Si yo fuese Victoria, ya tendría el Secret

 

Post2.IA.prueba

Recuerdo que el pasado octubre salía en las noticias aquella fabulosa campaña de Victoria’s Secret llamada “The Perfect Body”. Tres estudiantes de Reino Unido, crearon una petición en Change.org exigiendo disculpas por el mensaje de la campaña y un sucesivo hashtag #IAmPerfect. Aquí comienza una de esas historias que todos conocemos:

Érase una vez una marca que…

  1. Comunicó un mensaje erróneo, fuera de lugar.
  2. Las usuarias se quejaron a través de un hashtag. Iniciaron la típica crisis de comunicación 2.0.
  3. La marca, sorprendida, pidió disculpas e intentó recular poniendo todas sus armas para autosanearse
  4. Las usuarias, y para aquel entonces “prosumidoras-troll”, ya le habían puesto dos velas negras y sumaban adeptas a su queja..
  5. El resto de marcas, se frotaron las manos mientras aprovechaban el tirón.

¿Os suena el cuento?

Posiblemente a Calvin Klein sí. Y a todos nosotros. Tanto que todos los meses e incluso todas las semanas algún anunciante se ilumina, se le va de las manos y decimos ¿has visto la campaña de Victoria’s Secret? ¡Qué vergüenza!

No solo el cuento de una marca que no sabe escuchar ni a sus consumidoras ni al resto del mundo, sino el cuento de que marca vuelve a jugar con la objetivación de la mujer, el menosprecio al físico de la media y la idealización de una belleza por encima de todo lo demás. Excelente esta explicación en el documental Miss Escaparate (muy recomendable).

Y es que ya estoy, estamos y estás, cansada de leer, ver o escuchar este tipo de anuncios. Cansada de ver cómo millones de euros se desperdician en impactarnos con sus maravillosas campañas digitales que ni entretienen, ni son útiles, ni nos enseñan algo.

Por fortuna, como cita El País “agredir a la figura de la mujer ya no sale gratis, y las campañas de denuncia ciudadana son rápidas y eficaces.”

Pero lejos de la queja encontramos un insight claro, cristalino, que cualquier planner, strategist o persona con sentido común (cualquiera de los tres) vería a la primera de cambio al hacer una campaña de publicidad en el que el cuerpo de la mujer (y asociados) sean el punto central.

Ya se habló de la  New York Adverting Week o lo demuestra un movimiento llamado #femvertising en su whitepaper:

post2.IA.prueba3

Un panorama muy distinto. Un objetivo muy claro. Una sensación de satisfacción al ver este tipo de infografías y movimientos.Como bien dice el artículo anteriormente citado del El País, hablando de #femvertising, “cuando la publicidad empodera a la mujer sale ganando”

Lejos de comentar esta infografía sobre la encuentra de Fem-Vertising que habla por sí misma, sabemos que si Dove es el referente, las redes sociales serán el canal apropiado y el empoderamiento de la mujer, la clave. Victoria, ¿ya tienes el secret?

Pero si queremos trascender un poco más, nos cuestionaremos un futuro a raíz de esta tendencia:

¿Cuándo a nivel comunicativo se cambiará el paradigma?
¿Cuánto cambiará el mundo de la mujer con esto?
¿En qué momento el ciclo de vida de la comunicación de mujeres delgadas pasará a convertirse en el contrario?
¿En esto tendrán que ver los índices de obesidad?

Y es que, solo pensando en el aumento de peso de la población tenemos parte de la respuesta a esta situación. Continuar comunicando sobre estereotipos de mujeres extremadamente delgadas nos llevará a que se rompa esta cuerda que ya está muy tirante. Todo sin contar con la proliferación de la felicidad como valor en alza, del crecimiento personal como precedente ante cualquier cuestión y del modelo social en el que la persona esté en centro alrededor del cual se mueva el mundo (interesante, en este punto, leer este artículo en el que E. Punset que nos habla de la venidera sociedad de la empatía y cooperación).

Así dejo un final abierto en este cuento, procurando desvelar dónde estamos e invitando a reflexionar dónde vamos a estar para un próximo post.  Un futuro caprichoso en que, siguiendo la línea de mi post anterior, la publicidad vuelve a ser responsable de la educación emocional de la población y en este caso, ya lo estamos reclamando.

Reclamando que se desaprenda lo que hasta ahora no nos hace ningún favor y comencemos con mensajes de empoderamiento, de positivismo que nos reafirmen y aporten. Nada de peloteo, simple crecimiento personal. Como Under Armour, con su obra de arte


 

Foto 1: Characters in Real Life
Foto 2: SheKnows Fem-Vertising Survey

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s