Los webdocs no los ve nadie, ni el nieto modernillo de la señora de Cuenca

DSCF6949

En todo este tiempo que lleva Innovación Audiovisual publicando, solo recuerdo que se haya tratado el tema de los webdocs en un post de Javier Jaúregui el pasado diciembre. Y esa es la realidad. Nadie se acuerda de los webdocs o documentales interactivos o idoc (llamarlos como queráis). Y es que, al igual que el documental es al audiovisual el hermano feo del que nadie se acuerda, con esto de los nuevos formatos pasa algo parecido. Pero los que hacíamos documentales y ahora nos metemos en los berenjenales del webdoc, ya estamos acostumbrados. Somos los que pataleamos para que nos escuchen y la palabra crisis es nuestro segundo apellido, nunca hemos disfrutado de la bonanza.

Y es que como señalaba Javier en su post, el webdoc tiene un “tremendo potencial aún no del todo explotado” y señalaba varias razones todas con un enorme optimismo. Hoy me toca ponerme en el sector pesimista y ver las limitaciones del webdoc:

  • No los consume nadie, no seamos tan radicales y digamos, mejor, que muy poca gente. Son como los documentales de animales de la sobremesa. Todo el mundo te habla de la maravillas del Canal Arte o NFB pero realmente ¿cuántos los ven?
  • La financiación de este tipo de documentales es imposible en España. No tienen cabida en ningún sitio. La única manera de poder explorar el formato es partiendo de un documental de concepción clásica que te lo financie una cadena y de ahí, si tienes surte, la cadena pondrá al Lab propio (si es que lo tiene) a desarrollar una acción transmedia. Menos da una piedra, es cierto, pero se comete uno de los grandes errores en esto del webdoc, el intentar adaptar algo que no es.
  • Como ya indicaban en un artículo de Indiwire los webdcos son atractivos, pero ¿quién los está viendo realmente?. Existen dificultad para encontrarlos y mucho de ellos se hacen fuera de la órbita de los medios de comunicación tradicionales por lo que se acusa su dificultad de acceso.
  • La mayoría de los webdocs están pensados para verlos on line y una gran parte en navegador en ordenador. Muchos de ellos están más pensados para el lean forward que para el lean back . Es difícil un consumo de ocio en estas circunstancia y la exigencia a una conexión on line hace que no podamos disfrutar el documental en circunstancias o momentos más propensos.
  • Para colmo de nuestros males, el New York Times y muchos otros periódicos a los que se han sumado los españoles les ha dado por desarrollar reportajes de investigación interactivos (algunos espectaculares) lo que hace que el público general pueda empezar a confundir los géneros.
  • La explosión del big data y sobre todo la visualización de datos exige cada vez más a los creadores incluir más y más elementos en sus proyectos para ser atractivos.
  • La exigencia del desarrollo tecnológico hace que a veces los creadores de documentales no consigamos llegar a la altura, sobre todo por la falta de acceso a financiación y lo que supone de incremento en los presupuestos.

Pero no quiero terminar un post de una manera tan pesimista y es que en el fondo creo que los webdoc son un campo espectacular para la innovación y explorar nuevas formas narrativas por las siguientes razones.

  • Sus presupuestos son más accesibles que los de ficción, lo que puede permitir asumir riesgos más grandes y sobre todo es posible que su producción esté en manos de productores con ideas nuevas y diferentes.
  • Los documentales, a diferencia de la ficción, generaran una enorme cantidad de materiales, tanto de documentación como de grabación. Estos materiales son ideales para probar nuevas narrativas y generar contenidos atractivos.
  • Los aficionados a los documentales suele ser un público exigente ansioso de conocimiento y muy fieles.
  • La realidad es maravillosa e imprevisible y oculta infinitas historias que contar.

Pero todo esto hay que creérselo y apostar por ello, como lo hace la National Film Boad of Canada, a través de un manifiesto de acción para los años 2013-18 (inspirador y de obligada lectura) “Imagine, engage, transform”, donde sus cinco objetivos para estos años son:

  • Convertir a NFB en un líder global basado en la creación y la innovación a través de sus actividades.
  • Incrementar la presencia de la NFB a través de premios e impactos de los trabajos de producción propia con el fin de generar relaciones con los púbicos canadiense e internacionales.
  • Fortalecer y hacer crecer la capacidad financiera de NFB a través del desarrollo de nuevos modelos de negocio y oportunidades.
  • Romper la estructuras rígidas de la compañía haciéndolas dinámicas y fluidas, mejorando así la capacidad de trabajo e innovación creativa.
  • Redefinir la naturaleza y propuesta de nuestra naturaleza pública para el próximo siglo XXI.

