Google+ no despega, pero tampoco se rinde

google-is-this-a-search-company-header

La semana pasada Bradley Horowitz -recientemente nombrado responsable del área de desarrollo de Google Plus- anunciaba que la red social ha decidido “pivotar” sobre algunos aspectos polémicos de su estrategia, como  por ejemplo el requisito de disponer de perfil en Google+ para poder usar otros servicios como Youtube o Photos.

En ese mismo post, Horowitz afirma que ahora “Google+ se puede centrar en aquello que viene haciendo bien, conectar a millones de usuarios alrededor de sus intereses preferidos… y aquellos aspectos del producto que no sirvan a este propósito serán abandonados”.

Prueba de ello ha sido el reciente lanzamiento de Google Photos, un producto que no sólo no requiere una cuenta en Google+ si no que además la mayor parte de sus funciones no necesitan de ningún tipo de cuenta. Esto es una clara muestra de que Google está apostando por todas aquellas mejoras que le permitan acercarse más a la audiencia y deshaciéndose de aquellas que no cumplan con este objetivo. Sigue leyendo

Spontaneous TV

Baltimore_periscope

Notícia publicada en The Guardian por Paul Lewis el 28 de abril de 2015

No es ningún secreto que los países del norte de Europa son los que están ofreciendo mejores soluciones audiovisuales al proceso de desazón que está viviendo el mundo televisivo tradicional. La emergencia de las mejores series de ficción televisivas europeas parten de Dinamarca y Suecia con asociaciones puntuales al sello británico, que sigue intentando conservar su hegemonía en el ámbito del prestigio televisivo.

También se puede detectar esa creatividad en el ámbito de los formatos televisivos. La denominada «slow TV» es un ejemplo de como ciertas televisiones están innovando o recuperando formas de relación con sus espectadores rompiendo los moldes tradicionales que limitan lo que es y no es televisión.

Se trata de una televisión que emite lo que ve, utilizando el sonido ambiente y evitando editar las imágenes. Un capítulo de un programa slow TV puede durar dos, tres o siete horas, en función del contenido, y así se emite: sin atajos narrativos, siguiendo el tempo real.

Si alguien desea saber más sobre este fenómeno y de sus recientes experimentos en Noruega, es de obligada lectura el post que apcapelli publicó en esta misma casa titulado «Slow TV».

Tim Prevett —un experto en la materia, autor del reportaje The Damned Cow— considera que el éxito de este formato reside en el proceso de inmersión que experimenta el espectador.

"That Damned Cow" by Tim Prevett

“The Damned Cow – Just what is Norwegian Slow TV? ” por Tim Prevett

La televisión pública inglesa lleva un tiempo jugando con este formato. Ha emitido programas dedicados a procesos artesanales relacionados con la creación de objetos de vidrio u ornamentaciones de hierro, y ha intentado emular los formatos noruegos de viajes con la emisión de un recorrido por el canal Kennet and Avon de dos horas y media.

¿Se trata de un mecanismo de defensa de la televisión tradicional a la competencia que está surgiendo en internet y las plataformas móviles, o simplemente de un nuevo formato, barato e ideal para un público pasivo de cierta edad?

Sigue leyendo

Twitter necesitaba un corazón

shutterstock_284695358 (2)

“No uso Twitter pero sí Instagram porque en Instagram no te insulta nadie y en Twitter te insultan todo el rato” Esto decía hace unos días una presentadora de televisión por un pasillo. A los periodistas nos cuesta entender que ambas redes sean comparables. A nosotros nos encanta Twitter, es adictivo y lo hemos adoptado rápidamente como una extraordinaria herramienta de trabajo. Pero la mayoría de las celebrities no usan las redes sociales para estar informadas, lo hacen para comunicarse con sus fans. Les gusta compartir lo que hacen y recibir sus mensajes y eso es más fácil en Instagram porque en Twitter hay demasiados ‘haters’.

