La familiaridad con lo extraño

Fortaleza_Gormaz

Millones de personas en todo el mundo hacen grande el crowdfunding, cada día.

Todos los meses miles de proyectos consiguen atraer los recursos que necesitan para poner en juego sus ideas. La gran mayoría (el 75%) logran su objetivo con el apoyo de menos de 200 personas, es decir, grupos de escala muy manejable con quienes los creadores pueden establecer una relación directa, transparente y cercana.

Películas, conciertos, productos, eventos, empresas, inventos, cursos, escuelas, granjas, alimentos, cómics, proyectos solidarios, restaurantes, videojuegos, movimientos sociales, periódicos, viajes, libros, discos, proyectos cívicos …

Desde proyectos que necesitan unos cientos de euros a varios millones; desde aportaciones de 1 euro a varios miles …
Una parte de los apoyos provienen de familia y amigos, pero el grueso no. El grueso procede de personas que en el acto de contribuir hacen dos cosas contra-natura:

  1. Confiar en una persona desconocida,
  2. Y confiar en una idea que aún está sin materializar.

Cuando -pasado el tiempo acordado- la idea se materializa y el mecenas comprueba que aquel doble acto de confianza trae lo prometido, se produce el verdadero cambio que el crowdfunding provoca en las personas: el mecenas (se) descubre que confía más en sí mismo.

Ha descubierto que puede ampliar la forma en que usa su dinero y que puede contribuir, junto a otros, a crear lo que considera valioso. Así, un alto porcentaje de las personas que contribuyen en proyectos de crowdfunding está repitiendo (en España la cifra de “repetidores” alcanza por el momento el 45%).

En los creadores se produce un efecto similar. Cuando comprueban que atraen la confianza de personas desconocidas hacia sus ideas se genera una motivación extra para poner en juego su mejor versión. En consecuencia el fruto de su trabajo tiene más probabilidad de cristalizar en un resultado excelente, el cual es entregado a la comunidad de mecenas que lo apoyaron cuando aún era una idea. Y esto facilita que quieran volver a contribuir en proyectos de “sus” creadores.

Por ello los creadores que lanzan segundos proyectos lo tienen más sencillo que la primera vez: para su comunidad de mecenas ya no son “desconocidos”, sino gente íntegra que hace lo que dice que va a hacer.

Más que dinero.

Pero el crowdfunding es mucho más que un asunto de financiación. Nos habla también de un cambio de mayor calado.

El “Social Media” se edificó sobre el valor de la conversaciones, como refleja la febril popularización de las redes sociales en la última década. Ahora que Facebook, Twitter, Instagram, Youtube, la blogosfera y muchas otras iniciativas sirven de canal a las conexiones entre millones de personas, vemos aparecer un salto cualitativo. Estamos desarrollando a gran velocidad un nuevo campo, el “Crowd Media”, que nos muestra el poder de las creaciones colaborativas protagonizadas por redes de personas que se organizan para hacer, y no sólo para conversar.

Cada proyecto de crowdfunding es el fruto de una red de colaboración y la suma de todos ellos, a escala planetaria, configura un caldo de cultivo donde se cuecen nuevas formas de generar nueva riqueza. La llamada economía colaborativa basada en el intercambio peer to peer es una extensión del mismo fenómeno.

Crecimiento_intercambio_P2PEsta emergente sociedad colaborativa se va edificando sobre la “familiaridad con lo extraño”. Se abre paso una nueva perspectiva que contempla lo extraño desde otra definición: “muy distinto de lo habitual, natural y normal, que tiene algo de extraordinario, inexplicable o singular que excita la curiosidad, sorpresa o admiración”.

¿Generaría interés si Netflix nos propusiera ser co-productores de la próxima temporada de nuestra serie favorita? ¿Qué pasaría si además de disfrutar de tu serie estuvieras ganando un dinero a la vez, acorde a tu (a)puesta de confianza?

¿Invertirías unos cientos de euros en tu festival favorito? ¿Y en el nuevo espectáculo del Circo del Sol? ¿Dedicarías una parte de tu capacidad de ahorro-inversión a invertir (invertir, no donar) en historias culturales?

Hemos de prepararnos. Lo extraño se hace cada vez más familiar. Y también enamora a millones de personas.

Foto: Fortaleza de Gormaz, Soria. España. Tomada por el autor el 30 de mayo de 2015.

Referencias:

Rachel Botsman, TED talk: “La moneda de la nueva economía es la confianza

Lisa Gansky, The Mesh manifiesto.

Jeremy Rifkin, La sociedad de coste marginal cero.

Charles Eisenstein, Sacred Economics.

Two Much research, Investigación: ¿Por qué la gente financia proyectos vía crowdfunding?

Two Much research, Investigación: El crowdfunding y los españoles.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s