Sin embargo, el fuego se está apagando. Este solo puede ser avivado con madera de Orichalcum, un árbol que hace algunos años ya no crece en Ewe.

Cómo uno de los custodios más jóvenes de la aldea de Arrien, el Conclave de las Dos Familias ha decidido que tú seas el encargado de encontrar más Orichalcum y traer provisiones para que el Fuego de la Innovación siga ardiendo y alumbrando Ewe…

 Comienza la aventura aquí

Nota: Necesitaréis una dirección de email y una cuenta de Twitter para completar esta aventura.

Usad los comentarios aquí abajo si necesitáis ayuda.

Imagen: Pete Williamson


Anuncios

3 comentarios en “Esto NO es un post. Es un rabbithole.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Esto NO es un post. Es un rabbithole. | Universo Transmedia

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s