Un estudio publicado por el Business Insider concluye que el 88% de los trolls está en Twitter. La razón principal es el anonimato. Es más habitual no identificarse en Twitter que en Facebook o Instagram. Pero también tiene que ver con que en Twitter no se habla solo de aperitivos y playas. Se comenta mucho de política, de religión, de fútbol… en definitiva, de asuntos sobre los que hay muy poca tolerancia al diferente. Precisamente uno de los valores de Twitter es la libertad de expresión. Su relevancia en la denuncia de injusticias es indiscutible y eso ha sido posible gracias a esa libertad. Pero bajo ese paraguas de la libertad de expresión también se refugian agresores de toda calaña. El CEO saliente de Twitter, Dick Costolo, lo reconoció: “Somos un desastre lidiando con el acoso” dijo en un mensaje a sus empleados este año. Sigue leyendo

Famoso director de cine busca co-directores

Para hacer una película basta con un smartphone

Para hacer una película basta con un smartphone

¿Alguien se apunta al proyecto? Es real, aunque no se exprese así en su convocatoria. Os cuento. Se está poniendo en marcha el proyecto ‘Spain in a day’, un largometraje documental colaborativo que se llevará a cabo bajo la marca registrada de Ridley Scott ‘in a day’. ¿Recordáis ‘Life in a day’? Se trataba de un documental único, el primero en su especie, que lanzó en 2010 el director de ‘Blade Runner’. Fue todo un acontecimiento mundial. Scott y YouTube se asociaron para poner en marcha el mayor crowdsourcing audiovisual de la era digital. La película, que firmaba como director Kevin Macdonald, cuenta con otros 26 nombres a los que se asigna el título de crédito de co-director. Todos ellos, en teoría, ciudadanos normales y corrientes de todo el mundo, que han aportado una secuencia realizada con sus propios medios y talentos.

La llamada a la colaboración de Scott dio como resultado 80.000 videos y 4.500 horas de material. El éxito de ‘Life in a day’ fue tal que Mr. Scott decidió convertirlo en una marca registrada y el formato ya se ha replicado en ‘Britain in a day’, ‘Japan in a day’, ‘Italy in a day’, e incluso ‘Christmas in a day’. Ahora le llega el turno a España y sí, señoras y señores, ustedes pueden ser los próximos co-directores de Isabel Coixet en este documental. Sigue leyendo

Lecciones de un ratón visionario: Disney 60 años después

Disney

Estos días se han publicado varios artículos que, con motivo del 60 aniversario de la apertura de Disneyland, recuperaban el siguiente dibujo sobre la estrategia corporativa de Disney en…¡1957!

Al principio me pareció tan alucinante que creí que era un fake, la verdad… pero al ver que existen varias referencias en la web al diseño desde hace años, no me queda otra que creérmelo y mostrar mis reverencias. Sinceramente creo que es digno de estar en un museo, no sólo por la capacidad de resumir de una manera fácil algo tan complicado como los beneficios de un ecosistema de marcas como el de Disney. Lo más increíble es que fuera una prioridad estratégica que, a pesar de tener casi 60 años de antigüedad, a día de hoy sigue siendo perfectamente aplicable. Sigue leyendo

Los vídeos interactivos y su evolución

Hace tres semanas, la marca de helados Cornetto publicó en YouTube un vídeo interactivo buscando la complicidad del usuario mediante la vista subjetiva del protagonista femenino o masculino. Un paso en la creación de anuncios envolventes que nos permitan explotar todos los recursos audiovisuales existentes.

Al ver detenidamente el anuncio, se nota que Cornetto se está sintiendo muy cómodo en las “Love Stories” por la forma en la que se aprovechan del desarrollo de la tecnología, optando por unos planos específicos o por el retoque concreto del color. Por fin el recurso de hacer un vídeo interactivo vuelve a coger fuerza gracias al uso inteligente de los botones de interacción, que te permiten convertirte en un personaje masculino o en uno femenino. Te dejan entrar y salir de escenas haciéndote sentir un miembro activo del vídeo. La clave es el plano subjetivo en el que te sientes protagonista de la acción. Sigue leyendo

¿Solo Twitter?

redes_sociales

¿Cómo que solo tienes Twitter? Esta es la pregunta que muchos te hacen estupefactos cuando respondes que `solo tienes Twitter´ o `solo Facebook´ y, en realidad, lo más grave de todo es que tú te sientes irremediablemente obligado a dar todo tipo de explicaciones. No, no, también tengo Facebook, pero casi no lo utilizo. Y Pinterest, LinkedIn, Vine, Instagram, Swarm, Whatsapp, Line, Snapchat, Google+… y un problema.