¿Os imagináis un manifiesto así de algunas de nuestros canales públicos o de nuestro ICAA? Sería maravilloso, luchemos por ello. Hasta Garci ya se ha dado cuenta que “el cine ya ni se llama cine, ¡se llama mundo audiovisual!”

 

¡Viva San Fermín!

 Imagen: propia tomada en el rodaje del documental Harraga

Anuncios

13 comentarios en “Los webdocs no los ve nadie, ni el nieto modernillo de la señora de Cuenca

  1. Para mí, el webdoc representa hoy en día la vanguardia en lo referente a lenguaje audiovisual. Es el terreno donde, de verdad, se está innovando en narrativa. No tendrán mucha difusión pero son el laboratorio donde se está gestando el idioma que pronto hablaremos todos en el sector audiovisual. No exagero cuando digo que mi vida (como guionista-narrador) cambió el día que vi Pine Point.

    http://pinepoint.nfb.ca/#/pinepoint

  2. Este post no es que sea pesimista, es que es simplista y le falta mucha investigación. Trato de resumir algunas anotaciones al respecto:

    1.” El webdoc no lo ve nadie”. Solo falta ver las estadísticas de google analytics de los proyectos interactivos para saber que superan, y en algunos casos en centenares de miles, cualquier posible distribución de un proyecto lineal documental, digamos en salas de cine o incluso en TV… Y no es una cuestión de revisitas, es cuestión de sesiones de nuevos usuarios y tiempos promedios de visionado. Solo basta para que el autor le pregunte a los productores de “ALMA” cuantos espectadores diarios tenían, para que borre por completo el mantra: “No los ve nadie…” Aparte, no los ve nadie, pero todos hemos visto alguno. Tal vez el problema es a quien le están preguntando. Talvez el autor debe dejar de preguntarle al nieto modernillo de la señora de Cuenca…

    2. No hay financiación. Pues en España no hay financiación para nada…. Pero si hablamos del caso concreto del webdoc; existe, como bien menciona el autor del post, la doble vía: lineal + interactivo de TVE, pero ahora también existe la versión solo interactiva de TV3. Para un genero tan novedoso, hay que celebrar que ahora esté sucediendo esto.
    Aparte, ¿porqué nadie habla de las ayudas a proyectos digitales de otras instituciones? Por que recuerden, que ahí también caben los webdocs. Finalmente cada vez son más los fondos grandes del mundo que cofinancian estos contenidos: Bertha Fund, Fledgling Fund, Sundance, Tribeca, Media, etc…
    Y cada vez son más los festivales que tienen secciones competitivas o de muestra proyectos interactivos. Otro tachón en la frase: “no los ve nadie”

    3. Uno de los errores mas recurrentes es tratar de entender y desarrollar un discurso alrededor de los webdocs como una evolución del genero. Pero así como el cine no es una evolución del tetaro; el webdoc no es una simple evolución del documental. La historia no es: Documental lineal, 3D, interactivo… Esto que vivimos es ante todo convergencia. El problema ha radicado siempre en el término acuñado por los teóricos de Cinema Du Reel. Yo abogo por el termino interactividad de lo real. Y dentro de eso, diferentes retoricas sobre lo real. El autor del post dice, algunos diarios están haciendo reportaje interactivo y se puede confundir con el webdoc… Y la pregunta es, ¿Acaso entre el documental y el reportaje televisivo, no hay diferencia? Y sobre este aspecto, otra simplicidad que nos ayuda a tachar la frase: no se puede financiar. ¿No resulta absolutamente positivo que, a diferencia de los documentales clásicos, existan nuevos actores que financien estos contenidos, por ejemplo los diarios?

  3. Estimado Jorge

    En respuesta a tu comentario, lo primero es darte la razón por lo simplista, dado el formato de espacio que es. Como respuesta a los puntos que indicas ya que creo que son muy interesante podemos decir:
    1. De acuerdo que hay ejemplos que superan por estadísticas los visionados de otros documentales y pos supuesto en la explotación en cine (donde los documentales son meramente anecdóticos). Alma es un excelente ejemplo, igual que otros que podrías mencionar y seguro que coincidimos en el 80%, pero a nivel general no podemos hablar de una masa crítica, especialmente si el webdoc no está dentro del “contenedor” de una televisión tipo TV3 o RTVE.
    2. Eso me lleva a la financiación, que veo que estamos de acuerdo. Además de TV3 y RTVE, en España los casos son muy limitados y existen instituciones y asociaciones que ayudan a la creación de webdoc pero con recursos muy limitados aún. Una pena que casos como las ayudas a contenidos digitales del ICAA desaparecieran o que en el último FICOD no hubiera presencia de estos formatos.
    3. El tercer punto estoy totalmente de acuerdo y como planteaba en mi post creo que el documental es el mayor espacio para trabajar en la convergencia, tanto por las enormes posibilidades que ofrece como por lo contenidos que puede abarcar.

  4. No había visto este post y me ha parecido interesante, así como los comentarios posteriores, porque creo que en Innovación Audiovisual se debería hablar mucho más de los webdocs.

    Yo, como productora independiente, estoy de acuerdo con Rafa en que no hay una audiencia suficiente. No es que no los vea nadie, es que no los ve suficiente gente como para que los que tienen que financiar se convenzan. Jorge, hablas de “Alma, hija de la violencia” como ejemplo de obra con un número importante de espectadores. “Alma”, en mi opinión, pudo tener muchas visitas porque ganó varios de los primeros premios que se daban en IDFA, Sheffield, Visa Pour l’Image para este tipo de obras… y en 2013 parecía que no hubiera otro webdoc en el mundo (Y tampoco lo entiendo, la verdad, pero esa es otra discusión), además de Prison Valley y alguno más. Por tanto no me parece un ejemplo que valide lo de que los webdocs, en general, tengan audiencia. La tienen, pero no para sostener un mercado, que al final es lo que hace que haya una financiación mínima para poder producir en condiciones y evolucionar los géneros y formatos… (Y ojo, que opino lo mismo de muchos documentales que se plantean para distribución en cine y TV).

    Para mí una solución por ahora es pensar desde la concepción de los proyectos en el potencial internacional de los mismos. Si puede tener una potencial audiencia fuera -y muy a menudo, aunque sean historias locales, esa audiencia existe- hay que buscar el dinero fuera. Como dice Jorge, Sundance, Tribeca, Bertha Fund, o también McArthur Foundation y otras, tienen ayudas a la producción para producciones internacionales (nota: conceden un 3-5% de las ayudas que se solicitan). Al Jazeera, The Guardian, CNN, NY Times son medios que están invirtiendo también, algunos más y otros menos. Es verdad que algunos medios ofrecen tan poco que para lo que realmente sirven es como plataforma de lanzamiento y eso, a su vez, puede convencer a entidades de financiación pública y privada más fácilmente.

    Por último, algo que creo que debe avanzar mucho es la campaña de promoción y prensa. Me ha alegrado ver cómo “Las Sinsombrero” ha ido saliendo en prensa, moviéndose en eventos de presentación y festivales. Es absolutamente esencial para conseguir audiencia y, por tanto, avanzar en el mercado. Y además no deberíamos hablar sólo de campaña para el lanzamiento, sino de una auténtica campaña de impacto alargada en un período de tiempo.

    ¡Saludos desde Miami!
    (Ah, Ramón, ¡A mí me pasó lo mismo con Pine Point! ¡Es genial!)

    • Hola Ana. Alma es un ejemplo fácil, pero te pongo otro. Nuestro ultimo webdoc http://vosedoc.com/es (Seleccionado en IDFA el año pasado), tuvo cerca de 5.000 visionados nuevos. Y no es un caso aislado. No es verdad que los estén viendo poca gente, insisto, lo que pasa es que se espera que el modelo de financiación sea el mismo que el modelo lineal, y eso es un error. El problema real de estos proyectos, es el canal de retorno de la inversión, no que “no los vea suficiente gente como para que los que tienen que financiar se convenzan…” Hay que pensar diferente. Estamos muy anclados en una manera de hacer que ya no corresponde con el entorno digital.