No seré yo quien me meta con aquellos que tienen, tenemos, 253 redes sociales y estamos todo el día pendientes de ellas. Ni siquiera criticaré con inquina a aquellos que no levantan la vista del móvil en las quedadas con amigos. Al fin y al cabo, están socializando y la comida no se disfruta igual si no la compartes, en Instagram, claro, mi postre ni lo toquéis. Sigue leyendo

¿Cómo llamar a la radio que se ve?

TonyAguilar

En algunos de sus siempre hilarantes monólogos el humorista Gila demostró ser un verdadero adelantado a su tiempo: aquellas actuaciones en la televisión pública de los setenta y ochenta constituyeron insuperables ejemplos de la stand-up comedy mucho antes de que, a finales de los noventa, el género se identificase como tal en España. A sus seguidores no les cuesta imaginar cómo (teléfono en mano) podría actualizar hoy las ácidas y recurrentes parodias sobre operadoras despistadas y clavijas mal conectadas con cualquier llamada a un servicio automatizado de atención al cliente —situación que, por cierto, tiende a representar cada vez más un subgénero… ¿tragicómico?—. Pero sus historias atisbaron innovaciones todavía más preclaras:

«Mi abuelo se pasaba el día en el balcón con un bote de pintura y una brocha dando manotazos al aire. Los vecinos se reían de él porque decía que quería inventar ‘la radio a colores’… “Sí, sí, vosotros reíros, ¡pero ya veréis el día que pille la onda!”, decía mi abuelo…».

La escena parece absurda, pero en realidad la radio siempre ha transmitido en colores, los que cada oyente asocia en su mente a los sonidos y voces difundidos por un receptor cuya evolución tecnológica a lo largo de casi un siglo cabe resumirse en apenas tres logros: la independización de la corriente eléctrica, la mejora en la calidad de la señal y la progresiva miniaturización de los transistores. Así ocurrió hasta que Internet introdujo la radio en las pantallas: fue a partir entonces cuando el entorno digital comenzó a normalizar la imagen y, seguramente también, a arrinconar el encanto de la imaginación.

Sigue leyendo

Netflix: ¿la amenaza fantasma o el despertar de la fuerza?

ENCUENTRO

Mucho se está hablando de la llegada de Netflix el próximo octubre a España y las repercusiones que puede tener en el mercado audiovisual en este país. ¿Realmente supondrá una amenaza para el resto de players españoles? ¿Supondrá un cambio en el consumo televisivo tradicional? ¿Abrirá nuevas oportunidades?

Varias de estas cuestiones fueron el punto de partida del encuentro “Netflix llega a España” que organizó el MEGEC  y al que tuve ocasión de acudir gracias a nuestra compañera innovadora Paula Rodríguez. El panel de expertos que debatieron sobre esta cuestión representaba a tres de los sectores de nuestro mercado audiovisual: Javier Bardají, director general de la división de televisión de Atresmedia, José María Irrisari, productor y empresario audiovisual, Pablo Romero, director general de Yomvi y Angel Blasco productor y experto en plataformas televisivas de pago. De esta manera quedaba representada la televisión generalista, las plataformas de contenidos VOD y el sector de las productoras audiovisuales. Sigue leyendo

RTB – Compra Programática

fear-441402_640

En Internet las revoluciones se suceden cada vez con mayor velocidad o en menor plazo de tiempo. Por los cambios producidos en el mundo digital tan solo en la última década, cabría decir que Internet es el gran devorador de revoluciones. Conectividad, interactividad, contenidos, redes sociales, aprendizaje, comercio electrónico, movilidad, sociabilidad, globalidad, el poder del consumidor, 2.0, 3.0, geolocalización, analítica, 4G, 5G, Inbound Marketing, Big data… RTB.

No hay ningún campo de la actividad humana que no esté afectado por estos procesos de transformación.

La velocidad de implantación facilita que cualquiera de los cambios o novedades que se producen de la mano de las nuevas tecnologías se puedan convertir en disruptivos, en cada vez más breve plazo de tiempo.

Sigue leyendo