      • Hola Jorge. Estoy totalmente de acuerdo en que el modelo de financiación no puede ser igual al de la financiación tradicional, y el ROI es distinto, y en eso estamos muchos productores, pero la financiación hay que conseguirla igualmente sea como sea, y no hay tantas fuentes y modelos alternativos al tradicional por el momento.
        Ya había visto VOSE y me pareció muy interesante. Enhorabuena. Vi también una buena lista de créditos. Mi única duda como productora en casos como éste, al ver que aparte de Ibermedia parece que la finaciación y soporte vienen de la Universidad, el Master y Citilab (si no es así, corrígeme por favor) es ¿Cómo financiamos algo así los independientes? ¿Qué presupuesto tendríamos que tener para pagar a un equipo así de extenso fuera del entorno universitario?

      • Rafa muy interesante el proyecto, no lo conocía. Y 4.000 espectadores está muy bien!!! El tema es potente seguro que llegará a mucha gente. Me interesa. Qué os parecería presentarlo via skype en Octubre en la muestra de cine documental de Bogotá, donde programo la parte expandida. Podemos instalar el proyecto en una máquina y hacer una presentación del mismo de manera virtual. ¿Como es eso del documentary book? Es como un ebook con algo de video? Si te interesa hacemos skype y charlamos.

        Ana, sobre la financiación… Pues el tema daria mucho para hablar. Yo tengo una productora y hacemos sobre todo documental de creación, interactivo y transmedia. Las vias de financiación de los proyectos lineales sigue y seguirá siendo la mismas: Fondos nacionales, internacionales, televisiones, crowdfunding, recursos propios, preventas, etc… En el caso de los webdocs pues estamos igual: fondos, teles y las alternativas (nuevas y viejas).
        Pero en todo caso, si te fijas bien, esa escaces de fondos que mencionas, no responde solo al modelo del webdoc, todo el cine esta igual. Muchos proyectos y pocos recursos. Es mundial y en todos los ámbitos del cine. Nosotros como productora tratamos de trabajar siempre con equipos multidisciplinares y aplicar a convocatorias de otros ámbitos y trabajar con gente aplicando dinámicas de otros lados (Web, videojuegos, editoriales, etc etc…). Y ante todo innovación, miren el modelo de negocio de iloveyourwork. Brillante!

  5. Estoy encantado con la discusión de este post, que creo que es el objetivo que nos ponemos con este foro.
    Es super interesante lo que planteáis, y estoy de acuerdo que tanto la financiación como los ROI son distintos, el problema es que muchas veces es difícil medirlo y comprobarlo.
    A modo de experiencia personal, nosotros estamos ahora con la http://www.laprimaverarosa.com no es un webdoc al uso y vamos cambiando con cada capítulo que hacemos (aquí tenéis explicado un poco mejor lo que es http://comein.uoc.edu/divulgacio/comein/es/numero39/articles/Article-Rafael-Linares-Palomar.html). El primero de los capítulos que hicimos estuvo alrededor de 4000 visitas on line y un número no tan elevado de descargas de lo que hemos denominado documentarybook. Ahora mismo acabamos de pasar a la segunda fase y hemos cambiado de estrategia para investigar otros resultados.
    Nuestra financiación se mezcla un poco la tradicional con (ayudas públicas, tipo ICAA o CAM) con instituciones como la aportación privada de las productoras. Y trabajamos en distintas vías de explotación y distribución que consideramos complementarias, desde el ebook store, a festivales, vimeo o ventas internacionales a través de nuestro agente de ventas.
    Como productores independientes es agotador todo el proceso que llevamos y parte de lo que mas valoramos es la capacidad que hemos tenido en adoptar nuestra cadena en la generación de valor y flujo de trabajo. Aún así nos queda mucho por mejorar y aprender, aunque tenemos muchas limitaciones que no nos permiten ser todo lo rápido que quisiéramos.
    Me encantaría poder invitaros a unas cervezas y poder seguir hablando mas tranquilamente sobr ele tema.

    • Qué buen proyecto, Rafa. Entiendo que el proceso de sacar algo así adelante es agotador, pero lo estáis consiguiendo y además innovando. Sólo eso ya es muy gratificante, no? Felicidades.

      Me apuntaría sin duda a las cervezas para seguir hablando de este tema, pero vivo en EEUU desde hace 5 meses y me cae un poco a desmano. ;)

  6. Ah si y las cervezas cuando quieran… Estoy en Barcelona por si alguno se anima…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s